El clima en Neuquén

icon
10° Temp
44% Hum
LMNeuquen Estados Unidos

Bebés altruistas: estudio muestra que la bondad viene de cuna

Un trabajo de una universidad de Estados Unidos analizó el comportamiento de nenes menores de 2 años.

La prueba del malvavisco tal vez es el estudio más famoso y polémico de las ciencias sociales. El experimento, realizado en los 70 y dirigido por el psicólogo Walter Mischel, de la Universidad de Stanford de Estados Unidos, probó que los niños son capaces de resistir la tentación de comer una chuchería de inmediato si se les dice que esperar les hará ganar un premio más grande. El estudio también demostró que los niños capaces de esperar una recompensa mayor obtendrían, en un futuro, mejores resultados en diversos aspectos de su vida.

Pero, ¿qué pasaría si un extraño quisiera hacerse con la misma chuchería? ¿Los niños de renunciarían a esa gratificación solo por altruismo? Pues resulta que sí, al menos según un estudio del Instituto de Aprendizaje y Ciencias del Cerebro de la Universidad de Washington. El experimento giró entorno a 100 bebés de 19 meses a los que se les ofrecieron arándanos y uvas. Cuando uno de los investigadores fingió dejar caer una fruta e intentó alcanzarla sin éxito: el 58% de los bebés la recogieron para devolvérsela. Eso sí, cuando el adulto no se molestó en atraparla, solo el 4% de los niños intentó ayudarle.

Te puede interesar...

Los investigadores quisieron dar un paso más. ¿Reaccionarían los niños con la misma generosidad si tuvieran hambre? El altruismo solo tiene sentido si implica generosidad a costa de algún beneficio personal. Entonces, repitieron el experimento con otros bebés durante una merienda. El resultado fue que, incluso en estas condiciones, un 37% de los bebés hambrientos recogieron la fruta, la miraron ansiosamente y se la regalaron a los adultos que fingieron tener problemas para alcanzarla.

Los bebés tenían el camino despejado para escapar con la comida y una mesa bloqueaba el acceso del investigador. Además, los niños tampoco recibieron ningún estímulo verbal. Ni "¿puedes pasarme la comida"? ni "gracias" ni "por favor". Tampoco hubo ningún tipo de comunicación facial: el investigador mantuvo una expresión totalmente neutral durante la prueba. Por lo que los bebés actuaron con la mayor libertad posible.

LEÉ MÁS

Estados Unidos: demandas de Trump por proteger a inmigrantes

Estados Unidos apoyó a Guaidó y amenazó a Maduro

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario