En el Alto son mayoría los despistados a contramano

Cambió el sentido de 10 calles y los conductores no se acostumbran.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén
Luego de girar a la derecha, un taxista frena en seco y mira con gesto perplejo al inspector de tránsito que controla la esquina de Yrigoyen y Matheu. No repara en el cartel rojo de la esquina que señala que la calle ahora es contramano, pero sí se sorprende al ver el chaleco amarillo fosforescente del guardia que, con una seña con la mano, le indica que siguiera su camino por Yrigoyen.

"Me pasa todo el tiempo, la gente todavía no se acostumbra al nuevo sentido de las calles", indicó Darío, un hombre de piel morena que usa la visera de su uniforme aún en un día nublado. Desde el lunes, la Municipalidad afectó a más de 30 inspectores de tránsito en un operativo de prevención, para alertar a los automovilistas sobre las 10 calles del Alto cambiaron de sentido.

A partir de mañana, los trabajadores de tránsito dejarán de hacer prevención y pasarán a labrar multas a aquellos conductores que circulen en contramano. "El problema es que la gente no mira los carteles, porque hay uno de contramano y el de la nomenclatura de la calle que también indica el sentido", puntualizó Darío.

El corredor Pinar-Matheu es uno de los más afectados por esta medida, que también incluye otras calles como Caviahue, Basavilbaso, Mendoza y La Rioja. Para evitar multas, los conductores deberán estar atentos a los carteles y modificar los recorridos que tenían incorporados.

La reacción que reina entre los vecinos es el desconcierto. Muchos no estaban enterados de la medida y se sorprenden ante la presencia de carteles y guardias de tránsito. "A veces nos confunden con policías y nos preguntan qué pasó que estamos en todas las esquinas", comentó Darío.

"En este cruce hay muchos problemas a las 5 de la tarde, cuando salen los petroleros de trabajar y llegan a Neuquén por la ruta 7; doblan a mucha velocidad y tengo que frenarlos", señaló Ricardo, un inspector que controla la esquina de Matheu y Brown. Él optó por colocar un gran cono naranja en el medio de la calle, para alertar a los conductores, y les indica que ahora deben tomar Dr. Ramón o República de Italia para ir hacia el Este.

"Nosotros somos la cara visible así que recibimos muchas quejas y hasta insultos de la gente que dobla mal", relató Ángel, un inspector que hace guardia sobre Avenida Argentina. Para él, hay muchas personas que no están informadas de los cambios, a pesar de que tuvieron difusión mediática. "Sabíamos que a la gente le iba a costar acostumbrarse", sentenció.

Todos los inspectores coinciden en que las modificaciones son una buena herramienta para mejorar el tránsito en la zona urbana. "Aunque a la gente le moleste cambiar, estas decisiones son para ellos, porque ayudan a descongestionar el centro y evitar accidentes", destacó Ángel.



Una zona caliente para el tránsito
Neuquén
La zona del Alto que sufrió el cambio de sentido en las calles es un punto neurálgico para el tránsito neuquino. La región combina las características propias de un área residencial con el ajetreo que genera la presencia de reparticiones públicas y nuevos comercios.

En un radio de diez cuadras, el movimiento de vehículos se incrementa por la existencia de unas seis escuelas, la Universidad del Comahue, el Concejo Deliberante y la Legislatura sobre calle Leloir.

Además, la instalación del nuevo centro comercial e hipermercado sobre Dr. Ramón genera colas de autos en los horarios pico, que esperan su turno para entrar frente a una zona con casas de familia.

El fenómeno Vaca Muerta también tiene incidencia en el tránsito del área, ya que en estas calles son una opción para parte del tráfico de vehículos que llega desde la ruta 7 y se dirige al Este de la ciudad o a Cipolletti. Este movimiento, sumado al aumento en el parque automotor, se torna en un verdadero problema para el ordenamiento urbano de la ciudad.



Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído