Duros cruces entre Macri y Scioli durante el debate

El choque entre los candidatos superó los 53 puntos de rating.


Embed

Buenos Aires.- Los candidatos a la presidencia, el oficialista Daniel Scioli y el opositor Mauricio Macri, cruzaron ayer fuertes acusaciones en el debate público que protagonizaron a una semana de la segunda vuelta electoral.

Sin demasiado debate sobre propuestas específicas, el postulante del Frente para la Victoria (FpV) apuntó a asegurar que Macri promoverá una devaluación del peso y un ajuste económico. En tanto, el candidato de Cambiemos asoció y responsabilizó a Scioli de los problemas que deja el gobierno de Cristina Fernández. La emisión televisiva -sumando canales de cable y aire- superó los 53 puntos de rating.

"Quiero decirle al ingeniero Macri que sus ideas, sus decisiones y sus propuestas son un peligro para el conjunto de la sociedad", afirmó Scioli, luego de que el candidato del frente opositor Cambiemos expusiera su plan económico sin dar mayores detalles.

Macri negó que los votantes tengan miedo al cambio que él propone. "No creo que tengan miedo, los veo muy contentos. Los que tienen miedo son ustedes, los que están gobernando, porque han abusado del poder y tienen miedo de volver al llano. No hagas de vocero mío, hablá de tus propias propuestas, yo no he hablado nunca de ajustar, ustedes ajustaron, por algo hace cuatro año no crecemos", señaló el actual jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Hubo más chicanas que confrontación de ideas, aunque en un clima de mutua cordialidad. Resta saber cómo influirá el debate en el resultado.

"Daniel, ¿en qué te has transformado? ¿En qué te han transformado?", le cuestionó Macri cuando el gobernador de la provincia de Buenos Aires advirtió que el líder del partido del PRO aplicará "una devaluación que viene de la mano de un brusco ajuste" y un "retroceso al pasado".

Scioli se mostró por momentos más nervioso que su competidor, quien lució más distendido aun cuando lanzó fuertes ataques. De cualquier manera, en cuanto al trato que se prodigaron, lejos estuvieron de las predicciones. Ni Scioli actuó con agresividad, ni Macri pudo cumplir con el rol de pastor electrónico y candidato influido por la filosofía zen. Es más, Macri se lanzó a la ofensiva con chicanas y golpes muy previsibles.

Efectivamente, el candidato presidencial de Cambiemos sorprendió al criticar de manera directa a su contrincante, desplazándose de su característico discurso que evita comentarios negativos. Se mostró firme en sus propuestas y también al defender su gestión en la ciudad de Buenos Aires.
Macri comenzó su intervención recordando sus propuestas: pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y unión de los argentinos. Luego arremetió contra Scioli.

"Te escucho decir que los argentinos tienen miedo, pero yo veo esperanza. Los que tienen miedo son ustedes, los que gobiernan, porque abusaron del poder y no quieren perder sus privilegios", dijo.
"Hace varios días que hacés de vocero de lo que yo haría, pero que en realidad no voy a hacer. Yo no hablé nunca de ajustar. Ustedes ajustaron, por eso hace cuatro años que no crecemos", agregó, y ante la evasiva respuesta de Scioli disparó: "¿En qué te has transformado Daniel? ¿En qué te han transformado? Parecés un panelista de 678".

Después resaltó el vínculo de Scioli con el oficialismo y apuntó contra el Indec: "Vos no sos el cambio, elegiste ser la continuidad, elegiste estar con Zannini, con Aníbal Fernández, con Milagro Sala, con Axel Kicillof. Nosotros somos el cambio y eso genera confianza".

Ante las evasivas de Scioli, que buscó desprenderse del FpV diciendo que si gana será distinto al actual gobierno, Macri disparó: "Ahora entiendo a los periodistas, es frustrante que nunca encares una pregunta directamente".

En Seguridad y Derechos Humanos, Macri se mostró menos confiado. Por un lado, volvió a criticar la herencia kirchnerista de Scioli, enfocándose en dichos del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández: "El avance del narco es una gran preocupación. Prácticamente la mitad de las cocinas de paco se generan en el Gran Buenos Aires. Pero Aníbal dice que la droga está de paso. ¿Vos le crees?".

Sin embargo, Scioli logró inquietar a Macri al referirse a la trata de personas. Scioli le recordó que el gobierno porteño vetó una ley para crear una oficina para combatir ese flagelo. Y luego, en tono irónico, le dijo: "Si no podés resolver el problema de los trapitos en la ciudad de Buenos Aires, ¿pensás que la gente te va a creer que podés combatir el narcotráfico?"

De acuerdo con todas las encuestas, Macri saca una ventaja sobre Scioli de entre 7 y 12 puntos, según sea quién lo mida. Resta saber si el debate histórico de ayer podrá influir o cambiar esa tendencia.

La batalla de los gestos también jugó su rol

Si la pantalla del televisor no tuviera audio y alcanzara sólo lo que se vio anoche para evaluar con un puntaje gestual a los candidatos round por round -como en el boxeo-, el retador (Macri) saldría mejor parado.

Fue el que primereó en el saludo a su rival, logró mantener la mayor parte del tiempo el rostro bastante distendido, aún en los momentos en que mejor le pegó Scioli, como cuando lo chicaneó: "¿No pudiste con los trapitos y pensás que la gente te va a creer que vas a combatir el narcotráfico?", y dio la sensación de haberse sentido más cómodo en el intercambio de golpes.

En el atril de enfrente, Scioli no pudo doblegar un rostro tenso (con dosis homeopáticas de sonrisas fugaces) y los tics de la boca cuando su adversario le formulaba preguntas. De todos modos, aunque se mantuvo serio y pareció contenido, su brazo izquierdo se levantó con énfasis varias veces para darle cuerpo a sus palabras y cuestionar mudamente a Macri, bien a tono con su sangre italiana.

La economía quedó para otra ocasión


Si Scioli y Macri coincidieron en no contestar puntualmente cada pregunta que su rival le formuló, también a dúo pecaron en la omisión de un tema central de la Argentina de hoy: las medidas económicas. Los dos presidenciables apenas sobrevolaron la cuestión y no fueron más allá de las promesas difusas que vienen realizando en la campaña. Ayudados por el formato del debate, se limitaron apenas a picotear: Scioli se centró en acusar a Macri de devaluador y Macri se defendió diciendo que no va a devaluar; Scioli se embanderó con el modelo estatista y Macri contragolpeó diciendo que en la ciudad de Buenos Aires no atacó al Estado. Pero ninguno se sumergió con decisión en las aguas turbulentas del precio del dólar, el pago o no pago a los acreedores, el ataque a la inflación, el futuro de las economías regionales, la política de exportaciones. Habrá que esperar a que pase el 22.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído