El clima en Neuquén

icon
Temp
76% Hum
La Mañana tormenta

Dominga y Abel, los crianceros que perdieron todo con la tormenta

El temporal atravesó sin piedad su chacra y hasta se metió en su propia vivienda. Impotencia, tristeza y dolor. Conocé su historia.

Así como la naturaleza suele ser generosa y benévola, hay veces que también muestra su peor costado. La tormenta de granizo que se abatió este miércoles por la tarde sobre Buta Ranquil dejó tras su paso destrucción, tristeza y desconsuelo. A los daños producidos en las calles y viviendas de la localidad, se sumaron las pérdidas en la sección chacras. Allí el sorpresivo temporal demostró todo su poderío.

La chacra de los históricos productores Dominga Tapia y Abel Barros dejó ver las peores postales del fenómeno climático. Los maizales destruidos y el tendal de pavos muertos a sus pies fueron los resultados que llenan de impotencia y dolor a este matrimonio que le entregó once hijos a estas tierras, muchos de ellos supieron seguir el legado.

Te puede interesar...

Una tormenta que sorprendió a todos

“La tormenta comenzó a las 16:30 hasta las 17:40 aproximadamente. Todo comenzó con un fuerte ruido que escuchábamos que venía de los álamos, ya que se empezaron a mover. Nos fuimos para adentro de la casa cuando se acercaba más el ruido. Venía una fuerte presión de agua y empezaron a caer granizos muy grandes y con viento muy fuerte. Nunca pensamos ni siquiera nos esperábamos esta tremenda tormenta”, señaló la nieta de los chacareros, Luly Barros, en contacto con LM Neuquén.

Tormenta Abel Chacra Buta Ranquil (1)

A su vez, agregó: “Mis abuelos y mis tíos tenían sembrada sus chacras y en dos semanas más ya iban a tener acelga, tomates, repollos, uvas y choclos para la venta, pero con la fuerte tormenta quedó todo destruido y no tan solo eso a mis abuelos les pasó agua dentro de la casa y en las calles no se podía transitar por el agua y el barro”.

Dominga Tapia, de 69 años, y Abel Barros, de 82 años, son nacidos y criados en Buta Ranquil. Toda su vida se dedicaron a la siembra y a la crianza de animales. “Ellos se sienten muy mal porque toda la vida se dedicaron a la siembra y a lo que es criar pavos y gallinas y hoy al ver todo esto que les pasó la verdad que quedaron desconsolados y tristes. Mi abuelo Abel nos dijo que ya no quería seguir más porque no podía entender que tanto esfuerzo se perdiera en tan solo un rato. El solo quiere disfrutar de la vida, pero sé lo que le duele dejar de producir su chacra que tanto ama y cuida”, señaló.

Tormenta Abel Chacra Buta Ranquil (1).png
Así quedó la chacra en Buta Ranquil.

Así quedó la chacra en Buta Ranquil.

La joven también contó que sus tíos Beno y Noemí también sufrieron pérdidas en verduras y frutas, y algunos daños en sus viviendas. “La mayoría de mi familia son productores y crianceros y es una verdadera lástima todo los que nos pasó y sé que son cosas de la naturaleza y que nada podemos hacer pero de todas formas duele y mucho”, concluyó.

-> Las primeras imágenes del campo tras el temporal

Tormenta en Buta Ranquil 02

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario