Cayó por robar con la camiseta de River

Lo dijeron los investigadores de la causa de la banda vip en el cuarto día del juicio. El fanatismo por el Millonario fue clave para atrapar a los delincuentes.

Neuquén.- “Es Cisneros”, afirmó uno de los investigadores al ver a un joven vestido con la camiseta de River en el frente de una casa en calle La Rioja al 1000, donde se concretó la segunda entradera que le imputaron a la denominada banda vip.

Las declaraciones se dieron en el cuarto día del juicio contra Alberto Vilurón, Benito Pereira Canullán y Franco Cisneros, integrantes de la violenta banda, quienes están acusados de robo doblemente calificado, por haber sido en poblado y en banda y con uso de arma de fuego en cinco hechos entre marzo y junio de 2014 en Neuquén.

Ayer se exhibieron imágenes de las cámaras de seguridad de las casas lindantes a la robada en abril de 2014, de donde los imputados se habrían llevado 43 mil pesos y 8500 dólares. Los investigadores hicieron foco en que se vieron dos vehículos en actitud sospechosa, un Toyota Corolla y un Chevrolet Agile.

También se vio a Vilurón y a Pereira Canullán caminar por la vereda de enfrente minutos antes del robo, en lo que los investigadores calificaron como las “tareas de observación”. Apenas accedieron a los videos, reconocieron de inmediato a Vilurón por causas anteriores. También fue fácil identificar a Cisneros, quien descendió del Agile -previo estacionar a metros de la casa- por su “fanatismo por River que siempre quería mostrar”, declaró un pesquisa a los jueces.

62 de investigación pasaron desde que dieron con el primer dato y atraparon a la banda.

Robaba en el auto de la madre

Horas más tarde, se secuestró el Corolla de las cámaras en el barrio Gregorio Álvarez porque la chapa patente no coincidía con los grabados de los cristales. Se comprobó que el auto había sido robado de la casa en calle Encina al 700, lo que fue considerado para la causa como “el hecho uno”.

Al día siguiente, ubicaron al Agile a cuadras de donde estaba el Corolla. Supieron que estaba estacionado frente a la casa de la madre de Vilurón y que era de su propiedad. La patente estaba registrada a nombre de otra joven, quien admitió realizar un boleto de compraventa para la progenitora del acusado.

Analizaron unas 14 horas de escuchas

Una vez que los investigadores dieron con el número de celular de Vilurón, se pidió autorización a la Justicia para intervenir su línea y realizar escuchas. Analizaron cruces de llamadas y mensajes de texto entre el sindicado líder de la banda y los cómplices, por lo que “pincharon” varias líneas.

Frases como “buscar las herramientas (armas) pa’ chorear ... bah ... pa’ trabajar”, quedaron grabadas en las conversaciones de Vilurón con sus secuaces. También se descubrió que las armas se las facilitaba Guirin.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído