El triste resultado del Sub-desarrollo de AFA

La Sub-23 igualó con Honduras 1 a 1 y se despidió de los Juegos. Un fracaso previsible por los desmanejos. Diego le pegó al Vasco.

Río de Janeiro

No es totalmente cierto que Argentina quedó eliminada ayer de los Juegos Olímpicos. Es una verdad parcial y relativa que se despidió tras el insuficiente 1-1 frente a Honduras (clasificó por mejor diferencia de gol). El análisis debe decir también que la Albiceleste sepultó sus chances mucho antes, a partir del desprecio y manoseo dirigencial para con este pobre y limitado representativo. Que los clubes negaron jugadores, que se improvisó con un técnico sin experiencia, que no juntamos once... El proceso empezó mal y terminó peor. En realidad, no podía esperarse otra cosa. El elenco nacional estaba condenado al fracaso en el certamen entre tanto desorden, desprolijidad y desinterés de la propia conducción del fútbol nacional. Si bien no es la disciplina que más nos interesa en los Juegos, tenemos un prestigio ganado en el más popular de los deportes, y duele rifarlo así. Esos pibes que lloran no son los únicos responsables, si bien no han estado a la altura. Los señores de traje y corbata que no entran a la cancha son más culpables que ellos.

Triste final

El delantero Antony Lozano, en el tercer penal del partido, convirtió el gol hondureño a los 29 minutos del segundo tiempo y Mauricio Martínez, a los 48 de la misma etapa, marcó el empate, que no le sirvió al conjunto nacional.

Previamente, en la última jugada del primer tiempo, el arquero Gerónimo Rulli, figura en medio del desconcierto argentino, le atajó un tiro penal a Bryan Acosta y en la segunda parte, a los 10 minutos, Ángel Correa, la gran decepción del torneo, desvió su tiro desde los once metros.

El equipo dirigido por Julio “Vasco” Olarticoechea finalizó en el tercer lugar del grupo D con cuatro puntos, producto del triunfo sobre Argelia (2-1) y de este empate, pero por peor diferencia de gol quedó detrás de Honduras y Portugal, ambos clasificados a cuartos de final de la competencia. La eliminación es una frustración más para el fútbol argentino, que hace varios años está en crisis pero recién ahora se topó con la cara de los dirigentes.

Maradona, durísimo

Uno de los que salieron a hacer leña del árbol caído fue Diego Maradona. “A través de Giusti le ofrecí mi ayuda al Vasco Olarticoechea... Y me dijo que era su tiempo, que no necesitaba. La generación del ‘86 está más caliente que yo con él, para mí le agarró la chiripiorca”, tiró en Un buen momento, de Radio La Red. Y fue más allá: “Ojalá que a Bauza le vaya bien, pero la tenemos complicada para ir al Mundial”.

“La generación del ‘86 está más caliente que yo con el Vasco. Para mí le agarró la chiripiorca. A través de Giusti le ofrecí mi ayuda... Y me dijo que era su tiempo”. Diego Maradona, El Diez salió a matar al DT.

"Fue muy difícil porque en Ezeiza éramos ocho entrenando, de a poquito nos fuimos armando y llegaron los chicos que juegan muy bien. Pero no pudimos”. Ángel Correa. La frustración del pibe del Atlético.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído