Ya fueron asaltadas todas las estaciones de la ciudad

Ahora quieren cerrar de noche y no aceptar efectivo, sólo tarjetas.

Neuquén.- "Todas las estaciones de servicio de la ciudad (las 33) fueron asaltadas", confirmó Carlos Pinto, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Río Negro y Neuquén, quien analiza cerrar durante la noche y no manejar efectivo.

Para los estacioneros, las cámaras de seguridad y la vigilancia policial no son suficientes para combatir a los ladrones, que en los últimos dos años ya visitaron las 22 expendedoras de combustible y las 11 de GNC.

"Estamos pensando que la mejor opción puede ser cerrar las estaciones de servicio a la noche y que no se maneje dinero en efectivo, sino que los pagos se realicen con tarjetas de débito y crédito", afirmó Pinto con preocupación.

3000 pesos de recaudación

Es la cifra promedio que se llevan los delincuentes cada vez que asaltan a los playeros de las estaciones. Salvo que haya cambiado el turno y tengan poco efectivo, por lo general levantan ese importe.

El camarista recordó que la Policía les brindaba seguridad con vigilancias nocturnas mediante una tarifa preferencial, pero desde hace unos años les quitaron ese privilegio y ahora hay que pagar. "Nosotros no contamos con el presupuesto para contratar este servicio adicional, por lo que ahora hacemos lo que podemos", expresó.

En la actualidad no todas las estaciones cuentan con vigilancia nocturna y, en medio de la crisis, son un blanco seguro para los delincuentes que buscan de hacerse de efectivo rápido.

Los delincuentes las eligen porque manejan dinero en efectivo, en su mayoría carecen de seguridad y están abiertas de noche.

Modalidades


Los motochorros son los que más atacan las estaciones. La semana pasada, dos delincuentes a bordo de una moto le robaron tres mil pesos a un playero de la estación de servicio de San Martín y Jujuy. "Los chorros amenazaron con armas al playero y le quitaron la recaudación", contó indignado Alberto, empleado del minishopping.

En la estación de Denis y Belgrano ocurrió algo similar, con la diferencia de que uno entró al minimarket, tomó una gaseosa, le robó a la empleada $1500 y huyó con su compañero.
"Siempre son dos porque mientras uno hace de campana, el otro roba. Me pasó hace un mes que entró un chorro con el casco de la moto puesto y me afanó mil pesos. Cuando ves que entra con el casco puesto, sabes que algo malo va a pasar", advirtió Alberto.

"Una mechera, que había sido mamá recientemente, ingresó junto a su pareja y mientras el hombre distraía a la cajera, la mujer se encargó de llenar el changuito del bebé con mercadería de las góndolas y se fue", narró José, que es playero de la estación de servicio de Doctor Ramón y Brown. El robo lo pudieron advertir horas después al mirar las grabaciones de las cámaras de seguridad del local.

La estación de Antártida Argentina y Collón Curá se volvió un clásico de los fines de semana para que los delincuentes carguen combustible y huyan sin pagar.

"Por lo general son jóvenes borrachos o personas que nos vienen con el cuento de que buscan la billetera y se van acelerando", contó Germán, uno de los playeros.

Un pibe drogado casi incendia un predio


En la estación de San Martín al 1200, "un chico redrogado agarró una manguera, roció todo con combustible y se prendió un cigarrillo, lo que ocasionó un incendio que pudimos apagar a tiempo", relató Julio, empleado del minishopping. "La Policía lo encontró a la vuelta, se estaba cortando las muñecas y se pegaba con una piedra en la cabeza", recordó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído