Con la moda por lo sano, florecen los locales dietéticos

Venden productos orgánicos y naturales. Algunos, desconocidos, provenientes de lugares remotos.

Mariel Retegui
reteguim@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El olor y color intenso de las especias asalta los sentidos de cada cliente que ingresa a un almacén naturista o a una dietética. Los comerciantes aseguran que el auge por este tipo de alimentos seleccionados no se trata de una moda, sino simplemente de un cambio de hábito de quienes eligieron mejorar la salud y la calidad de los productos que ponen en la mesa. Lo que las personas buscan en estos lugares se puede resumir en alimentos sin azúcar, sin harinas y sin gluten.
Para el que no conoce más allá de la harina integral, las semillas de chía o de sésamo, quinoa y a lo sumo aceite de coco, entrar a uno de estos locales es ingresar a un mundo hasta ahora casi desconocido. Legumbres, harinas, semillas, aceites, hierbas, jugos, sales y un sinfín de complementos nutricionales se pueden encontrar en estos comercios que abundan cada vez más.
En algunos suelen aconsejar acerca de cómo es la mejor manera de combinar este tipo de productos. "Los clientes piden todo lo que ven por internet. Igual es necesario el asesoramiento, porque muchas veces no se les explica cómo aprovecharlos mejor", cuenta Iván, empleado de Nutricia Dietética.

Popular: Las dietas saludables son cada vez más promocionadas y aceptadas por la gente.

"Todo tipo de alimentos industriales tiene su correspondiente gourmet o artesanal o sano. Un poco es ir reemplazado los industriales por los integrales, los sabores más cuidados, las enzimas potenciadas al ser de otra calidad. Se gasta un poco más pero al paladar y al organismo es impresionante la diferencia", asegura Alfonsina, encargada de Martín Noacco Market.

Además de los productos de calidad, orgánicos o sanos, existen otros más ignotos pero igualmente requeridos. Casi escondida, en un rincón de una de las estanterías hay unas latas de sirope de sabia, que es un alimento complementario que ayuda a depurar y desintoxicar el organismo. Se lo puede catalogar como una de las "rarezas" que suelen pedir los clientes a pesar de que su precio asciende a los 1900 pesos. "La gente lo pedía, lo buscamos y a pesar del costo, lo trajimos. Es una especie de jarabe. Es específico para quienes tienen déficit alimenticio", explica Marcos, empleado de Natural Shanti.

Otro de los productos que más piden los clientes es la maca de Perú, más conocida como energizante peruano, rico en magnesio y calcio.

Las bayas de Goyi también son consideradas entre los productos menos comunes pero cada vez más requeridos por ser un antioxidante natural. Lo mismo ocurre con el yacon, usado para calmar la ansiedad y por su alto contenido de potasio; o los complementos desintoxicantes en base a alfalfa, espirulina y espinaca. Una de las opciones es la compra a granel para reducir los costos y a su vez tener una variedad de productos para elaborar comida sana. Aunque los comerciantes coinciden en que tampoco es necesario correr tras los productos que están de moda, sino ser conscientes de la calidad de lo que se lleva a la mesa, así sea racionándolos.

Cosmética sin componentes animales

La estética también está contemplada en esta forma de vida consciente que comenzó a ser cada vez más popular entre los grupos de consumidores de Neuquén.

Tal es así que en estos lugares también se puede encontrar productos cosméticos, como labiales, sin componentes provenientes de animales ni que hayan sido probados previamente en estos seres vivos en los laboratorios e industrias.

A unos 80 pesos se los puede conseguir de sabor a zanahoria, cacao, rosa mosqueta o jengibre y menta. Los adquieren especialmente los veganos que buscan productos que no tengan componentes de origen animal.

Compras sueltas y variadas, una buena opción

El secreto es saber comprar menos y variado. "Si se llevan un kilo de porotos pallares, gastarán unos 80 pesos, pero acá podés gastar la misma plata y llevarte un poco de todo teniendo en cuenta que la soja está a 15 pesos y las arvejas a 23 pesos el kilo", aconseja una empleada de El Viejo Almacén.
Lo mismo ocurre con el resto de los insumos. En vez de adquirir un kilo de un único producto, se complementa con varios de similares características en cada local que se dedica a la comercialización de la dietética sana y natural.

Así se puede hacer lo mismo con la cascarilla, el texturizado de soja, las harinas integrales, de centeno, o las semillas de todo tipo y color.

Hay un amplio abanico de opciones que están al alcance de los consumidores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído