El salvador

Tom Hanks y la difícil misión de proteger a la raza humana en Inferno. La película, que se estrena hoy, es una adaptación del tercer libro de Dan Brown

Buenos Aires

Seis años después de su última vez, el director Ron Howard vuelve a adaptar uno de los libros de Dan Brown, Inferno, que trae nuevamente a la gran pantalla a Tom Hanks en la piel del profesor Robert Langdon, el investigador literario más célebre de las últimas décadas.

Inferno es el tercer libro de Brown adaptado al cine, después de El código Da Vinci (2006) y Ángeles y demonios (2009), y deja de lado las ficciones y conspiraciones religiosas para basar su historia en la simbología oculta de la Divina Comedia, la obra clásica de Dante Alighieri. La película, que transcurre en su mayoría en Florencia (Italia), llega a los cines tres años después de editarse el libro que fue best-seller.

Hombre clave

Langdon se despierta en un hospital en Florencia con una herida de bala en la cabeza y un serio traumatismo de cráneo que le produce una amnesia bastante severa. Debido a esto, ha olvidado por qué viajó hasta la ciudad italiana desde Cambridge y cómo ha llegado al hospital. Sin embargo, cuando una asesina intenta liquidarlo en su cama, Langdon tendrá que huir, ayudado por la médica que lo atiende, la doctora Sienna Brooks (Felicity Jones). Juntos habrán de desentrañar el misterio que se oculta detrás de la pérdida de memoria de Robert, el cual puede ser la clave para salvar a la raza humana de la extinción.

Diferente

Para el famoso actor de 60 años, el personaje de Langdon se diferencia mucho del de los dos filmes precedentes. “Langdon en general sabe todo lo que se puede saber de símbolos, historia, arte, arquitectura, política y geopolítica”, contó el actor de Forest Gump. “Pero en Inferno no tiene idea de dónde está ni por qué. El misterio empieza con el primer fotograma”, agregó.

Para Hanks, en los otros dos filmes “había malvados que torturaban personas”, mientras en esta cinta “se habla sobre un virus utilizado para reducir la población mundial”.

Howard, director de 23 películas, da el porqué de la única saga que aceptó seguir: “He tenido personajes que quiero tanto como a Robert Langdon, pero siempre deseo expandirme para hacer algo diferente. Es más interesante que repetirte. Pero algo estupendo de las películas basadas en los libros de Dan es que todas son disímiles, pues explora temas muy variados en cada aventura”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído