LMNeuquen Crack

Abanderada y top ten en los JJ.OO.: la historia de Momo Poggi

La oriunda de San Martín, de 15 años, tuvo un cierre soñado en la competencia.

Es más conocida por su apodo que por su nombre: le encanta que le digan Momo. La joyita de San Martín de los Andes, Morena Poggi, hizo historia en la nieve suiza y le dio la razón a ese padre, Pablo que de chica le insistió para que practique este deporte. La atleta neuquina, de apenas 15 años, culminó ayer su participación en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno con un meritorio noveno puesto en la final de la prueba de snowboard Big Air, con un puntaje total de 52.25.

Su gran performance le valió el privilegio de portar la bandera argentina en la ceremonia de cierre del prestigioso evento. En las dos primeras carreras del día acumuló 7.5 y 16.75 unidades ubicándose décima. En el tercer sprint mejoró notablemente su performance acumulando 35.50 puntos, ascendiendo una posición.Exultante tras la competencia, "Momo" comentó: "¡Estoy re-contenta! Las dos primeras rondas no pude hacerlas bien pero con la tercera me alcanzó para el noveno puesto así que estoy re-feliz".

Te puede interesar...

Embed

Su historia y la nostalgia

"Arranqué con los esquís en Chapelco a los 7 años. Luego de una charla con mi papá, a quien le gustaba el snowboard, me animé a subirme a una tabla y a partir de ahí jamás me bajé. Esta va a ser mi cuarta temporada", contó More a LM Neuquén sobre sus inicios en el deporte.

Luego explicó las sensaciones que tuvo cuando se enteró de que iba a participar, por primera vez, de un Juego Olímpico. "Me escribió Matías Schmitt, entrenador de la selección argentina de snowboard, para darme la noticia. No me lo esperaba y tuve una mezcla de ansias, nervios y emoción. Quería gritar y festejar pero, al mismo tiempo, no me salía", afirmó Morena, que se entrenó previo a la competencia en la ciudad suiza de Laax este tiempo.

La atleta de la ciudad lacustre es muy apegada a su familia y por ello no fue fácil pasar este tiempo lejos de sus seres queridos (la acompañaron su papá y su tía) y, entre otras cosas, perderse las fiestas navideñas. "Pasar las fiestas lejos de mi familia y amigos no es fácil. Igualmente, lo que más triste me pone es estar tres meses sin verlos físicamente.

La campeona nacional y subcampeona sudamericana ya se codea con los mejores deportistas del mundo. Y en estos Juegos Olímpicos se coronó como la mejor en su especialidad (ver aparte). Orgullo neuquino y argentino.

La mejor argentina y dando ventaja

Si participar en un Juego Olímpico ya de por sí es un privilegio, ganarse el derecho a portar la bandera argentina en la ceremonia de cierre resulta un doble mérito y motivo de orgullo.

Ello fue lo que sucedió con Morena Poggi, que accedió a portar el estandarte albiceleste tras convertirse, horas antes, en la mejor snowboarder de la Delegación Argentina. Ante tal reconocimiento, la chica de 15 años, oriunda de San Martín de Los Andes, se mostró entusiasmada y destacó orgullosa: “Voy a llevar la bandera argentina en la ceremonia de cierre lo que me pone muy contenta”.

Poggi también había participado en snowboard slopestyle donde logró la 17° ubicación.

Y en esta propia disciplina, el martes, concluidas las dos mangas clasificatorias, había obtenido el pase a la final logrando el décimo segundo puesto con un puntaje de 40.33.

Dando tres años de ventaja

Cabe destacar que los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno fueron disputados por atletas de 15 a 18 años.

Morena Poggi tiene ¡Apenas 15!, es decir que en algunos casos dio hasta tres años de ventaja a sus contrincantes de otros países.

Aparte hay que tener en cuenta lo que cuesta clasificarse a la disciplina, por lo que por donde se lo mire resulta muy valioso y meritorio, practicamente una hazaña, lo conseguido por esta atleta neuquina que no tiene techo y que se perfila para ser una de las deportistas del futuro en la provincia.

Momo ya es una realidad para alegría de todo San Martín y Neuquén.

Se me explota el corazón al verla volar

Por Pablo Poggi, papá de Morena desde Suiza.

Como padre de una niña de 15, que uno piensa que es chiquita y cuando la vez volar te das cuenta que ya es un cóndor estoy súper emocionado. Lágrimas y sonrisas , muchísimas mezclas de experiencias. No es fácil cuando la ves caer y sufrir, cuando no le sale lo que quiere... La presión, la mirada de la gente, las cámaras, lejos de sus amigos y familia, te pega fuerte emocionalmente. Pero de repente la ves levantarse e ir por más, levantarse por ella misma, por sus sueños, por la razón que la llevó a estar en donde está, la ves volar y enaltecerse frente a todos. Y ahí es cuando dobla la apuesta y ves cómo se levanta y va por todo. Ahí se me explota el corazón, a mi que llevo su ADN y la siento latir. Y también a todos los que están atentos a ella, a su sonrisa, sus sueños. Es el mejor regalo de 15 que alguna vez pude soñar vivir... Ella, para mi , ya es un cóndor.

LEÉ MÁS

Orgullo: Momo Poggi fue top ten y abanderada argentina de los JJ.OO.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario