Coronados de gloria u olvidados

Una de las generaciones doradas del fútbol argentino, encabezada por el astro mundial, necesita levantar la copa. No es fácil, pero son capaces.

Es “la gloria o Devoto” y nuestros muchachos lo saben. Para el futbolero argentino, siempre tan exitista, no hay grises ni medias tintas. Es el Mundial que los lleva a la idolatría o el que puede distanciarlos más de la gente, que en algunos casos le reprocha a Jorge Sampaoli que no haya hecho una renovación más amplia. En ese contexto, el Mundial de Rusia aparece como la última gran oportunidad para la generación encabezada por el genial Lionel Messi, que ha estado a un paso de la gloria en varias ocasiones pero no pudo coronarlo con un título.

El propio crack del Barcelona advirtió hace unos días que su futuro en la Selección dependerá de lo que suceda en Rusia 2018. Leo llegó a renunciar después de la última gran frustración, en la segunda final de Copa América perdida ante Chile en Estados Unidos. Y ahora deja supeditado todo a lo que pase en esta competencia.

El crack, por edad (cumple 31 en los próximos días), podría disputar un Mundial más. Pero hay otros que ya no, como Javier Mascherano, quien tiene asumido que es su adiós de la Selección en la máxima cita.

Y hay otros que estarán bajo la lupa y que deberán hacer un buen torneo para gambetear la “condena social”, injusta quizás, triste, pero real. ¿O no los mataron incluso después de ser subcampeones del mundo? En ese grupo puede ubicarse a Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Ángel Di María y Lucas Biblia. Todos exitosos en sus equipos, todos talentosos y con la misma cuenta pendiente: coronarse con la Albicelese.

Méritos y desilusiones

Para esos jugadores será el tercer campeonato del mundo en el que participarán. El primero fue Sudáfrica 2010, en el que Argentina llegó hasta cuartos de final, cayendo por goleada ante Alemania.

El segundo fue Brasil 2014, arribando nada menos que a la definición del torneo, contra el mismo verdugo. Los germanos se impusieron 1 a 0 en la definición, en un partido en el que Argentina mereció mejor suerte. “No volví a verlo más”, supo declarar la Pulga.

“Todos los días sueño con eso”, confesó hace poco Biglia. La chance que se esfumó de hacer historia golpeó a este grupo de cracks.

seleccion.PNG

Pero habría más decepciones en definiciones. Otras dos finales perdidas, ante Chile encima, conel que existe una histórica rivalidad. Y ambas por penales. En el país trasandino y en el del norte.

Allí quedaron en la mira el Pipa Higuaín, por sus goles errados en momentos clave; Ángel Di María, por sus reiteradas lesiones; el Kun, por no ser decisivo, y hasta Lio Messi, por “no poner la cara como Maradona”.

Demasiado duros con estos jugadores a los que se les puede criticar muchas cosas, sobre todo fuera del campo, pero no se les debería reprochar tanto a nivel resultados.

Es cierto que sólo sirve ganar, que de los segundos nadie se acuerda. Por ello el título. Para esta hermosa generación, es ganar y quedar coronados de gloria o pasar al olvido. Rusia 2018 dirá....

“Después de Rusia definiré si sigo en la selección o no”, anticipó Lionel Messi. otros piensan igual.

acosta
Embed

LEÉ MÁS

Messi: "Lo que más quiero es que la Argentina gane"

Los hinchas se llevaron 4.000 paquetes de yerba para Rusia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído