El arzobispo pidió perdón por el cura que ocultó a su hija

Mario Cargnello dijo que busca "restañar las heridas causadas" a Agustina Gamboa Arias, que reveló el abandono de su padre sacerdote. Anunció que abrirá una investigación canónica.

Después de la enorme repercusión que tuvo el testimonio de la joven Agustina Gamboa Arias, quien denunció que uno de los curas que levanta la bandera celeste en contra del aborto legal, es su padre y que además se negó a reconocerla; el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, salió a pedir “perdón a Dios” y “a todos los hermanos por el dolor causado por la noticia, el escándalo” y “el daño que los hechos han provocado”.

“Es mi deseo y propósito, restañar las heridas causadas a la Srta. Agustina María Gamboa Arias”, dice Cargnello en un comunicado de prensa. “Estoy abocado al estudio de lo manifestado por la Srta. Gamboa Arias para conocer todos los hechos. Entregaré al Señor Promotor de Justicia de la Arquidiócesis todos los datos que dispongo para que sean analizados a la luz del ordenamiento canónico vigente y actuar consecuentemente”, dice el texto. El arzobispo pidió además “rezar” por todos los afectados por esta situación.

"Se enteró del embarazo desde un primer momento y siempre se opuso porque él ya era cura. Llevó dos años lograr que me diera el apellido y fue todo por orden judicial. Él habla de acompañar a la mujer que está en la disyuntiva de continuar o interrumpir un embarazo, también dice que hay que "apoyar a los chicos que están vivos'. Todo esto me parece una total hipocresía".

"Llevo el apellido de mi progenitor, pero originalmente fui anotada en el Registro Civil como Agustina Arias, ya que se negaba a reconocerme legalmente, negándome también el derecho de todo niño o niña a su identidad. El 16 de agosto del 2002, mediante requerimiento de un abogado, pude ser reconocida como consta en la acotación al margen de mi acta de nacimiento. Si bien estoy viva, si fuera por él estaría en completo abandono", había revelado Agustina hace unos días en una extensa carta en Facebook.

"Carlos se enteró del embarazo desde un primer momento, cuando le contó mi mamá, y siempre se opuso porque él ya era cura. Llevó dos años lograr que me diera el apellido y fue todo por orden judicial", agregó.

Hace cuatro años, Agustina viajó a Salta para buscarlo y lo encontró en una iglesia justo antes de dar misa. Discutieron afuera de la parroquia y esa fue la última vez que lo vio. Con 15 años, la adolescente sintió que necesitaba ese descargo personal como una forma de encarar al fin todos esos años de abandono. Pero la necesidad de expresarse volvió ahora, a sus 18, cuando en medio del debate sobre la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo escuchó a su progenitor levantar la bandera celeste.

agus.jpg

Haciendo referencia a una entrevista que dio Gamboa donde se manifiesta en contra del aborto legal, la joven expresó: "¿Por qué él se siente con autoridad moral para decirlo tan livianamente? Imponiendo con ese discurso un pensamiento sobre la sociedad, sabiendo que sus palabras tienen mucho peso, pero sus actos lo contradicen. Debo decir que todo esto me parece una total hipocresía. Él habla de acompañar a la mujer que está en la disyuntiva de continuar o interrumpir un embarazo, también dice que hay que "apoyar a los chicos que están vivos'. Siendo yo su hija, la que pasó por muchas situaciones de abandono porque Carlos Gamboa nunca se preocupó por conocerme".

Embed

LEÉ MÁS

Echan a un cura de un colegio católico por amenazar a un alumno con una navaja

Chile: cura preso por abuso

Un cura le prohibió usar el pañuelo verde a una alumna en un colegio católico

Indignación: un cura golpea a un bebé que llora durante el bautismo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído