25 años sin Senna: la muerte que cambió la Fórmula 1

El brasileño falleció en un accidente el 1° de mayo en Italia. Desde entonces las modificaciones en la seguridad se intensificaron.

Embed

El brasileño Ayrton Senna da Silva, tricampeón de la Fórmula 1, y considerado uno de los mejores pilotos de la historia, murió el 1° de mayo de 1994 en un accidente en el Gran Premio de San Marino.

Te puede interesar...

Embed

Aquel fin de semana en Imola fue trágico más allá de la muerte del brasileño. El viernes en los ensayos, Rubens Barrichello voló tras pisar un piano y se estrelló contra las defensas sin consecuencias graves para el piloto, y el sábado el austríaco Roland Ratzenberger falleció tras estrellarse en la curva Villeneuve.

Embed

El domingo, Senna lideraba la competencia cuando en la sexta vuelta, su Williams se salió de la pista en Tamburello y una barra de suspensión le perforó el casco, provocándole la muerte.

El brasileño nació el 21 de marzo de 1960. A los 4 años, su padre Milton, le construyó un kart con un motor de una picadora de caña de 1 HP de potencia, a los ocho años se animó a correrle a pilotos de 15 hasta 21 años, y a los 13 debutó oficialmente y ganó el campeonato paulista.

En el 77 ganó el campeonato sudamericano de kart en Uruguay y, en 1978 viajó a Europa contratado por la firma DAP, constructora de Kart, y ese año y en el 80, fue subcampeón del mundo en la especialidad.

Fue campeón inglés y europeo de la Fórmula Ford 2000 y, además, se alzó con la corona de la F3 británica, y en 1984 se produjo el debut en la Fórmula 1, en el equipo Toleman.

Embed

Con grandes carreras, sobretodo bajo la lluvia, Senna edificó una carrera llena de momentos épicos y alcanzó su mejor momento con McLaren, donde fue campeón de Fórmula 1 en 1988, 1990 y 1991.

Su muerte marcó un cambio en la categoría, que fueron desde las reformas de los circuitos tradicionales, los monoplaza y las medidas de seguridad hasta la incorporación de nuevos elementos.

Así, la Fórmula 1 empezó a transitar por circuitos cada vez menos curvas de alta velocidad y más tramos lentos y sinuosos. La FIA obligó a principios de la década de los 2000 que todos los pilotos llevarán el HANS, para sostener mejor el cuello de los pilotos.

Además, se agrandó el tamaño de la cabina, se reforzaron sus laterales y se modificaron los alerones, el chasis y los controles de seguridad se volvieron las rígidos y estrictos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído