Enseñan el oficio para hacer chorizos y morcillas

Es el curso de chacinados que se terminó de dictar en el Puesto de Plottier este año duplicó los asistentes.

Aprender el oficio para hacer sus propios chorizos, morcillas y bondiolas fue el principal atractivo que tuvo el curso de chacinados que dictó "El Puesto de Capacitación Agropecuaria N°1 de Plottier" al que concurrieron más de 70 alumnos.

El curso hace años que se dicta en “El Puesto de Plottier” que funciona en la EPEA N°1 y este año duplicó sus asistentes.

Juan Carlos Santángelo, su instructor, explicó a LM Neuquén que en la región no hay una fábrica de chacinados por lo que saber producir este tipo de alimentos genera interés en muchas personas.

“Este curso siempre lleva mucha gente. Los que vienen tienen pensado tener un oficio que les permita desarrollar esta actividad y otros lo hacen como para tener sus propias conservas. Algunos tienen sus criaderos de cerdos y ven la posibilidad de aprender sus derivados”, explicó el instructor.

chacinados3.jpg

Santángelo indicó que la idea es que se capaciten para industrializar la carne de cerdo o para trabajar en un lugar donde quieran industrializarla. Los interesados fueron estudiantes de 17 años hasta personas de 70.

“Es un producto que muchos quieren hacer porque lo consumen”, explicó el veterinario, quien además indicó que hoy con la oferta de carne de cerdo que hay “cualquiera se puede hacer en su casa, sin necesidad de tener una sala de elaboración, chorizos, salames y bondiolas para su consumo.

En el curso los alumnos aprendieron a hacer bondiolas, salame, longaniza española, panceta, jamón, lomo y frescos, chorizos, morcilla y queso de cerdo, para lo que se aprovecha los cueros y las cabezas.

Uno de los atractivos es que se parte de una carne que hoy tiene un valor accesible y un valor agregado muy grande. En 30 días se puede preparar una bondiola que en el mercado hoy está a cerca de 800 pesos el kilo y que fresca se consigue desde los 130.

“Estamos en una zona donde no hay demasiada industria de chacinados. Algunos ex alumnos de cursos anteriores venden en ferias y esa gente hoy genera sus ingresos con esa venta”, contó Santángelo, quien consideró que hace falta una fábrica que produzca y luego comercialice estos productos en la región.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído