LMNeuquen crimen

Crimen de Plottier: la asesina robó para saldar sus deudas de juego

La fiscalía consiguió una reformulación de cargos tras acreditar la nueva teoría que presentó el móvil del robo.

Sara Miranda, responsable del atroz crimen de Roque Mora (73) en su vivienda de Plottier, quedó aún más complicada tras una reformulación de cargos que echó por tierra los argumentos de su defensa previa. En un extenso alegato, fiscalía presentó evidencia de que la mujer era una aficionada al juego y a las apuestas, que la habían dejado con una deuda cercana a los 200 mil pesos, y las cuales comenzó a saldar lentamente al día siguiente del crimen. La mujer quedó acusada por homicidio doblemente agravado por ensañamiento y criminis causa, en concurso real con robo calificado por el uso de arma.

En la audiencia de formulación de cargos llevada a cabo este viernes, la fiscalía presentó nuevamente su teoría del caso, pero esta vez con un extenso relato con el que presentó el móvil del robo, tal como había adelantado LMN.

Te puede interesar...

Según la teoría del caso presentado por Titanti, el asistente letrado Bruno Miciullo y la fiscal de Violencia de Género Carolina Mauri, el crimen del hombre fue premeditado y motivado por las deudas que ahorcaban a Sara Miranda. Por eso, según lo registrado por las cámaras de seguridad de las inmediaciones, la mujer merodeó fuera de la vivienda de la víctima y finalmente cuando éste estuvo sólo, ingresó a las 19:50.

Tras bajar una persiana de la casa a través de la cual se podía visualizar el interior de la misma, comenzó a exigirle dinero al hombre, mientras le infligía las primeras heridas con un cuchillo y trozos de vidrio provenientes de dos botellas.

En medio de la tortura y ya con el dato de dónde estaba el dinero, la ex empleada se dirigió a un patio interno al cual sólo era posible acceder por el dormitorio y sustrajo un monto de dinero cercano a los $50 mil. Ya habiendo logrado su cometido y para asegurar su impunidad, le asestó a Mora dos puñaladas finales que causaron su muerte, se higienizó y se retiró del lugar cuidándose de no ser vista por quienes circulaban por allí.

Por todo esto y tras detallar un cúmulo de evidencia que probaría tanto el móvil como la autoría, los representantes del Ministerio Público Fiscal solicitaron la reformulación de cargos finalmente dictada.

La querella a cargo de los letrados Gustavo Lucero y Daniela Ossa adhirieron en su totalidad. “Queda demostrado que la imputada fue allí por dinero y no tuvo límites”, expresó Lucero al respecto.

Giro en la investigación

El testimonio de algunas ex empleadas amigas de la mujer acabaron por poner sobre la mesa su relación con la timba, y tras una serie de averiguaciones, los investigadores descubrieron las deudas.

Sara era aficionada a las apuestas, y junto a sus amigas solía visitar el casino, hasta que la pandemia ya no lo permitió. Aún así, el sistema de juego virtual que funciona a través de una carga de dinero a la cuenta del usuario, como si se tratara de un celular prepago, le permitió seguir inmersa en el ámbito.

La obsesión por el juego la llevó a destinar cada pequeño ingreso que recibía a las apuestas: su sueldo de doméstica y dos ayudas económicas de ANSES. Aún así, no fue suficiente y las deudas con sus amigas y el casino se empezaron a acumular.

Las piezas claves

Más allá de la evidencia que prueba que la mujer estuvo en el escenario del crimen esa noche, lo que llevó más esfuerzo fue hallar la evidencia del robo. Los hijos de la víctima fueron quienes primero propusieron la posibilidad dado que Mora no manejaba tarjetas, sino que cada mes retiraba su jubilación del banco y la guardaba en su casa.

fiscales mauri titanti audiencia.jpg
La teoría del caso fue presentado por la fiscal María Eugenia Titanti, junto a la fiscal de Violencia de Género, Carolina Mauri

La teoría del caso fue presentado por la fiscal María Eugenia Titanti, junto a la fiscal de Violencia de Género, Carolina Mauri

El hombre tenía un escondite muy particular, en una carpa de un patio interno de la vivienda, al cual sólo se podía acceder pasando por el dormitorio principal. La mañana en que se dio con el cuerpo del hombre, dicha puerta fue hallada entreabierta. Asimismo, no se halló nada de dinero, y los tickets y comprobantes que el hombre guardaba de sus gastos dieron cuenta de un gran faltante.

Lo que finalmente permitió determinar el destino de ese dinero, fue la repentina aparición de un monto de dinero en poder de la mujer, no registrado en sus movimientos bancarios. Al día 1 de julio, su cuenta sólo registraba un saldo de 50 pesos, y así se mantuvo en los días siguientes. Pero, inexplicablemente, el día 11 la mujer devolvió 10 mil pesos a una de sus amigas y luego pagó parte del alquiler que debía desde abril.

“La acusada debía más de $200 mil y no tenía un peso para saldar sus deudas”, resumió la fiscal Mauri.

Resolución

La nueva defensa, a cargo de las abogadas particulares Celina Fernández y Jorgelina Montero, no planteó oposición a la calificación requerida. A su turno, solicitaron una serie de aclaraciones a la parte acusadora y pidieron que no se tenga en cuenta ningún dicho autoincriminatorio profesado por su defendida mientras se encontraba sin una defensa técnica. A esto, la fiscalía no se opuso, dado que no hizo utilización de dichas declaraciones para sostener su teoría, sino el cúmulo de evidencia conseguido.

Sin oposición de las defensoras sobre la nueva calificación y la prueba aportada, y tras un cuarto intermedio de cuatro horas, la jueza Estefanía Sauli dictó la nueva calificación para la acusada, que prevé una pena de prisión perpetua. La mujer continuará bajo prisión domiciliaria.

jueza estefania sauli.jpg
Tras un cuarto intermedio de cuatro horas, la jueza Estefanía Sauli dictó la nueva calificación para la acusada

Tras un cuarto intermedio de cuatro horas, la jueza Estefanía Sauli dictó la nueva calificación para la acusada

Hipótesis de la defensa descartada

La nueva evidencia presentada por fiscalía desarticuló el relato del intento de abuso y homicidio en defensa propia presentado por las defensoras anteriores, quienes aseguraban que el traumático pasado de Miranda la había dejado tan marcada que su reacción desmedida se asemejaba a un grito de basta.

Cabe recordar que la mujer había agregado tras su confesión del crimen que el hombre “le había ofrecido tener sexo con él por 400 pesos” cuando ella acudió esa tarde del 10 de julio a “pedirle trabajo”.

Dado que la nueva defensa no propuso su propia teoría en la audiencia de hoy, resta ver qué camino tomarán frente a la prueba que puso a su defendida contra las cuerdas.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.783439490446% Me interesa
4.140127388535% Me gusta
1.2738853503185% Me da igual
2.5477707006369% Me aburre
80.254777070064% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario