Zapala: marihuana y alcohol les pegan fuerte a los jóvenes

El consumo es alto y problemático, según un estudio del hospital local. La edad de inicio es a los 13.

Pablo Montanaro
montanarop@lmneuquen.com.ar

Zapala.- Una alta prevalencia en el consumo de alcohol y marihuana por parte de los adolescentes, fácil acceso a sustancias psicoactivas, escasos espacios de contención y bajo nivel de atención de los padres a la problemática de sus hijos son algunas de las conclusiones de la investigación sobre el perfil epidemiológico del consumo en esta ciudad, realizado por el Equipo de Adicciones del Servicio de Salud Mental del hospital local.

El estudio, que se hizo a partir de más de 2200 encuestas llevadas a cabo en el último año en escuelas secundarias, centros de salud y guardia del hospital, reveló que el consumo de alcohol y marihuana en los adolescentes zapalinos es alto, incluso mayor a la tasa provincial. Además, se destacó que la edad promedio de inicio es de 13 años.

En la población escolarizada de nivel medio, el 25,8 por ciento de los encuestados presentó características de consumo problemático de alcohol en el último año. Del total de adolescentes que declararon haber consumido alcohol en el último mes, un 77% afirmó haber tomado más de la cuenta y haberse emborrachado, y el 69% dijo haber consumido 5 tragos o más en una misma salida, lo que según los médicos se puede considerar un patrón de abuso.

Usan tranquilizantes para potenciar los efectos del alcohol, aumentando la posibilidad de una adicción a los psicofármacos.

En cuanto a los lugares más frecuentes de consumo abusivo, aparecen el boliche (28,7%), la casa (28%), la casa de algún amigo (20%) y en una fiesta de 15 o cumpleaños (13,1%).

Otro dato a tener en cuenta, según los profesionales del servicio, es que el 9 por ciento de los que consumen alcohol manifestó haber tenido síntomas de dependencia física.

En cuanto a la baja edad de inicio en el consumo, los profesionales del servicio de adicciones comentaron que es "preocupante" porque "ingieren alcohol a una edad en la que el cerebro se encuentra en pleno desarrollo, generando un daño mayor y una drástica reducción del potencial cognitivo".

25 por ciento de los adolescentes dijo que le ofrecieron marihuana en la escuela o en sus alrededores.


Por otro lado, aparece el uso de tranquilizantes para potenciar los efectos del alcohol, aumentando de esa manera los riesgos y sumando la posibilidad de una adicción a los psicofármacos.

El informe indicó que el 41,4% de los adolescentes consume alcohol porque le gusta, le divierte o le da placer; en tanto, el 17,9% dijo que recurre a eso por problemas personales, y en menor medida están los que beben porque la mayoría de sus amigos lo hace.
Marihuana, a mano

El 18,4 por ciento de los encuestados declaró haber consumido marihuana en el último mes. De ese porcentaje, el 13% presentó un patrón de consumo de riesgo. Pero lo que llamó la atención de los profesionales es que los días promedio de consumo fueron de 10,03.

La oferta permanente y la facilidad para acceder a la marihuana fueron otros de los datos relevantes en el informe. El 47,6% respondió que le sería "muy fácil" conseguirla.

"La oferta y facilidad al acceso son pilares importantes a la hora de aumentar el consumo", sostuvieron los médicos.

La encuesta reveló que casi al 30% de los adolescentes se la ofrecen en fiestas y recitales y al 25%, en la escuela o alrededores. "La prevalencia en la población escolarizada es mayor a la provincial", señalaron.

Los padres no saben cómo llegan

La investigación realizada por los integrantes del Equipo de Adicciones del Servicio de Salud Mental del Hospital de Zapala dio cuenta de que el 34,5% de los adolescentes encuestados contestaron que durante los fines de semana los padres no controlan a qué hora llegan a la casa, y el 14% dijo que cuando salen de la casa a la tarde, los padres no preguntan ni esperan que ellos les digan a dónde van. Cuando salen de la escuela o durante los fines de semana, ocurre que los padres nunca o casi nunca saben dónde está su hijo por un período de una hora o más en el 7,6% de los casos y a veces no saben en el 23%.

Los profesionales del hospital manifestaron que aparecen indicadores que muestran "desdibujada" la responsabilidad primaria de los padres en el control de sus hijos.
"El consumo problemático de alcohol se sucede principalmente dentro de la casa familiar. Los adolescentes salen sin decir a dónde van, los padres no controlan a qué hora regresan, por lo que tampoco controlan el estado en el que llegan", explicaron los profesionales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído