Vidondo cumplió el sueño de los grandes

El neuquino peleó en el Madison Square Garden, pero no pudo romper el maleficio de los pesados en el exterior y cayó por nocaut técnico ante el cubano Luis Ortiz.

En el deporte hay momentos únicos que tal vez no vuelvan a repetirse. Pero quién le quita lo bailado a Matías Vidondo, el neuquino que a los 38 años cumplió en 2015 un sueño tal vez irrepetible: pelear en el mítico Madison Square Garden de Nueva York.

En juego estaba el título pesado de la Asociación Mundial de Boxeo y enfrente, el cubano Luis Ortiz, un experimentado peleador con menos altura pero más rodaje, sobre todo en el amateurismo, campo en el que acumuló más de 450 combates. Fue una pelea desigual entre un boxeador que construyó su carrera en forma tardía (comenzó a los 33 años) y un hombre del ring que se forjó en la escuela caribeña, cuna de grandes campeones olímpicos.

En los escasos tres rounds que duró la contienda, Vidondo, que apostó a una mano salvadora, no pudo resistir las embestidas del cubano, que lo mandó dos veces a la lona para terminar ganando por nocaut técnico en el tercero y quedarse con el título vacante interino que estaba en juego.

"Estaba preparado psicológicamente para perder. Pero me la jugué ante un rival de mucha experiencia. Este año quiero defender el título Argentino". Matías Vidondo. El primer neuquino que peleó en Nueva York.

No obstante, la derrota de Vidondo ingresó al selecto grupo de los siete boxeadores que pelearon en el Madison al lado de nombres como Sergio "Maravilla" Martínez, Omar Narváez, el santafesino Carlos Baldomir y, más atrás en el tiempo, Ringo Bonavena, Carlos Monzón y Víctor Galíndez. Y comparte además el privilegio de ser el primer retador en la máxima categoría tras leyendas del boxeo como Luis Ángel Firpo y el propio Bonavena. Además, el neuquino estuvo en la gran vidriera del boxeo internacional porque esa noche subió al ring dos combates antes que el gran protagonista de la pelea central, el ruso Gennady "GGG" Golovkin, quien exponía el título mediano versiones AMB, FIB y CMB ante el canadiense David Lemieux, otro privilegio inolvidable.

7 argentinos, entre ellos el neuquino, pelearon en el Madison.

Y aunque no fuera redondo, el año no podía ser mejor para el neuquino que fue distinguido como mejor púgil a nivel nacional en los premios Firpo 2015, organizados por la Unión de Periodistas de Boxeo de la República Argentina (Uperbox) por su labor el año anterior cuando noqueó al ex monarca mundial Crucero, Marcelo Domínguez, en la defensa del título argentino de los pesados.
Golpes para reflexionar

La temporada que se fue abrió para los hermanos Godoy algunos interrogantes. Billi el Niño perdió por nocaut en Inglaterra ante el local John Ryder en el décimo round (estaba en juego el título internacional mediano de la OMB) y desde entonces no volvió a pelear, sumando tres caídas por la vía rápida en sus últimas cinco presentaciones. También recibió un duro golpe su hermano Mauro, quien cedió el invicto y el título argentino superligero al cordobés Xavier Luques Castillo, quien lo noqueó en el primer round. No obstante, el Rayo, que tiene firmado un contrato con la promotora Banner Promotions, empresa norteamericana que tiene bajo su ala a boxeadores de la talla de Ruslan Provodnikov, viajó a Culiacán, estado de Sinaloa, México, donde estuvo entrenando más de un mes, y allí venció en un combate sin títulos en juego al local Eden "el Anestesista" Márquez en el primer round.

Entre las damas lo más destacado lo aportó Mayra "la Guapa" Gómez, que logró el cetro sudamericano gallo al vencer a la chilena Daniel Asenjo.

A nivel amateur se realizaron varios festivales con títulos en juego. Los campeones son Raúl Panguilef (superligero), Jairo Campos (welter), Marcos Ferriera (mosca) y Facundo Huanque (pluma).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído