Una tierna abuelita estaba presa y vendía droga igual

La Vieja Alcira, de 82 años, era organizadora de una banda pesada.

Rosario

Cayó “la Vieja Alcira”, una mujer de 82 años que era organizadora de una de las bandas de narcomenudeo de la zona norte de Rosario. En total los detenidos fueron nueve, cinco de ellos mujeres. A partir de la investigación sobre los puntos de venta de la organización, efectivos de Inteligencia Zona Sur de la ex Drogas Peligrosas llegaron a la detención de dos pesos pesados. Uno es José Luis “Pepón” Salerno, de 61 años, quien tuvo influencia en la ciudad en la década del 90 junto al condenado Jorge Halford. El otro es Fabián Eduardo García, capturado en un piso de 3 de Febrero y Alvear, quien en 2010 fuera detenido por la misma fuerza.

La Vieja Alcira es el apodo de Luciana Alcira Pereyra, una señora que se dedicaba a regentear un kiosko narco en su propio domicilio para vender alita de mosca (cocaína de máxima pureza), presuntamente a clientes de alto poder adquisitivo. Sorprendentemente, todo lo hizo bajo arresto domiciliario. Su horario de atención era al menos atípico para los consumidores de cocaína: Alcira abría su kiosko desde el mediodía hasta las 16. El punto de venta de droga quedaba en Nansen al 500, a dos cuadras del shopping Portal Rosario.

En ese lugar y en otro domicilio se secuestró droga, especialmente cocaína. También 27 celulares, un auto comprado por el cual se pagaron 300 mil pesos al contado y armas de fuego. Alcira tenía varias causas en su historial: una por estafa que le abrieron en 2004; otra, federal, por falsificación de moneda; por tenencia de arma de uso civil en marzo del año pasado; y por infracción a la ley 23.737 abierta el 4 de junio de 2015, cuando policías provinciales secuestraron en su casa de Nansen al 500, barrio Sarmiento, medio kilo de cocaína, algo de marihuana y 300 tubos Eppendorf.

El nombre de esta mujer también sonó en dos homicidios durante 2015. Uno fue el del taxista José Luis Arine, de 51 años, asesinado la tarde del 13 de febrero de 2015 luego de una discusión con dos hombres, padre e hijo, sobre Nansen al 500. Días más tarde, ambos se presentaron y quedaron vinculados a la causa, aunque en libertad. El otro fue el de un hombre de Villa Gobernador Gálvez, Luis Ereñú, atacado a balazos en la cooperativa de pescadores. Dos hombres lo sacaron agonizante en una moto de la escena del crimen y falleció antes de llegar al hospital.

Una experta. 6 causas judiciales tenía la narcoabuela. Una por estafa, otra por falsificación de moneda, otra por tenencia de arma de guerra y otra por tener, entre otras cosas, medio kilo de cocaína. También se la involucró en dos asesinatos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído