El clima en Neuquén

icon
10° Temp
62% Hum
La Mañana Marabunta

La historia de la arquera campeona con Marabunta: es profe, martillera y ataja hace 30 años

Patricia Painevilu fue la mejor arquera del Regional Patagónico de hockey que el equipo cipoleño obtuvo el último fin de semana.

Marabunta todavía festeja la obtención del Regional Patagónico de hockey femenino el fin de semana en la Ciudad Deportiva de Neuquén capital. Para la Hormiga, fue la cuarta final al hilo en la que recién pudieron quedarse con la gloria ante La Barranca de La Pampa y por 1 a 0. En un plantel que tiene calidad a la hora de jugar, además hay muchas historias de sacrificio.

“Se vivió muy a flor de piel, la verdad que nosotras con la llegada del “Pola” (Raúl Molla), el nuevo entrenador, estábamos bastante ansiosas. Esta era la cuarta final consecutiva a la que llegábamos pero que en tres veces no se nos había podido dar, y quedamos siempre con el segundo puesto”, dijo a LM la arquera Patricia Painevilu, fundamental en la obtención del título.

El equipo cipoleño demostró su fortaleza en la ronda inicial y no tuvo errores en los duelos cerrados de las llaves eliminatorias. “El nuevo planteo del técnico nos llevó a que el juego se vea reflejado en la cancha y en ese sentido estábamos muy concentradas, dándonos seguridad cada una en su rol y esa confianza fue creciendo partido a partido”, sostuvo.

arquera marabunta.jpg

El Regional Patagónico es uno de lo torneos más importantes para el hockey zonal y a la vez uno de los más exigentes, ya que se jugó en cuatro días. “Muchísima exigencia, hubo dos partidos en un día, pero la parte del preparador físico también es fundamental porque después nos tocaba el famoso 'a la pileta con hielo', ahí estábamos todas recuperándonos”, explicó.

Patricia fue una de las que recibió un premio individual, siendo la mejor arquera. Aluhé Camps fue la goleadora y Juana Barasich la mejor jugadora de la final. No es la primera vez que esto pasa, con lo cual queda demostrado la calidad de jugadoras que tiene Marabunta “Es el segundo año consecutivo que logramos tener las tres un premio individual, así que muy contentas”, comentó.

Painevilu mantuvo el arco en cero en la final, donde la victoria fue para la Hormiga por la mínima. “Sinceramente lo amo, es mi pasión. Cada vez que me pongo el casco, como digo siempre, me convierto en otra persona, disfruto cada bocha que atajo, cada situación de juego es una adrenalina que es en el único lugar donde la puedo sentir y que realmente lo disfruto”, dijo sobre su puesto en la cancha.

medalla arquera marabunta.jpeg

El arco es difícil en cualquier deporte por equipos, es un puesto crítico y conlleva una gran responsabilidad. “Es un puesto bastante clave, donde siempre tenés que estar muy comprometida y con la cabeza enfocada. Ser arquera en cualquier disciplina es complejo, hacés un entrenamiento distinto al que hacen las jugadoras”, afirmó.

Patricia, la arquera de Marabunta que es profe y martillera

La "1" de Marabunta lleva 29 años defendiendo los tres palos y ha vivido miles de situaciones en cancha. Para Patricia este torneo fue especial, porque el mismo profe que tuvo de niña, la acompañó en este nuevo logro. "Llevo muchísimos años en el arco y justo el primero que me llevó a estar ahí, bajo los tres palos fue el “Pola” (Molla), así que volver a encontrarme con él a mis 41 años fue una felicidad enorme. Comencé a los 7 años a jugar al hockey y a los 12 ya estaba de arquera, así que es muchísimo", repasó.

La arquera, como la gran mayoría de sus compañeras del equipo, tiene que dividir su día entre la profesión y los entrenamientos. La profesora de educación física y martillera, no afloja ni un poco en la semana para llegar plena a los partidos. “Se puede pero es complejo, porque cada jugadora del equipo tiene sus responsabilidades. A las 20, cuando llega el horario del entrenamiento, cada una agarra su propia mochila con el día a día, llega, la deja de lado y hay que enfocarse en poder mejorar y dar lo mejor de cada una en cada entrenamiento y partido”, contó.

El gremio de arqueras, un mundo aparte

En el fútbol, la figura de Emiliano el Dibu Martínez contagió a miles de niños a copiar la imagen y querer ocupar el rol de arquero. En el hockey, las arqueras no abundan. “Sinceramente, como decimos nosotras, el “el gremio”, es de muy poquitas. Ahora se da que mi suplente es una nena de 15 años, así que de mi parte estoy incentivándola, apoyándola para que nos acompañe en este proceso. Ella va a ser el futuro”, contó esperanzada.

El equipamiento de una arquera de este deporte ha ido cambiando con el paso de los años. “Empecé con los de caño y esos sí que eran pesados, este es de un material muy liviano y ya es parte mía, es como una extensión, no lo considero pesado. Lo que sí cambia es la cancha de agua, de la de arena a la de agua cambia un montón”, repasó.

En cuanto al campo de juego de la Ciudad Deportiva, la cancha de agua es una novedad y un piso bastante nuevo en Neuquén, algo que las atletas agradecen. “El juego es mucho más rápido y, si me das a elegir, me quedo con la de agua. Para deslizarme es mucho más linda y más ágil, puedo llegar más rápido a las bochas. Estamos más que agradecidas que Neuquén tiene cancha de agua porque es otro el nivel que te pude dar”, concluyó.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario