Zurita fue amenazada otra vez por la ex de su marido desde la comisaría

"Me llamó, primero se quedó en silencio y después escuché su voz", contó la periodista. En tanto, la imputada hizo su descargo.

Melisa Zurita fue nuevamente amenazada por Geraldine Martínez. Esta vez la ex pareja de su marido lo hizo desde la comisaría donde actualmente se encuentra con prisión preventiva por haber irrumpido en la casa de la periodista de Canal 26 para intentar matarla a ella y a su hija de 4 años.

“Me estaba preparando para salir en el programa y recibí una llamada. Primero se quedó en silencio y después escuché una voz que la reconocí, era de la imputada. Y me dijo 'hola' con voz aterradora y me cortó. De inmediato llamé a mis abogados para hacer un escrito para presentarle al fiscal", relató Melisa en Confrontados por Canal Nueve.

Te puede interesar...

También comentó que se le puso “la piel de gallina” cuando recibió el llamado. “Me empezó a latir el corazón. No soy exagerada con lo que digo. Realmente nunca viví estrés postraumático y hoy, de acuerdo a lo que me dicen los médicos, es lo que estamos viviendo con mi hija”, explicó.

La periodista le solicitó al fiscal y al juez, mediante un escrito, que la imputada no tenga teléfono celular, o que en su defecto, se le controle las llamadas que realiza.“No puedo creer que teniendo la prisión preventiva siga con estas amenazas. Quiero volver a sentir paz", enfatizó.

Por su parte, en las últimas horas Geraldine Martínez hizo un descargo en perfil de Facebook “Soy la voz de Geraldine Martinez”, cuenta en la que sus familiares replican todo lo que ella manifiesta desde la celda de la Comisaría N°1 de Morón. “El 6 de junio tomé la peor decisión de mi vida. Fui a pedirle explicaciones a Gustavo, el padre de mis hijos. Nunca tendría que haber ido, jamás pensé en las consecuencias. Pero jamás fui a hacerle daño a su esposa y a su hija. Soy mamá, no lo haría. Lo juro”, reza la publicación que replica la voz de la empresaria de 37 años.

Embed

“Toqué la puerta, ella al verme se asustó y me empezó a gritar. Le pedí ver a Gustavo y me dijo que no estaba, que lo llame. Yo no llevaba celular y me arrojó el de ella con el número marcado. Siguió echándome y al advertir que estaba sin vehículo me señaló un llavero que está al lado de la puerta y me dijo que me fuera con su Jeep hasta la entrada para después tomarme un remís. Y fue lo que hice. No hubo forcejeo, ni amenazas, ni cuchillo, ni trincheta, ni cómplices. Más adelante lo voy a demostrar con pruebas y testimonios”, agregaron en el texto.

"¿Por qué sigo bajo prisión preventiva? ¿Acaso la palabra de alguien tiene más fuerza que las propias evidencias? Nunca le quise hacer daño. “No hay cómplices, están las cámaras de seguridad vial que me toman cuando llego SOLA en remís. La trincheta que apareció me la plantó el padre de mis hijos. Los guardias de seguridad ya testificaron que ellos la pusieron por orden de él. Yo se que tarde o temprano esto se va a saber, pero mientras tanto yo sigo acá y mis hijos sufriendo”, añade la publicación.

Ese sábado 6 de junio, Martínez viajó en tren y un taxi desde Puerto Madero hasta el barrio privado Casco de Leloir donde su ex marido vive con Zurita y la hija de 4 años que ambos tienen en común. En esa casa, que Martínez había construido con el empresario y donde vivió por años, la joven sorprendió a Zurita en su habitación con una cuchilla en la mano y guantes de látex negros y le dijo que la iba matar, según consta en la denuncia en su contra. La conductora logró escaparse por una ventana y Martínez fue detenida en la puerta del country mientras intentaba huir con la camioneta de la conductora.

En su declaración como imputada ante el fiscal Roberto Tavolaro de la UFI N°1de Ituzaingó, Martínez manifestó arrepentimiento por el ataque, contó que esa noche había consumido alcohol y una serie de pastillas recetadas por un médico. Sostuvo a su vez que padece un trastorno psicológico que de alguna manera influyó en su comportamiento. En las pericias psiquiátricas, los tres profesionales que la entrevistaron coincidieron en que ese trastorno existe. El perito oficial y el perito de la defensa fueron más allá e indicaron además que esa enfermedad no le permitió comprender la culpabilidad de sus actos.

Sobre su trastorno psicológico, desde la cuenta “Soy la voz de Geraldine Martinez”, aseguraron que “debido a tantas violencias” presuntamente ejercidas por su ex marido contra ella y sus hijos, la ex de Tavolaro entró en una profunda depresión y sus padres debieron hacerse cargo de ella y sus hijos. “En julio de 2019 me interné por voluntad propia en la clínica Avril y seguí con un tratamiento ambulatorio, que debido a la pandemia tuvo que ser suspendido”, explicó. “Aunque seguía de forma virtual no era suficiente para tratar el trastorno de salud mental que me aqueja”, agregó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.5555555555556% Me interesa
5.5555555555556% Me gusta
11.111111111111% Me da igual
22.222222222222% Me aburre
55.555555555556% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario