El que llevó al Huevo Acuña a probarse a Ferro en su último tren: "Yo sabía que llegaría lejos"

Al Huevo ya lo habían rebotado en varios clubes grandes y empezaba a resignarse. Pero apareció Dani Mellado, clave en su vida.

Por Fabricio Abatte - abattef@lmneuquen.com.ar

“Cuando fui a verlos a él y a su mamá y le pregunté si quería ir a la prueba, dijo simplemente: ‘Sí, me gustaría’”. Daniel Mellado recuerda como si fuera hoy aquel momento que le cambió la vida para siempre al Huevo Acuña. A este vecino de Zapala lo contactaron desde Ferro y le preguntaron si había en el pueblo un jugador con condiciones como para probarse en el Verde de Caballito.

Te puede interesar...

Al pequeño Marcos ya lo habían rebotado en Boca, River y otros grandes equipos de la Capital. Era muy posiblemente Ferro Carril Oeste, qué paradoja, el último tren en su sueño de triunfar en el fútbol grande. Sin embargo, fiel a su estilo, el Huevo ni se inmutó al escuchar que se presentaba una oportunidad más. Quizás la procesión iba por dentro o tal vez luego de tantas desilusiones ya no quería crearse falsas expectativas ni entusiasmar a su familia, a esa madre Sara que tanto luchó para verlo triunfar, a sus hermanos.

“Un amigo, Juan Carlos Gambero, en una charla telefónica me dijo que había posibilidad de probar chicos en Ferro. Yo le dije: ‘Acá hay uno que puede andar’. Y al otro día lo subimos al colectivo y Juanca lo llevó a la prueba”, rememora en contacto con LM Neuquén desde Mendoza, donde disfruta de unos días de merecido descanso este trabajador comerciante.

“Por supuesto que siento orgullo. Yo sabía que llegaría lejos. Pero hoy ha llegado muy lejos. Merecido el lugar donde está. Ojalá sea la puerta para otros muy buenos jugadores que hay en la ciudad”, agrega el Dani siempre con ese espíritu solidario de los futboleros de pueblo que se desviven por ayudar a los chicos del pago. La humildad no se negocia. Ni para el Huevo ni para Mellado, quien se emocionó delante de la tele al ver la brillante actuación de Acuña, que participó en los primeros tres tantos de la selección en el 6 a 1 a Ecuador y hasta lució la cinta de capitán.

“Sigue siendo el mismo nene tranqui. La vez pasada cuando en los noticieros dijeron que sería el subcapitán, le comenté y me respondió ‘sí, sabía’”, cuenta la anécdota y sonríe Daniel, un tipo tan simple como Marcos. En el final, cuando le preguntamos qué hubiera pasado si no aparecía aquella oferta del querido Ferro, asegura convencido y sin dramatizar: “Seguía jugando en Don Bosco, otra cosa no había. Por suerte se dio y se merece todo lo que le está pasando”, reitera el amigo del gran capitán. El que lo invitó a subirse al último tren, el de Ferro.

LEÉ MÁS

El día que un neuquino usó la cinta de Maradona y Messi en la selección

Dos asistencias y un "medio gol" del neuquino Acuña en el 6 a 1 de Argentina a Ecuador

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído