El clima en Neuquén

icon
26° Temp
19% Hum
La Mañana Argentina

"Argentina sacó mucha ventaja con el aislamiento obligatorio"

Trinidad Albornoz trabaja en el Hospital de Sangrada Familia en Barcelona y describió su trabajo diario en el segundo país con más contagios en el mundo.

"Lo más duro que me tocó ver es cómo una persona se despedía por teléfono de una familiar que no volvería a ver más", cuenta con dolor Trinidad Albornoz, médica argentina que está en un hospital español que trata con personas portadores del COVID-19. "Es muy duro, pero es mi profesión. No le tengo miedo al coronavirus", aseguró en una entrevista a LMN.

La doctora Albornoz hace más de dos años que está radicada en la ciudad de Barcelona, España. Es cardióloga y se desempeña como profesional en la clínica privada Sagrada Familia. Cuando el país declaró la emergencia nacional, el instituto se organizó para tratar a personas sospechosas de haber contraído el virus. "Al principio fue muy complicado todo, tuvimos muchas colegas en baja porque nadie no estábamos aceitados", describió.

Te puede interesar...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud, España reporta unos 177633 casos positivos y es la segunda que más tiene detrás de Estados Unidos, con 604070. En el caso de las muertes por el COVID-19, España registró 18579 fallecimientos, detrás de Italia con 21647 y Estados Unidos con 25871.

Trini02.jpg

-¿Cuál es el principal problema que genera el coronavirus?

Tiene dos principales. El primero es la virulencia, la facilidad de contagio que mayor que la influenza, la gripe normal. Y el segundo, que al ser una sepa nueva no hay sistema inmune preparado para esto. El 80% de la población lo pasa como una gripe normal, el problema es el otro 20% que hace fallas de las cuales es difícil volver. Estas "fallas" pueden ser los problemas respiratorios, neumonías muy complejas y pasan a una fase inflamatorias sistemas en la que todo el cuerpo reacciona contra este virus y de ahí es muy difícil volver.

- ¿Cuándo te diste cuenta la gravedad del virus?

El primer día me di cuenta de que era grave, por mi rol de médica. Lo vi en la gente, en los pacientes, todos coinciden, hasta lo más leves, que quedan agotados por la fiebre. Luego las imágenes, tomografías y radiografías, que tienen una similitud muy patológica. Pacientes que están estables, empiezan a aparecer síntomas, y en 24 a 48 horas pasan a cuidados intensivos y al respirador, son muy estrechos los días en los que el paciente se complica.

- ¿Qué se siente al estar tan cerca del virus?

Miedo no sentí, estamos protegidos, uno peca un poco de que es lo que toca y los tiene que atender, pero si se concentra en las medidas alcanza. En sí, todos apuntan al miedo, pero una es una profesional. Además siempre trabaje en cuidados críticos y tengo experiencia en pacientes críticos, que están cerca de la muerte. Uno se acostumbra al trabajo.

Pero este caso es un poco especial porque hay sensaciones encontradas. Por un lado te dan mucha felicidad los pacientes que se van de alta, ellos están felices porque lo tiene este virus es que son pacientes que están solos, todo el tiempo, no pueden recibir visitas, los informes a los familiares son por vía telefónica.

Y por otro lado, intentamos que los pacientes que están más críticos puedan hacer una videollamada para despedirse con sus familiares. Esa es la parte más dura, desde el ingreso los pacientes se quedan solos. Es muy triste. Es muy emocionante cuando evolucionan.

- ¿Cómo saben cuándo tienen que hacer esa última llamada?

Hay pacientes que uno ya saben que pueden evolucionar desfavorablemente. Los que están mejores se pueden comunicar, tienen sus móviles, pero los más complicados no y está la angustia de los familiares que de no poder ir a verlos. Muchas veces los pacientes fallecen y el último recuerdo de sus familiares es que lo dejaron en una guardia con un poco de fiebre.

Embed

- En Barcelona en sí, ¿cómo se vive el virus? ¿Lo dimensionan?

España tiene una mortalidad superior al 10%, que es escandalos para un país del primer mundo, que se jacta de tener un gran sistema salud, que está a la vista que no lo es, que se colapsó, que ahora está un poco mejor, pero tenemos ocupadas el 80% de las camas de cuidados intensivos. Si hubiera un rebrote de acá a 15 no estamos preparados.

-¿Qué te parecieron las políticas de salud en Argentina?

La cuarentena temprana fue una buena decisión, hay un estado presente, de un Gobierno que tomó las medidas. Ahora el problema que veo en la Argentina es que no está preparada para recibir un virus así. Si bien, sacó ventaja a España en esa declarando el aislamiento a tiempo, la estructuralmente el sistema de salud no está preparado desde ya. Pero la cuarentena temprana fue un gran acierto y lo es que espero que no llegue como acá, el otro problema es la llega del invierno.

En los meses de julio y agosto los hospitales están con camas supranumerarias con las neumonías comunes, si a lo estacionario se le agrega el virus, puede ser grave.

-¿Y qué recomendas ante eso?

A los mayores de 65 años que no tengan que trabajar y se puedan quedar en su casa que hagan cuarentena todo el invierno. Ojalá antes de fin de año podamos tener una vacuna.

Trini03.jpg

-¿Qué pasará cuando se tenga la vacuna?

El tema va a ser a quien vacunar. Se tiene que tener un estudio poblacional y test en sangre que miden los anticuerpos, para saber quien tuvo y quien no la enfermedad, ahora se sabe que hay portadores sanos, que la tuvieron y son asintomáticos. Si más del 50% estuvo en contacto de la población habla de que está inmunizada, no sabemos por cuánto tiempo. Vas a tener una inmunidad por meses o hasta un año.

Pero no conocemos el virus, los presumimos de lo que analizamos de otros coronavirus, que son los virus respiratorios. De ahí se podría salir de forma escalonada en la cuarentena.

-Si tendrías línea directa con Ginés ahora...¿qué le recomendarías?

Lo que hay que aceitar es el control telefónico, que las personas estén tranquilas en su casa, y que le médico los guíe. Que les diga si tienen que estar en sus casas o ir a un centro de salud, cómo hacerlo, esto es aplicable en los pueblos más chicos. Se puede hacer un control telefónico. Que uno no desespere y vaya a la guardia sin barbijo, sin decir lo que tiene y exponer a todo el mundo a contagiarse es lo peor que puede pasar.

LEÉ MÁS

Alberto: "La deuda no puede postergar a la Argentina"

La internaron por Covid-19, pero había sido brutalmente golpeada

Lo más leído