El clima en Neuquén

icon
22° Temp
34% Hum
La Mañana Diego

El testimonio desgarrador de Mavys Álvarez

Mavys Álvarez relató una terrible situación que habría vivido con Diego Maradona: "Me violó mientras mi mamá lloraba detrás de una puerta".

Mavys Álvarez desembarcó en Argentina para declarar contra el entorno íntimo de Diego Maradona tras haber contado públicamente su vínculo con el futbolista cuando ella tenía apenas 16 años. Mavys recordó uno de los episodios más terribles que habría enfrentado con el futbolista en Cuba y que involucra a su madre.

“Mi mamá vino a verme a la casa donde estábamos en La Habana y (Diego Maradona) no le quiso abrir la puerta. Mi mamá tocó la puerta de la habitación y él no quiso abrir. Él me tapó la boca para que yo no gritara, para que yo no dijera nada, y abusó de mí”, contó en diálogo con Infobae.

Te puede interesar...

La cubana resaltó que su mamá quería estar con ella y que el entrenador se lo habría impedido. “Del otro lado de la puerta. Tocando insistentemente. Quería verme. Y no la dejaba. A Diego le causaba morbo tal vez, no sé. No te sabría decir”, sumó, dolida.

Continuando con el relato, Mavys aseguró que Diego siempre se negó abrir la puerta.

mavys-alvarez-diego-maradona.jpg

Mi mamá tocó la puerta y no le quiso abrir. Él me tapó la boca para que yo no gritara, para que yo no dijera nada, y abusó de mí”.

“Callate la boca”

“Nunca abrió la puerta Diego. Nunca la abrió. Mi mamá estuvo tocando, bajaba, volvía, subía, tocaba y lloraba detrás de la puerta porque sabía que estábamos ahí. Él nunca le abrió hasta que se tuvo que ir”, sentenció la mujer al sitio.

Por otro lado, la mujer, que tenía 16 años cuando se vinculó a Maradona, reveló que él no la dejaba gritar. “No me dejaba gritar. No me dejaba. No podía. No podía. Me decía ‘callate la boca, callate la boca’. Lo decía bajo, ‘callate la boca, callate la boca’. Y no podía... no podía”, contó Álvarez.

Mavys también detalló cómo fue obligada a consumir cocaína. “Cuando empezó a darme la (cocaína) pura. Un día que me dio la pura y me dio una arritmia cardíaca muy fuerte, que no podía respirar y tenía muchas palpitaciones. Ese día íbamos a comer a un restaurante que es en Marina Hemingway en La Habana, de pizza, comida italiana, y me acuerdo que tuve que sacar la cabeza por la ventanilla porque no podía respirar dentro del auto. Y Diego me dice ‘tranquila, no pasa nada, che, tranquila, sacá la cabeza, respirá”. Ese día me di cuenta de que ya estaba, estaba fuerte pero ya empezaba a necesitar”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario