En el edificio de la Coope abrirá otro supermercado

Pidieron la habilitación municipal. También vuelven otros comercios.

MARIO CIPPITELLI
cippitellim@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Será como volver atrás en el tiempo. Como revivir aquellos días en los que nadie hablaba de horror ni de muerte y los habitantes del barrio Canal 5 vivían al ritmo de un frenético e intenso movimiento comercial.

En la misma esquina de Godoy y Ortega y Gasset, que durante tres años permaneció cerrada luego del derrumbe del edificio de la Cooperativa Obrera, volverá a funcionar un supermercado.

Pasó el tiempo, la ciudad lloró a las víctimas y juzgó a los culpables. La ansiedad y la polémica fueron protagonistas durante mucho tiempo dejando en segundo plano a la esquina que quedó desolada, arrastrada por el desastre hasta caer en el pozo de la indiferencia.

Sin embargo, los locales que permanecieron indemnes al derrumbe vuelven a tener una oportunidad, luego de 40 meses. La Municipalidad de Neuquén recibió un pedido para habilitar el edificio con el fin de alquilarlo, aunque antes, el propietario tendrá que presentar los planos de remodelación y la memoria técnica que ratifique que aquella estructura no corre ningún riesgo.

Trascendió que justo en la esquina, donde el antiguo supermercado tenía el las puertas de ingreso, funcionará otra superficie comercial similar. No se sabe cuál es la empresa, pero sí que se dedicará al mismo rubro.

Sobre Godoy, en el local ubicado inmediatamente al lado, que alguna vez ocupó una sucursal del Banco de la Provincia del Neuquén, todavía se desconoce cuál será su destino. Sí regresará la librería que, luego de la tragedia, se mudó a la calle Belgrano. Trascendió que sus dueños quieren volver a aprovechar el movimiento comercial que tenía esa zona antes del derrumbe.

Los vecinos, mientras tanto, están expectantes, a la espera de que el lugar recobre la vida que tuvo otros años. Por lo pronto, ya disfrutan algo que les parecía imposible: poder transitar por Ortega y Gasset, la calle que había sido clausurada desde el mismo día del desastre.

Las paredes del supermercado que dan a esa arteria habían quedado malheridas y al borde del derrumbe. Por eso, una vez que finalizaron las actuaciones judiciales y el propietario retiró los escombros y demolió los restos, las vallas que parecían eternas, finalmente se retiraron. Otra vez vuelven a circular los vehículos. Nuevamente los pocos comerciantes que estaban ubicados sobre esa vía ciega renuevan la esperanza de progreso, y los que están sobre Godoy sueñan con otro gigante que atraiga clientes.

La esquina del espanto, aquella que murió y mató, empieza a salir del letargo. Después de tres años de condena, tendrá una nueva oportunidad.

ANTES DE ABRIR
Remodelaciones y muchos trámites

Si bien comenzaron a tramitar los primeros papeles antes de abrir un local comercial en la esquina de Godoy y Ortega y Gasset, es probable que la inauguración del nuevo supermercado demande varios meses.

El propietario del edificio tiene que reacondicionar todo el lugar y dejarlo listo para alquilarlo, luego de que la Municipalidad de Neuquén le apruebe la habilitación correspondiente.

"Tienen que pasar las vacaciones y seguramente en marzo comenzarán a trabajar", confió ayer una fuente municipal, quien reconoció que no se sabe todavía quiénes serán los inquilinos que instalarán supermercado. No obstante, aclaró que los otros locales que se encuentran al lado, sobre Godoy, sí estarían en condiciones de ser ocupados, una vez que los limpien y los pinten.

FRASES
"Por respeto a las víctimas, no tendría que haber otro supermercado en el lugar; lo mejor sería hacer una especie de monumento para recordarlos".
Cristina Trabaja en un jardín maternal en la cuadra de enfrente.
"Si ponen un supermercado se va a reactivar toda la zona, pero tiene que ser una buena construcción para que no volvamos a tener problemas".
Alejandro Vecino que vive en la misma cuadra


Expectantes, los vecinos esperan más movimiento

NEUQUÉN
La calle Ortega y Gasset está casi desierta. Los automovilistas parecen no haberse enterado de la flamante apertura para el tránsito y sólo unos pocos autos, solitarios, circulan por el lugar. La Cooperativa Obrera, que antes fue un punto neurálgico del barrio, ahora no es más que una mole de cemento abandonada y semiderruida.

Después del 25 de octubre de 2012, cuando toda la cuadra se llenó de bomberos, policías y ambulancias, el espacio quedó desolado. El supermercado, el banco y una librería cerraron sus puertas por el peligro de derrumbe. En la cuadra de enfrente, una fábrica de pastas hizo lo mismo.

No corrían riesgo alguno, pero ya no entraban clientes por la clausura de la calle.

Renacer
"Mi papá tiene un taller mecánico acá al lado y le afectó mucho el tema de la calle, esperamos que ahora se reactive un poco", señaló Facundo, que vive justo enfrente del fatídico lugar del derrumbe que se cobró siete víctimas fatales. Para él, aún no se nota tanto el movimiento, aunque reconoció que tiene que dar menos vueltas para poder dejar su auto en el garage.

Cristina es maestra en un jardín maternal que está en la esquina de Ortega y Gasset y Las Palomas. Desde la tragedia, muchos chicos dejaron de asistir al establecimiento. "Los empleados del banco, de la librería y hasta del supermercado nos dejaban sus hijos, así que ahora tenemos menos trabajo", señaló.

Aunque le gustaría que haya más movimiento en la zona, consideró que la instalación de un nuevo comercio donde estaba el supermercado afectaría a la seguridad. "Ahora el barrio está muy tranquilo pero, con más autos, habría más accidentes", indicó.

Jorge, que trabaja en una fiambrería sobre calle Godoy, apostó a renovar el público con un nuevo supermercado en el terreno de la vieja Cooperativa. "Traería más clientes, al igual que el banco; reactiva un montón", expresó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído