El neuquino Arias y un estreno seguro e histórico con la Roja

El arquero neuquino debutó con una goleada en la Copa América.

La selección chilena comenzó la defensa del título con una contundente victoria por 4-0 ante la japonesa en el estadio Morumbí, que otra vez volvió a dejar en evidencia la poca participación del público en la Copa América 2019. El arquero neuquino Gabriel Arias se mostró seguro en cada intervención que tuvo y sumó dos alegrías.

Además de la victoria, Arias, nacionalizado chileno, se convirtió en el primer jugador nacido en la provincia en jugar una Copa América. El arquero de Racing, el actual campéon de la Superliga, tuvo la dura tarea de reemplazar a un emblemático en la selección trasandina, nada más y nada menos que Claudio Bravo, el ex capitán de la Roja, quien no es parte del plantel y mantiene polémicas diferencias con referentes del equipo que conquistó los títulos en dos últimas copas.

Te puede interesar...

Erik Pulgar (a los 41 minutos), de cabeza, Eduardo Vargas (a los 9m y 38m de la segunda motad) y Alexis Sánchez (ST, 37m) convirtieron en la goleada del conjunto que dirige el colombiano Reinaldo Rueda. Vargas, delantero de Tigres, fue una de las figuras y su doblete le permitió convertirse en el máximo goleador de Chile en la competencia, con 11 gritos, superando a Enrique Hormázabal (10).

Con este resultado, el combinado trasandino lidera el Grupo C junto a Uruguay, que goleó 4-0 a Ecuador, con tres unidades, y la misma diferencia de gol.

Siempre bien parado

Chile venció al joven plantel japonés con jerarquía y “chapa”. De menor a mayor, la selección trasandina encontró el camino para lastimar a un rival que mostró su inexperiencia. Se trata de un equipo B de Japón, repleto de juveniles, a quienes preparan para los próximos Juegos Olímpicos. Los inexpertos futbolistas asiáticos sintieron el rigor del bicampeón del certamen continental.

Sin embargo, Chile, repleto de confianza, mostró falencias a la hora de defender y fue entonces que apareció el arquero neuquino.En el primer tiempo, Japón tuvo tres llegadas. Un remate fuera del área bien recepcionado por Arias; un cabezazo que el 1 atrapó sin problemas y, sobre el final, una contra en la que los japoneses complicaron a la Roja, pero el neuquino cerró bien el arco y el disparo salió desviado.

En el complemento aparecieron los problemas defensivos de Chile, que gracias a Arias pasaron inadvertidos. El arquero, bien parado, tuvo una buena lectura del juego y de las individualidades de los japoneses.

Arias superó una prueba de fuego en la selección chilena y por 90 minutos hizo que los hinchas trasandinos se olviden de Bravo, su capitán histórico.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído