"Empecé a andar con los caballos gracias a mi viejo"

Ibáñez, el jockey oriundo de Fernández Oro que triunfó en el Carlos Pellegrini.

Por Martín Gamero - deportes@lmneuquen.com.ar

“Yo empecé andar con los caballos gracias a mi viejo, que me dio la oportunidad de conocer al cuidador Vicente Anrada. Gracias a él soy lo que soy”, comienza contando Roberto Ibáñez, el jóckey que se quedó con el Gran Premio Carlos Pellegrini en el hipódromo de Neuquén, quien desde los 11 años incursiona en el mundo del turf.

Te puede interesar...

Ese entusiasmo heredado por su papá Daniel continúa vigente 16 años después y logró el trofeo más importante con 27 años ya cumplidos.

“Es una pasión que llevo en la sangre y que gracias a Dios se convirtió en mi trabajo”, dice mientras aún no toma real conciencia de haber sido el vencedor el último domingo. “La verdad todavía no caigo, pero era mi sueño ganar un Pellegrini”, destacó.

Sin embargo, el premio obtenido junto a Areco Run tiene un destinatario definido, su padre. “La persona que me hubiera gustado que esté presente, pero que por cosas de la vida ya no lo tengo conmigo”, conmemoró, en honor a la confianza que siempre le tuvo, desde sus inicios en la actividad. “Se lo dedico a él”, dijo.

El caballo

Imposible olvidarse del caballo a quien llenó de elogios después de haber hecho historia en el barrio Canal V de Neuquén ante más de 5000 espectadores. “Areco es un crack. Hace todo solo y él me enseña a mí”, destacó Roberto que con un tiempo final de 1 minuto, 37 segundos y 20/100 se llevó el triunfo.

Esa comunión entre el jockey, el caballo y su dueño es clave para lograr resultados tan importantes y el orense brinda mayores detalles de cómo se llegó a este título. “La relación entre el cuidador del caballo y yo es fundamental porque hace años que lo vengo montando. Estoy muy agradecido a Vicente porque él me brinda su confianza y sus caballos”, expresó.

Parte del premio económico que brinda este tipo de eventos irá al bolsillo de Roberto que tiene en mente a donde destinarlo, su casa y el fin de año feliz que se les viene.

Estas horas de reconocimiento y alegría no lo han llevado a pensar más allá. Teniendo en cuenta la cercanía del trofeo, Roberto está relajado. “Soñar no cuesta nada. No me puse a pensar cual será mi próxima meta. Lo que tengo claro es que quiero seguir triunfando y aprendiendo”, concluyó la gran figura del fin de semana.

“Su caballo favorito es Felipito”

Tomás Ibáñez tiene 4 años y es el único hijo que su papá Roberto tiene junto con Daniela.

Por el relato del reciente ganador del premio Carlos Pellegrini, el niño también es un apasionado de los caballos y por eso cada vez que la rutina lo permite lo lleva al stud para poder generar ese contacto y tener al turf como una opción de deporte.

“Su caballo favorito es Felipito. Me gustaría que siga mis pasos, aunque ahora lo principal es el estudio. Primero que estudie y que decida él”, aseguró.

LEÉ MÁS

El caballo que fue ¡preso! y es campeón

Mirá el dramático y emocionante final del Pellegrini neuquino que ganó Areco Run ante una multitud

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído