Una inglesa comió pollo crudo en Grecia y murió

Era deportista, estaba de vacaciones con su familia y se intoxicó.

Grecia

Cuando Natalie Rawnsley, oriunda de Hertfordshire en Inglaterra, se fue de vacaciones con su esposo Stewart y sus dos hijos a la isla de Corfú en Grecia, jamás imaginó que esos serían sus últimos días. La mujer de 37 años, que practicaba triatlón, murió repentinamente tras una intoxicación alimentaria.

Según indica el diario británico The Independent, Natalie perdió la vida 36 horas después de consumir “unos cuantos bocados” de pollo en mal estado en un restaurante del lugar.

“El hotel tenía dos o tres restaurantes. Era un buffet y estábamos los cuatro comiendo juntos”, dijo Stewart, marido de la víctima, a los medios. “Tenía a mis dos hijos conmigo, nosotros comimos pasta, pan y salchichas. Natalie pidió un plato completamente diferente que consistía en pollo, ensalada, langostinos y verduras”, añadió. “Ya estábamos en la mesa cuando Natalie regresó con su comida. Comenzó a comer y mientras cortaba el pollo emanaba sangre roja, entonces le comenté que parecía sangriento”, indicó el hombre. “Ella se levantó, cambió su pollo por una porción diferente, volvió y se lo comió. Consumió sólo unos bocados del pollo”.

Natalie Rawnsley
Natalie Rawnsley se empezó a sentir mal a la mañana siguiente de consumir ese alimento en mal estado.
Natalie Rawnsley se empezó a sentir mal a la mañana siguiente de consumir ese alimento en mal estado.

Luego, durante la madrugada, Natalie comenzó a vomitar sin parar, por lo que en la mañana ella y su esposo decidieron llamar a un médico, quien le diagnosticó gastroenteritis. Con el pasar de las horas los síntomas se intensificaron y debió ser trasladada a un centro médico cerca del hotel. Allí empeoró y luego fue derivada a un hospital. Stewart afirmó que en ese momento su esposa tenía “dolor en las piernas y manchas rojas en todo su cuerpo”. Al día siguiente, Natalie murió luego de que se le formaran coágulos de sangre en todo su cuerpo y se bloquearan sus vasos sanguíneos.

Tras pasar todo el día y la noche en el hospital, a la mañana siguiente Stewart notó que el monitor cardíaco de su esposa no andaba bien. Llamó inmediatamente al personal médico y lo sacaron de la habitación. “Estábamos afuera de la puerta y estuvieron allí cinco o diez minutos. Luego salió la misma enfermera y se disculpó porque no había nada más que pudiera hacer por ella. Natalie falleció”, expresó el marido.

La investigación forense determinó que Natalie murió por el consumo accidental de pollo infectado con E. coli.

Trágica cena: la explicación de un especialista

La medicina intentó explicar la tragedia focalizando la falla en los genes de la mujer. “Depende de cómo sean tus genes, da la impresión de que en este caso la mujer tenía malos genes, para decirlo crudamente”, explicó el profesor Sebastien Lucas, experto en infecciones. “Si fue una infección por E. coli (bacteria Escherichia coli), el hecho de haber comido pollo crudo parece ser una teoría muy razonable”, añadió el especialista. ”Hay un punto de inflexión cuando se genera la coagulación intravascular diseminada (condición que le quitó la vida a Natalie). Por definición, una vez que comienza a pasar eso, estás condenado”, agregó Lucas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído