Breve guía para el pequeño ahorrista en tiempos de crisis

En este contexto, donde nadie sabe a ciencia cierta qué puede llegar a ocurrir, intentaremos dar un consejo a los pequeños ahorristas que buscan resguardar su dinero del impacto de la inflación

Por Fernando Schpoliansky (*)

Estos últimos años no han sido fáciles para la economía de nuestro país, y probablemente los que vengan tampoco lo serán. Vamos a vivir algunos meses más de inestabilidad, hasta tanto tengamos respuestas claras de la política económica que implementará el próximo gobierno nacional a partir del 10 de diciembre, cuando asuma sus funciones.

Te puede interesar...

En este contexto inestable, de cepo y alta volatilidad, donde nadie sabe a ciencia cierta qué puede llegar a ocurrir, intentaremos dar un consejo a los pequeños ahorristas que buscan resguardar su dinero del impacto de la inflación, más allá del dólar, los plazos fijos, los fondos comunes de inversión, los títulos públicos o la bolsa.

En los procesos inflacionarios se fija como meta mínima no perder poder adquisitivo, tanto de los ingresos como de los ahorros.

Para los pequeños ahorristas sugiero comprar bienes de capital que no suben de precio inmediatamente: por ejemplo, comprar un terreno, ya que el mercado inmobiliario no ajusta los precios de inmediato. El refugio está en los bienes que no han hecho mucho ajuste de precios y, como en toda crisis, hay que saber encontrar esas oportunidades.

Si no alcanza para comprar un terreno, podemos pensar en hacer pequeñas inversiones realizando construcciones o refacciones en tu propia casa o local comercial. Siempre fortaleciendo la búsqueda y comparación de los precios de los productos para la construcción.

Invertir en vehículos usados pequeños o medianos con gran potencial de reventa también representa una buena opción en el contexto actual.

Adquirir electrodomésticos con tarjeta de crédito en cuotas sin interés es también una buena alternativa. A esto se suman las promociones que ofrecen los bancos con su financiación y descuentos, según qué tarjeta se utilice para pagar.

Otro modo de resguardar el dinero del impacto de la inflación es “invertir” en mercadería. Para ello es necesario planificar los futuros consumos de productos no perecederos y luego ir a un supermercado mayorista para hacerse con un stock de lo que se utilizará en los próximos meses. Aquí la ventaja puede ser doble si se obtiene un descuento por comprar en grandes cantidades.

Para las compras diarias, el consejo es recorrer para comparar

Adquirir algún producto que esté atado a la variación en el tipo de cambio es otra opción. En su mayoría son artículos que dentro de su proceso productivo se utilizan materias primas dolarizadas, además de no ser perecederos y que tengan una posibilidad de venta rápida, por ejemplo: hierro, ladrillos, pisos, grifería, entre otros.

Los viajes son otra alternativa posible para los que tienen ahorros de algunos años en moneda extranjera, y para los que no, aún en este tiempo se puede viajar al exterior y pagar en pesos y en cuotas sin interés, evitando el cepo para la compra de dólares.

A los emprendedores les aconsejo que cuiden los gastos, que revisen la estructura de costos de sus emprendimientos. Es el momento de ponerse estricto y de hacer seguimiento de cada uno de los costos fijos que tienen que asumir mes a mes.

Con respecto al consumo, las recomendaciones básicas serían no endeudarse con actualización. Si uno se puede endeudar en pesos en cuotas fijas sin interés es una buena decisión, pero no en cuotas ajustables.

En este momento los créditos son “intomables”. En los bancos las tasas de los créditos personales están superando el 90 por ciento anual de interés. Con esa tasa es imposible sacar un préstamo. Y para aquellos que ya los tomaron, cancelarlos lo antes posible, especialmente si implican un alto costo en la tasa de financiación, por ejemplo, aquellos que se endeudan con las tarjetas de crédito pagando el mínimo mensual con tasas que superan el 140% anual. Sobre las compras diarias, la recomendación es recorrer. Estamos viviendo un proceso de alta expectativa inflacionaria, en ese proceso lo que normalmente sucede es que hay muchos comerciantes que ante la incertidumbre, se ponen a pensar qué hacer. Aumentan desmedidamente los precios. Hay muchos formadores de precios que subieron sus precios más allá de los costos que efectivamente tienen. Por eso una de las recomendaciones es comparar mucho los precios.

Como verán, hay algunas opciones para invertir sus ahorros por pequeños que estos sean, sin asumir grandes riesgos y mientras apelar al dicho campero “desensillar hasta que aclare”.

(*) Contador público con posgrado en Economía Social

LEÉ MÁS

Exitoso primer festival de la creatividad y el diseño

Modificaron la validez de los pasaportes para menores de edad

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído