El clima en Neuquén

icon
29° Temp
25% Hum
La Mañana Maradona

El día que la barrabrava de Gimnasia intentó robar el corazón de Maradona

Un artículo publicado por Infobae señaló detalles del por qué el Diez fue enterrado tres órganos vitales y del momento en el que una facción de la barra del Lobo intentó quedarse con ellos como una especie de trofeo.

A pocas horas de que el mundo viva el primer aniversario de muerte de Diego Armando Maradona, un detalle particular de como se dio su sepultura volvió a salir a luz. Es que, en la operación de autopsia que se realizó aquel 25 de noviembre del 2020, entre las 18 y las 22 de aquel día se le quitó su corazón, su hígado y los riñones.

Según informaron medios nacionales, se trata de un procedimiento habitual en causas donde las razones de muerte de una víctima no están del todo claras. En este sentido, Infobae explicó que pasará ahora con esos órganos mientras se mantiene abierta la investigación y una vez que esté finalizada.

Te puede interesar...

“Lo qué pasó con el corazón de Diego es habitual. Por lo general se extraen los órganos que son de interés para la causa para poder estudiarlos como corresponde. A veces ese estudio tarda varios días por lo que vos, como investigador, no podes quedarte con el cuerpo hasta que terminas de analizar cada vicera para después devolvérselo a la familia completo. Lo que se suele hacer es entregar el cadáver cómo está. Por lo general, esas cosas no se cuentan porque no son agradables para la familia”, detallaron desde la Justicia.

Ese mismo medio informó que en los documentos de la autopsia constan que se decidió la extracción de esos tres órganos porque eran los que mayor información podían aportar, en un estudio complementario, para determinar la causa de muerte de Diego.

Embed

En la línea de tiempo de lo ocurrido con estos órganos, el 2 de diciembre del 2020, exactamente una semana después de la muerte del astro del fútbol mundial, los mismos fueron trasladados al Departamento de Anatomía Patológica de la Superintendencia Científica de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Allí debían realizarles un estudio complementario en búsqueda de características o anomalías que aportaran datos sobre la muerte.

Teniendo en cuenta esto, ese mismo día de diciembre, Cosme Iribarren y Laura Capra, dos de los fiscales que trabajaron incansablemente en el expediente, se trasladaron a esa dependencia, ubicada en La Plata, para certificar que todo se hiciera correctamente.

Sin embargo, en el camino fueron alertados que al llegar se encontrarían con un operativo especial diagramado por la Policía Bonaerense. Es que un informe de inteligencia de esa fuerza policial alertaba que en redes sociales y en distintos ámbitos relacionados a la barra brava de Gimnasia, se estaba planeando un ataque a esa sede con el objetivo de robarse el corazón de Maradona y guardarlo como trofeo.

Infobae agregó que, según una fuente cercana a hinchada de ese club, no se trató de solo una amenaza: la idea existió e incluso, se llegó a estudiar por donde ingresar y de qué manera a ese edificio.

Pese a este problema, ese día nada ocurrió. Aparentemente, porque el operativo era demasiado grande para ser vulnerado.

De esta forma, los estudios complementarios pudieron realizarse con éxito. Los análisis determinaron que el corazón de Maradona pesó 503 gramos. Casi el doble de lo que pesa en una persona sana. Ese fue un dato fundamental que utilizaron los especialistas de la junta médica para determinar que la muerte de Maradona se debió a una insuficiencia cardíaca. Además, se encontraron distintas cicatrices producto de varios microinfartos de larga data.

Embed

¿Qué pasó con los órganos de Maradona?

El corazón del ex capitán de la selección, como el resto de los órganos que se separaron, ya no conservan la forma original.

El protocolo indica que esos órganos de Diego quedarán resguardados por los próximos 10 años en formol. “Lo usual es que pasado ese tiempo se convierta en residuo porque ya no es de interese para ninguna causa aunque en este caso probablemente se envíe una solicitud especial para que se conserve dado la importancia simbólica que tiene el corazón de Maradona”, cuentan una fuente con acceso al expediente.

Durante esa década, el órgano vital de Diego quedará resguardado, con custodia, en el Departamento de Anatomía Patológica que pertenece a la Policía Bonaerense. Las ironías del destino quisieron que esa dependencia policial esté ubicada a solo 300 metros del estadio de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Allí donde Diego fue feliz los últimos meses de su vida.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario