El clima en Neuquén

icon
Temp
61% Hum
La Mañana varados

El crucero de argentinos que se convirtió en pesadilla: murió un pasajero de 83

Más de 45 argentinos, de entre 65 y 80 años, se encuentran varados en Brasil, luego de ser trasladados de Chile a Estados Unidos. Piden con urgencia que el gobierno argentino autorice un vuelo chárter que una empresa dispuso para su regreso.

POR ANALIA CASTRO - castroa@lmneuquen.com.ar

La pandemia del coronavirus sigue sumando historias de viajes frustrados, incertidumbre y desesperación. Las vacaciones soñadas de un grupo de argentinos, de entre 65 y 80 años, se transformaron en una verdadera odisea cuando, tras realizar un crucero de 15 días por la costa patagónica de Chile y Argentina, se quedaron varados en la embarcación durante largos días para luego ser trasladados a distintos países, sin aún poder pisar suelo argentino.

Te puede interesar...

Tras disfrutar de los paisajes de Puerto Madryn, Ushuaia, Puerto Montt, Punta Arenas, los integrantes del contingente tomaron conciencia de la cruda situación que se vive a nivel mundial por el brote de COVID-19 cuando no pudieron desembarcar en la localidad trasandina de San Antonio, para regresar al país, el 15 de marzo, con un vuelo desde Santiago de Chile, tal como se preveía sobre el final de su itinerario.

"Con las valijas abajo, en la bodega del barco para descender, dos horas antes de las 7 de la mañana nos avisan que los puertos chilenos no estaban abiertos. El gobierno chileno se negó a recibirnos. Durante dos días estuvimos sin poder atracar en San Antonio, mientras las autoridades de la compañía y la Cancillería argentina trataban de solucionar el problema, pero no lo lograron. Ni siquiera el barco pudo atracar para cargar comestibles, ni siquiera permitieron eso. Recién lo pudieron hacer en Valparaíso", contó la marplatense Luciana Rossi desde San Pablo, Brasil, donde se encuentra desde hace una semana aguardando el aval de la autoridades nacionales para que un vuelo chárter la traiga de regreso junto a a otros 45 argentinos.

El crucero de argentinos que se convirtió en pesadilla

"Después continuamos viaje hasta San Diego, Estados Unidos. Ese era el único puerto que nos recibía. Llegamos el 30 de marzo. Allí estuvimos varados unos cuantos días porque solo dejaron bajar a los americanos y europeos que también estaban en el tour, pero no a los latinoamericanos", agregó en diálogo con LM Neuquén.

Tras otros cinco días de incertidumbre, el 4 de abril los llevaron con un micro desde el barco, "custodiados por la policía", hasta la pista del aeropuerto de San Diego para trasladarlos a Miami y luego a San Pablo, donde se encuentran actualmente con el contingente de coterráneos, con un pasajero menos, dado que falleció u hombre de más de 80 años por el alto nivel de estrés que padeció en los últimos días.

"A todos los que estábamos en condiciones de salud se nos permitió bajar, la mayoría somos personas mayores con distintas patologías. Entre nosotros había un señor de 83 años, de La Pampa, que había viajado con su esposa. Tenía problemas cardíacos y pulmonares. Lógicamente tuvo un desgaste tremendo con toda la travesía. El vuelo, que fue muy largo y cansador, lo terminó agotando. Y bueno, cuando llegamos a Brasil, se descompensó, lo internaron y falleció", relató Rossi.

Tras ser consultada si el hombre presentó algún síntoma de COVID-19, la marplatense dejó muy claro que ninguno de sus compañeros de viaje fue diagnosticado con el virus y que el turista pampeano falleció debido a la situación de estrés que padeció y su frágil estado de salud. "Aclaro bien que no tiene que ver con coronavirus, sino con su problema cardíaco anterior", recalcó.

A la espera de una respuesta de las autoridades de Argentina

Desde el pasado 4 de abril, Luciana y otros 45 argentinos que viajaban con ella se encuentran hospedados en un hotel de San Pablo a la espera de que se habilite el vuelo para retornar al país. "Se ve que hay situaciones prioritarias a las nuestras", lamentó Rossi con cierta molestia. "Nosotros insistimos que la urgencia nuestra es la edad de las personas que conformamos este grupo. A la Argentina no le cuesta nada más que darnos el permiso para volver, porque lo vamos a hacer con un vuelo chárter que dispuso la compañía Celebrity que organizó el tour", remarcó, dejando en claro que su regreso no tiene nada que ver con un vuelo de repatriación por parte de la línea de bandera nacional.

Más allá de la angustiarte situación que está pasando, la mujer destacó el buen trato de la empresa que organizó el crucero, dado que se hizo cargo de todos los gastos por la extensión de su estadía fuera de la Argentina: traslados, chequeos médicos, comida, alojamiento e incluso el avión que los traerá de regreso cuando las autoridades nacionales lo dispongan. "Hay un acompañamiento total de parte de la compañía con tres personas permanentemente atendiendo nuestras necesidades. En el hotel, además de las habitaciones, tenemos un sector donde podemos caminar un rato a la mañana y otro a la tarde", comentó.

"Ahora estamos un poco más tranquilos en comparación con los últimos en el barco, que fueron los más estresantes, y después de ese vuelo tan duro. Lógicamente los ánimos están un poco decaídos pero bueno, entre todos nos estamos levantando, aunque un día uno está mejor y otro, no tanto", reconoció Rossi con entereza, del otro lado del teléfono.

"Por suerte estamos todos bien de salud, nos hacen controles diarios de temperatura y oxigenación, seguramente para preparar las fichas de salud de cada uno de nosotros para el posible reingreso que no sabemos cuándo será", concluyó.

LEÉ MÁS

Cinco neuquinos varados en Cusco esperan por el regreso a casa

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario