Un perro finge ser callejero para comer de sobra

El insólito caso se hizo viral en Twitter. El perro tiene dueño y hogar, pero recorre varios lugares en busca de alimento.

La desconfianza con la que se convive en estos tiempos lleva a que mucha gente elabore teorías complejas y discriminatorias: el rengo que pide en la calle seguro que lo hace para dar lástima y ganar plata sin trabajar, el sordomudo que nos da una nota con un pedido de limosna seguro que escucha todo y podría charlar como un locutor. Son tiempos de desconfianza plena y pérdida de valores.

Sin embargo, en la zona de la Facultad de Derecho de la Universidad de Rosario ocurrió algo en los últimos días que rompe todos los moldes de los prejuicios: un perro entrado en kilos se hace el vagabundo con el objetivo de que todos los que le pasan cerca le ofrezcan comida. Ahora, el perro es considerado un impostor y fue descubierto a través de una cuenta de Twitter.

Te puede interesar...

El animal fue visto muchas veces, dentro y fuera de la facultad, pidiendo comida con la certeza de que varios de los cientos de estudiantes que acuden ahí diariamente le darán. Y así ocurre. De hecho, más de uno, dado que es como una mascota de la universidad, le llevó juguetes.

Embed

Pero el trajín del perro no termina el viernes, porque los fines de semana también hay que comer, entonces se va al Parque España para seguir buscando comida o a la carnicería de un vecino, a quien se le planta en la puerta del negocio con la expectativa de ligar algún resto que, claro, siempre llega.

Pero hace unos días, un usuario de Twitter “desenmascaró” al pobre animalito, dado que lo vio junto a su dueño mientras paseaba, atado a una correa. De hecho, el hombre, que tiene unos 50 años, ni dudó en afirmar que el perrito no sólo que vive con él sino que tiene un cómodo sillón para descansar y, además, cuenta con todas las vacunas al día.

Embed

Incluso, el usuario de Twitter que subió los posteos del animalito, en los que lo describió como “tan buen estafador, estratega y manipulador”, cuenta que con sus modos de pedir comida dando pena, logró engañar a todos, incluyendo a los profesores más prestigiosos de la universidad rosarina.

50 La edad del dueño del perro

El hombre contó que su mascota tiene todo lo que necesita en su casa: agua, comida y un cómodo y cálido sillón para descansar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído