El día después de la furia en el oeste

Los protagonistas dieron su versión tras los hechos violentos en el cierre del duelo entre Maro y Cente.

Neuquén. Lo que era una fiesta terminó en un verdadero escándalo en el partido de semifinales del Federal C entre Maronese y Centenario. A sólo unos segundos para el final, cuando el local estaba a punto de convertirse en finalista del certamen, jugadores se trenzaron a los golpes, lo que desencadenó una gresca importante entre integrantes de ambos equipos.

El día después, los protagonistas intentaron bajarle los ánimos a la polémica, aunque insistieron en algunos reclamos hacia el bando de enfrente y el arbitraje.

Te puede interesar...

Del lado de Centenario argumentan que el equipo local abusó de lo extrafutbolístico para hacerse con la serie, principalmente “haciendo tiempo”. Además, según el entrenador Manuel Sánchez, el técnico del Dino habría “gastado” al arquero Javier Berra en un momento del partido, lo que caldeó aún más los ánimos.

“El técnico de ellos nos gastó, le dijo a Berra ‘se comieron dos pepas’, entonces se generan muchas cosas. De todas formas ya está y uno es autocrítico porque el incidente lo empezamos nosotros”, aseguró Manu Sánchez.

Por su parte, el entrenador Alberto Arozarena respondió en declaraciones a LU5: “Yo nunca lo cargué a Berra ni cargo a ningún jugador”.

Del mismo modo, ambos fueron críticos con el arbitraje. En Centenario consideraron que el tiempo de descuento fue escaso en ambos partidos en relación con el tiempo de juego que se había perdido. “Ellos hicieron tiempo los dos partidos. Los árbitros no respetan al equipo que quiere jugar. Ellos apostaron a que el partido sea trabado y a hacer tiempo, y lamentablemente los árbitros lo favorecieron”, consideró Sánchez.

“Ellos tienen licencia para pegar y hablan de juego limpio. Berra en los dos partidos metió unas patadas descalificadoras que eran para expulsión y las dos veces lesionó a Jeldres”, respondió Arozarena.

Bronca que viene de antes

La rivalidad deportiva entre ambos fue creciendo desde aquella semifinal del 2014 por este mismo torneo. A partir de ahí se vieron las caras varias veces en Lifune y Copa Neuquén, y cada cruce se jugó como una final.

Si bien los dos planteles han sufrido cambios, el grueso de los jugadores se mantiene y la pica está siempre latente.

Para este torneo, la cuestión se acentuó cuando, todavía en la zona de grupos, Arozarena declaró que le pareció “raro” que Centenario haya perdido ante Don Bosco por goleada en la anteúltima fecha, algo que generó enojo en la Colonia.

Los cruces de palabras entre los bancos de suplentes fueron una constante en ambas series, lo que de a poco fue caldeando el ambiente en el partido final.

Los dos entrenadores analizaron los incidentes del final del partido.

Paños fríos

De todas maneras, los dos equipos intentaron bajarle los decibeles a la violencia y condenaron lo ocurrido sobre el final.

“Somos autocríticos porque nosotros fuimos los que empezamos los incidentes y no está bueno que eso pase”, consideró Sánchez.

“Es una locura que nos acostumbremos a que los partidos terminen así. No le hace bien al fútbol”, coincidió Arozarena.

Ahora, cada uno se concentrará en lo que viene. Del lado de Cente, es hora de hacer borrón y cuenta nueva pensando en la Copa Neuquén. El Dino, por su parte, ya se mentaliza en la final y en sumar otra estrella a su prolífica historia.

“Uno es autocrítico porque el incidente lo empezamos nosotros, pero el técnico de ellos nos gastó”.Manuel Sánchez. Entrenador de Centenario

“No pueden dejar pasar esto. No puede ser costumbre que el partido se termine a las piñas y a los botellazos”.Alberto Arozarena. Director técnico de Maronese

Laco del Pino: “Si bien uno es un tipo grande, sigue cometiendo errores”

Uno de los principales apuntados del lío fue Carlos del Pino, experimentado defensor de Centenario que inició el tumulto agarrando a las piñas al arquero suplente de Maronese.

“Después que pasa, uno rebobina todo. Si bien uno es un tipo grande, sigue cometiendo errores. Ayer se desató algo que no era esperado porque queríamos una fiesta”, analizó Laco tras los hechos. “Se desata todo por la impotencia, para qué vamos a mentir. Un tipo como yo que ya me estoy retirando del fútbol me dolió irme de esa manera. Me hago cargo totalmente”, agregó.

Además, contó cómo fue la secuencia previa que desató su furia: “Luciano (Julio, el árbitro) cobró un foul que no fue, me vino a expulsar y ahí yo reaccioné. Me hago cargo cuando nos va bien y ganamos y también me hago cargo ahora”.

Y concluyó: “Podrán decir ‘este tipo grande que arma quilombo’. Pero bueno, mi temperamento es así, reaccioné mal y me arrepiento de lo ocurrido”.

4 veces se enfrentaron en el Federal C, con dos triunfos de la ADC, uno de Maro y un empate.

Volvió a la Copa con victoria

Tras la eliminación, Centenario puso de inmediato la mira en la Copa Neuquén. Ayer recibió como local a Villa Iris en el cierre de la tercera fecha de la Zona 3 y lo derrotó por 2 a 1.

Ignacio Zeballos, en dos oportunidades, marcó los goles de la ADC mientras que Emanuel Quiroga descontó para la visita. Con esta victoria, Cente queda tercero en el grupo, por detrás del líder Independiente (9) y el escolta Pacífico (7). El Torito, en cambio, sumó su 3° derrota en fila y sigue último.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído