El mal de la "carne podrida", un drama para Centenario

Por día se secuestran 45 kilos. La mayoría es por la pérdida de frío.

Centenario
Llega el calor y un descuido le puede costar caro a un comerciante. Sobre todo en alimentos como la carne, el pollo y el pescado, de los cuales perder la cadena de frío implica un decomiso seguro, con el pago de elevadas multas en caso de haber una reincidencia.

En esta localidad, se decomisan 45 kilos de carne por día en promedio, de acuerdo con la información brindada por la dirección municipal de Bromatología. Los procedimientos no se hacen sólo en pequeños comercios, sino también en supermercados.

Las cifras no indican que todos los días haya secuestros, sino que en seis meses (de marzo a agosto) se retiraron más de 3500 kilogramos de carne vacuna de distintos comercios por no contar con habilitación o tener una elevada temperatura en las heladeras.

A esto se le suman unos 4600 kilogramos de pescado en mal estado, además de los 5000 kilogramos de alimentos no perecederos vencidos y unos 2800 litros de leche, también retirados de las góndolas en estos meses.

Las pérdidas para los comerciantes ascienden a más de 700 mil pesos en estos meses. Si bien la cifra no es significativa, para muchos que emprenden una actividad, tener un comercio en malas condiciones sí podría significar un duro golpe a su rentabilidad.

Una vez decomisado los productos, la comuna los lleva a una cámara frigorífica de unos 50 m3 para mantener la carne y el pescado a una temperatura de entre 2 y 5 grados. Pero si la cadena de frío se perdió y el producto no se puede ingerir, termina en el descarte.

Desde la Cámara de Industria, Comercio y Turismo de Centenario (Cicprotur) se aseguró que si bien están de acuerdo con los controles, focalizan que tienen que ser más amplios para no perjudicar al pequeño comerciante.

"Los controles hay que hacerlos, pero en todos lados por igual. Es raro, pero nunca vimos muchos controles en la plaza Chos Malal (hay una feria donde se venden alimentos y verduras) ni a los camiones de Pescado para Todos, por ejemplo, dijo Mariano Trutanich, presidente de la entidad.

Los grandes decomisos han llevado en su momento a una fuerte discusión entre la comuna y los comerciantes. Unos piden mejorar la salubridad de los alimentos y los otros, no ser "perseguidos" por controles que consideran "excesivos".

Mal de otras ciudades
En Neuquén sucede algo similar, aunque la cantidad es muy superior debido a la cantidad de comercios que se dedican a este rubro. Todos los meses hay un promedio de 2000 kilogramos de mercadería cárnica que va a parar a las heladeras de decomiso, por la imprudencia de los comerciantes.

Desde Bromatología sostienen que los controles a las carnicerías tienen que ser rigurosos, y todas las semanas al menos hay un procedimiento del que se secuestran entre 100 y 200 kilogramos, por pérdidas en la cadena de frío en las bateas.

20 kg es la cantidad que se secuestra por día de carne vacuna, tanto con hueso como sin hueso.

EN TRES PASOS
Actúan por denuncias de los vecinos

1- Los inspectores municipales recorren algunos comercios debido a comentarios o denuncias concretas de vecinos por posible carne en mal estado. Si verifican fechas vencidas o temperaturas altas, realizan actas de decomiso.

2- La temperatura de la carne tiene que estar ente 2 y 5 grados. Se sabe que algunos comercios desconectan las heladeras por las noches para ahorrar energía y eso provoca que los productos no puedan consumirse.

3- La mayor parte de los decomisos va a parar a una cámara frigorífica. Una vez que el Tribunal de Faltas notifica al comercio con la multa, los productos pueden volver al comerciante. Pero, en el 90% de los casos, la carne y el pescado no pueden consumirse.


El 95% lo terminan comiendo animales del Luan

Neuquén
La carne decomisada que no puede ser restituida a los comercios de esta ciudad va a parar al zoológico de la reserva Luan, según explicó a este diario el director de Calidad Alimentaria del Municipio, Francisco Lebed.

"La etapa fuerte de decomiso empieza ahora y se extiende hasta abril, por el tema del calor. Ahora se empieza a influir en la cadena de frío, tanto en los productos de góndola como en el transporte", dijo.

Sostuvo que todos los meses se retiran de las góndolas de pequeños comercios y supermercados alrededor de 2000 kilogramos de carne, pescados y chacinados en mal estado. El 95% de esos decomisos se destina a la reserva Luan.

Cerca de 17 inspectores de calle recorren alrededor de 5 mil comercios. Pero, como es tan extensa la ciudad, los mismos se rigen por la denuncia que realizan los mismos vecinos sobre la calidad de los alimentos.

"Hacemos 10 decomisos grandes por mes, por mala rotulación del producto o el estado. En algunas carnicerías vemos también falta de higiene en los chacinados, y eso es un problema", expresó Lebed.

Dijo que en algunos casos, como no hay lugar en la cámara frigorífico del Municipio, cada comerciante se trasforma en "depositario fiel". Es decir, que los mismos productos están bajo guarda en el comercio, con faja de decomiso, hasta que haya una decisión del Tribunal de Faltas.

Expresó, además, que las multas dependen de la reincidencia del comerciante. "No manejamos nosotros los montos, pero si hay mercados o carnicería donde los inspectores decomisaron más de una vez, las multas son más caras", concluyó.

CIFRA4
512 kilogramos de carne se decomisaron en 2014. Es en distintos mercados y súper de Centenario. Este año, la proyección es aún mayor, debido al crecimiento de la actividad comercial y el aumento del consumo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído