Comerciantes de la Gatica no repuntan ni en verano

Dicen que se vende poco, pese a que una multitud pasa para el río.

Neuquén
La calle Gatica es una de las más transitadas, sobre todo cuando las altas temperaturas empujan a los neuquinos al río. A pesar de ser un camino obligado para concurrir al balneario Sandra Canale (ex Gatica) por donde peregrinan más de 3 mil personas por día, eso no se traduce a las ventas. Así lo señalaron los comerciantes apostados sobre esa arteria que, en el mejor de los casos, acusan un incremento del 30% de las ventas en temporada estival.

"Aumentan aproximadamente entre un 20 y un 30% durante el verano. Pero hay días malos y otros mejores, como ayer, que repuntó un poco", comentó el comerciante Luis Ibarra, cuyo local tiene más de 30 años en la zona.

Para Micaela, una vendedora del rubro regalaría, lo que más se vende en el local son los inflables que los clientes ocasionales suelen pasar a comprar camino al río. "Sin dudas, lo que más vendemos son inflables y pelotas que llevan al río. Pueden gastar de 40 a 150 pesos", comentó.

Según el carnicero Alejandro Berne, las ventas en verano suben como mucho un 20 por ciento más. Dijo que repuntan sobre todo los fines de semana, cuando se incrementa el pedido de cortes para hacer un asado, pero principalmente de chorizos. "Quizás porque es más práctico y más rápido, los fines de semana la gente compra chorizos comunes, que están a 78 pesos, como la rareza de este lunes, que me había quedado sin chorizos y me habrán pedido más de 20 kilos en total", aseguró.

La carnicería es un anexo de un autoservicio que no dudó promocionar en las paredes externas del local que trabajan con tarjetas de débito y crédito como para atraer al nuevo cliente que pasa.

Héctor, desde el mostrador de un mercado, admitió que no sólo no se ve efectivo en la calle, sino que a pesar de que algunos productos están en oferta no se mueven de las góndolas.

Si bien las cervezas pasaron de los 15 pesos hace un año atrás a los 30 pesos actuales, se siguen vendiendo, en detrimento de las gaseosas de primera línea, que las tienen a 25 pesos las de 2,5 litros. "La perspectiva no es muy buena, seguramente los sábados y domingos vendemos un poco más, pero alquilamos y hay proveedores y cuentas que pagar", sostuvo el hombre que tiene el local en el corredor comercial de la calle Gatica.

Los vendedores consultados coincidieron en que desde hace unos meses a la fecha se ha producido un amesetamiento en las ventas. Y quienes más lo padecen a la hora de pagar los impuestos y reponer la mercadería son aquellos que además deben pagar el alquiler del local comercial. Generalmente, suelen extender el horario de atención al público para captar una mayor clientela y exhibir productos en ofertas. Aun así, el lamento por lo que deberían vender y lo que venden es generalizado, teniendo en cuenta que es una de las calles más transitadas de la ciudad.


CIFRA
30.000 personas
Son las que concurren los fines de semana al balneario. En tanto que un día de semana suelen hacerlo unas 6000, según estimaciones municipales.


De a poco cambió el perfil de los consumidores
Neuquén
Los comerciantes coincidieron en que el perfil de los clientes tanto de paso como de los barrios cercanos ha cambiado en estos últimos tiempos.

"Hace como dos años que ha cambiado la clientela, quizás por los nuevos barrios como La Cigala, antes vendíamos muchísimo gaseosas de la zona de segunda marca, pero desde hace un tiempo para acá sólo se venden primeras marcas. Aunque una gaseosa de tres litros cuesta 45 pesos frente a los 25 pesos de las de segunda marca", ejemplificó el comerciante Luis Ibarra, el alusión a que el perfil del nuevo cliente que pasa a comprar que demuestra tener un mejor poder adquisitivo.

Indicó que hace unos años, la mayoría compraba vino en caja. Sin embargo, desde hace un tiempo, la nueva clientela prefiere la cerveza y en menor medida los aperitivos.

Coincidieron en que hasta hace poco era un "peligro" cuando regresaba la gente del río por el estado de ebriedad y optaban por cerrar los locales antes de tiempo. La situación cambió desde que pusieron el destacamento policial en el ingreso y hay un mayor patrullaje en ese sector.

"Ahora es más familiar la concurrencia al balneario Gatica; por lo menos la gente que pasa por acá (señala la calle) no causa ninguna molestia. Incluso a veces toman una cerveza afuera del local, pero tranquila, sin causar ningún problema a ningún vecino", dijo Natalia desde un autoservicio ubicado sobre una esquina.

Desde las últimas mejoras en la zona balnearia, el acceso a una playa de estacionamiento y una mayor arboleda, no sólo concurren jóvenes en grupo de amigos sino también familias con niños pequeños.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído