Adiós, maestro

Mariano Mores, leyenda del tango, murió a los 98 años y es despedido en el Colón. Pianista y compositor, creó clásicos del 2x4 junto a Discépolo y Manzi.

Buenos Aires
El mundo de la música llora a Mariano Mores, una leyenda del tango reconocida en todo el mundo, que supo componer obras populares del 2x4, como "Uno", "Adiós pampa mía", "Gricel", "Cafetín de Buenos Aires" y hasta "Luces de mi ciudad", esta última utilizada por Silvio Soldán en el programa Feliz domingo, que marcó a fuego la TV argentina, sobre todo en la década del 80.

El pianista, compositor y director orquestal, falleció ayer mientras descansaba en su casa. Mores tenía 98 años y la triste noticia fue confirmada por su nieto Gabriel en su cuenta de Facebook: "¡¡¡Adiós ABUELO querido!!! ¡Te voy a extrañar mucho! Pero tu recuerdo y tu música estarán siempre en mí. Gracias por tu ejemplo de Vida. Q.E.P.D". Su nieta Mariana Fabbiani también recurrió a las redes sociales para expresar su dolor (ver aparte).

Mores, cuyo nombre real era Mariano Alberto Martínez, nació en el porteñísimo barrio de San Telmo el 18 de febrero de 1918. A temprana edad se anotó en el Conservatorio D'Andrea de Lanús, donde estudió música clásica y, en sólo tres años, recibió el título de profesor. A los 14, se ganó una beca para perfeccionar sus estudios en Salamanca, pero como buen tanguero de ley, terminó formándose en los escenarios en los que brilló junto a su orquesta. "A la música no la voy a poder dejar nunca, porque en mi vida la música es todo mi poder. Nací para ella y por ella he conquistado lugares inmerecidos. Y está pegada a mi obsesión, es cantar para mi pueblo con mi piano", explicó hace unos años en una entrevista.

Entre 1939 y 1948 acompañó a Francisco Canaro como piano solista. A partir de ese momento, fue líder de sus propias formaciones en formato de sexteto o de orquesta sinfónica.

Junto a los grandes
Mores compuso muchos de los hitos del dos por cuatro. Firmó junto a las mejores plumas del género: Enrique Santos Discépolo ("Cafetín de Buenos Aires" y "Uno"), Homero Manzi ("Una lágrima tuya"), Cátulo Castillo ("El patio de la morocha"), José María Contursi ("En esta tarde gris", "Cristal" y "Cada vez que me recuerdes"), Enrique Cadícamo ("A quién le puede importar" y "Copas, amigos y besos"), entre otros.

Admirado por el presidente Juan Domingo Perón, fue uno de los primeros artistas populares en actuar en el escenario del Teatro Colón.

Como actor hizo un pequeño papel en La tía de Carlos (1946) y dio el batacazo con Corrientes... calle de ensueños (1948), donde componía un papel casi autobiográfico, y también se lo vio como galán y/o músico en La doctora quiere tangos, La voz de mi ciudad, Sucedió en el fantástico circo Tihany y la antológica Café de los maestros, de 2008.

Despedida y homenaje
En 2011, el maestro le dijo adiós a los escenarios con dos memorables conciertos en el teatro Gran Rex. Cuatro años después tuvo su gran homenaje en vida. En el Teatro Colón se produjo una simbólica fiesta musical en la apertura del Festival y Mundial de Tango de la Ciudad.

Su nieto, Gabriel Mores, dirigió un sexteto de cuerdas y a los 40 músicos de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires para recordar los grandes éxitos del reconocido músico.

Esa noche, Mores disfrutó del concierto vía streaming. Como no quiso estar "ausente", grabó un audio con un saludo: "Buenas noches, amigos de siempre. Les dejo mi corazón y quedan en compañía de mi orquesta".


"Grande entre los grandes, héroe de mi vida"

"Y yo que pensé que eras eterno... Mi súper hombre. Hubiera querido tenerte toda la vida conmigo. Y te fuiste nomás.. Y donde sea que llegaste sé que arrancó una fiesta. Con tus hermanos. Con tus amigos del alma. Con tu hijo y el amor de tu vida que hace un tiempo ya te vienen esperando. Y seguro estarás al piano... Llenándolos a todos de tu talento, de tu música, que sí eternamente vivirá. Grande entre los grandes. Héroe de mi vida. Hombre de roble. Tu sencillez y tu don serán mi inspiración siempre. Gracias por los juegos. Por los consejos. Por la alegría. Por tu poderosa fuerza. Cómo te voy a extrañar.. Abuelito... Maestro.... Buen viaje. Nos hablaremos a través de tu música. Siempre. Gracias".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído