Así fue el ataque al colectivo que trasladaba a Boca hacia el Monumental: desde adentro y desde afuera

Más de 1.500 agentes estaba previsto que tomaran parte en el dispositivo conjunto entre la Policía de la Ciudad y de Federal.

Vergonzoso terminó siendo el operativo de seguridad que desplegaron este sábado policías federales y de la ciudad de Buenos Aires con el objetivo de custodiar la segunda y decisiva final de la Copa Libertadores de América entre River y Boca en el estadio Monumental de Núñez.

Más de 1.500 agentes estaba previsto que tomaran parte en el dispositivo conjunto y sin embargo, no pudieron evitar que el ómnibus en el que llegaba el plantel de Boca a la cancha de River fuera atacado a pedradas y botellazos por simpatizantes del conjunto "millonario".

Te puede interesar...

Los ministros de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y de la Ciudad, Martín Ocampo, son los máximos responsables de este fallido operativo de prevención y control.

El bochornoso incidente con el ómnibus "xeneize" se produjo hacia las 15 en el cruce de las avenidas Del Libertador y Lidoro Quinteros, a unas cinco cuadras del estadio Monumental, donde decenas de hinchas de River se encontraban en el momento en el que el micro de Boca pasó por allí escoltado por policías.

Embed

Varias ventanillas del ómnibus se rompieron, incluyendo la del conductor, e inmediatamente después del ataque, de acuerdo con el dirigente de Boca César Martucci, efectivos policiales arrojaron gas pimienta en un intento de dispersar a los agresores.

Pero como esos cristales del micro estaban rotos, los gases lacrimógenos ingresaron al ómnibus y afectaron al plantel de Boca, en especial, a los jugadores Pablo Pérez, Carlos Tevez, Darío Benedetto, Agustín Almendra y Gonzalo Lamardo, entre otros.

Pérez y Lamardo, incluso, sufrieron lesiones en los ojos.

Embed

Luego, la Policía, incapaz de evitar que numerosos hinchas de River se acerquen hasta apenas metros del micro boquense en el tramo final desde su recorrido desde su concentración, en un hotel del barrio porteño de Puerto Madero, hasta el estadio Monumental, intentó dispersar con balas de goma a simpatizantes "millonarios" en el cruce de las avenidas Del Libertador y Udaondo, cerca del lugar del ataque.

Embed

El incidente, que forzó la postergación del partido, terminó convirtiéndose en un bochorno de alcance global, debido a la inusitada expectativa que generó en el mundo entero este duelo copero entre River y Boca aquí en Sudamérica.

Fuente: NA

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído