El barrio del Alto que perdió la brújula de la tranquilidad

El súper y el shopping modificaron por completo la vida de los vecinos.

Andrea De Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- Hace un año, el nuevo shopping del Alto abrió sus puertas después de esperados anuncios. A la par se iniciaron las obras de ensanchamiento de calle Leloir, y tiempo antes se inauguró el hipermercado Coto. Estos cambios impactaron de lleno en el barrio, y la zona residencial y silenciosa, ubicada a pocas cuadras del centro, le dio paso al bullicio constante, empujado por el intenso tránsito, las luces y el correr de autos que van y vienen durante todo el día.

Al principio, cuando todo era nuevo, los vecinos sintieron el cambio y no simpatizaron con el aluvión de gente que invadió las calles. Pero con el paso del tiempo aceptaron que no había opciones. Hoy, varios meses más tarde, miran desde sus ventanas el movimiento comercial y muestran resignación ante el descontrol diario del tránsito

A pesar del impacto del cambio, muchos aseguran que se acostumbraron al constante movimiento de uno de los sectores más concurridos de la ciudad.

Según contaron, el principal cambio se sintió en las calles, sobre todo en las perpendiculares a Leloir: Santiago del Estero y La Rioja. Estas suelen ser las más conflictivas y donde los bocinazos muchas veces despiertan a los vecinos.

Ricardo vive sobre La Rioja, a 50 metros de Leloir, desde hace 30 años. Si bien no le costó amoldarse a la nueva zona, le preocupan ciertas medidas impulsadas tras la llegada de los centros comerciales. Y el semáforo de una de las esquinas es una gran preocupación.
"El tiempo que habilita para pasar es muy corto y genera colas que llegan hasta Matheu, con lo cual a veces no podés ni entrar ni salir de tu casa, es complicado", dijo y agregó que estacionar en la puerta de casa ya casi no se puede. Aclaró que, a pesar de esto, la entrada exclusiva de garage la respetan y eso es un alivio: "A veces medio justo, pero en eso no tenemos problemas".

"Hace 6 años que trabajo acá y cambió mucho. Se nota en el ruido, en el tránsito y en la gente que camina. Mucha gente que va y viene todo el tiempo, eso antes no se veía tanto". Norma. Trabaja en un edificio frente al shopping.

"Cambió mucho el movimiento sobre Leloir, se complicó para circular a pie o en auto. La salida es una ensalada porque vienen los autos de todos lados, salen y se arma lío". Rogelio. Vive a tres cuadras de Leloir desde hace 40 años.

De los alacranes al pavimento

"Vivo en este barrio desde hace 40 años, cuando donde está el Shopping había una laguna. Obviamente era todo de tierra, lo único que había eran hormigas y alacranes. De eso ya no queda nada, cambió mucho", contó Rogelio, quien aclaró que el cambió fue muy fuerte e impactó en todos. También dijo que la euforia de aquellos días bajó y que en la actualidad no se respira ese clima conflictivo de los comienzos.

"Los peatones cruzan por cualquier lado y los autos no respetan nada ni a nadie. Tal vez deberían poner en esa división de carriles algo que impida el paso de los peatones porque es muy peligroso", opinó.

Norma no es vecina, pero trabaja en uno de los edificios sobre Doctor Ramón. Contó que no sólo cambió la cuestión del tránsito, sino también el movimiento de gente a pie. "Santiago del Estero es un lío porque es doble mano y estacionan de ambos lados, y cuando no pueden pasar, empiezan los bocinazos y no paran", dijo.

Enrique, quien hace 24 años tiene su casa en el barrio, coincide en que los principales cambios se dieron con la circulación de vehículos, que el furor duró unos pocos meses y que hoy ya está todo más ordenando: "Las noches de promociones esto es un lío, pero el resto de los días no es tan complicado", comentó y estimó que el tránsito mejorará mucho cuando esté terminada la ampliación del corredor.

Los dos edificios que se levantaron sobre Leloir cambiaron la vida del barrio, y la tranquilidad ya es parte del pasado. Algunos renegaron un tiempo y otros lo siguen haciendo, pero la gran mayoría está contenta de ser parte de ese espacio comercial que no para de crecer.

Todos los días circulan unos 26 mil vehículos

Se estima que luego de la apertura del hipermercado y del shopping, más de 26 mil vehículos circulan diariamente por la céntrica calle Leloir, unos 1600 más que antes de las inauguraciones de estos dos centros comerciales. Si bien el movimiento de hoy es mayor, el tránsito es también más fluido.
Esto se debe, en parte, a la obra de ampliación del corredor Leloir-Dr. Ramón, que comenzó a hacerse efectiva hace poco más de un año. El objetivo fue mejorar el tránsito en un sector donde circulan autos, motos, colectivos, camionetas y los camiones de carga que tienen como destino final la Ruta Provincial 7.

Con la obra, que incluye unos 2000 metros entre la Legislatura y la Ruta 7, Leloir dejará de tener 12 metros de ancho con una mano de ida y otra de vuelta y pasará a tener dos carriles por mano con 10 metros por lado, estacionamiento lateral de cada lado y un cantero central para el descanso de la gente que en algún momento cruza esta calle.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído