Aranguren sale a frenar una rebelión de las petroleras

Convocó para mañana a la tarde a los referentes de las empresas para tratar el acuerdo por los precios de los combustibles.

El Ministerio de Energía de la Nación convocó a los referentes de todas las petroleras a una reunión de urgencia para tratar el costo del acuerdo por los precios de los combustibles, que prevé el congelamiento hasta el 1° de julio y la posterior adecuación con aumentos mensuales hasta fin de año. La cartera de Juan José Aranguren tomó nota de la creciente inquietud entre las petroleras por la “inviabilidad” del plan que está establecido.

En la tarde-noche de hoy, los colaboradores de Aranguren gastaron los teléfonos para convocar para mañana a la tarde a los referentes de las empresas involucradas en la cadena de producción y comercialización de combustibles. Fuentes del sector consultadas anoche por este diario deslizaron que el encuentro está destinado a resolver cómo se reparten los costos del plan para morigerar los aumentos de precios de los combustibles.

Las petroleras habían dejado trascender su preocupación porque consideraban “inviables” los términos del acuerdo original, en el que se creó una cuenta compensatoria que incorpora el retraso acumulado (12%) y los ajustes resultantes de eventuales variaciones adicionales de costos (petróleo crudo, tipo de cambio y precio de biocombustibles) no trasladados a precios en los meses de mayo y junio. La cifra final de esa cuenta se pasará a precios durante los seis meses siguientes.

Según reveló Ámbito Financiero, en el acuerdo se estableció un compromiso del gobierno para compensar a las empresas en caso de pérdidas insalvables. Los alcances y mecanismos de esa compensación están entre los temas que quieren definir las petroleras para tener más claro cómo se distribuirán los costos del plan para morigerar los aumentos de precios. Es decir, dilucidar cuánto se cargará a la producción, cuánto a la refinación y cuánto a la comercialización, como así también qué porción del costo asumirá el gobierno.

El acuerdo de precios se selló el 8 de mayo entre Aranguren y los principales jugadores del mercado: YPF, Pan American Energy (que opera la red Axion) y Shell. Y condicionó al resto de las empresas involucradas en el negocio de los combustibles. Al momento de la firma, el alza de las variables que definen el precio en los surtidores (principalmente la cotización del crudo en los mercados internacionales y el tipo de cambio) desde que el gobierno liberó el mercado, el año pasado, justificaban una suba del 12 por ciento.

Con posterioridad, se produjo el pico de la corrida cambiaria que aceleró la devaluación del peso, al mismo tiempo que siguió en alza el barril de petróleo. Como consecuencia, se profundizó el defasaje entre el precio congelado por el acuerdo con el gobierno y el que define el mercado. En los últimos días, trascendieron movimientos nerviosos de las petroleras en búsqueda de una salida al dilema que se planteó.

LEÉ MÁS

El gobierno consiguió congelar el precio de los combustibles por dos meses

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído