Estaba en libertad condicional y lo atraparon robando

El Mono Perdiguera volvió a la cárcel, donde tiene que cumplir una condena por un homicidio.

Estuvo 96 días fuera de la cárcel pero no aguantó y lo volvieron a dejar detrás de los barrotes. Jorge Ariel Perdiguera (35) está condenado a 10 años de cárcel por un homicidio, gozaba de libertad condicional y lo atraparon robando dentro de una vivienda del barrio Don Antonio. Antes había cometido dos hechos similares.

Cerca de las 13:30, dos llamados a la Comisaría 7ª alertaron de dos robos en uno barrio de Plottier. Inmediatamente un móvil comenzó a recorrer las calles hasta que vio fuera de una casa una moto 110cc igual a la que describieron los denunciantes.

En Arrayanes al 100, los policías notaron que la moto estaba en marcha y había varias cosas en el suelo. Bajaron del móvil y vieron que dentro del terreno había un hombre intentando forzar una cerradura. Inmediatamente lo detuvieron.

Además, Perdiguera había cometido dos robos más durante la mañana del martes. Entre sus ropas se encontraron pertenencias robadas en dos hechos anteriores: cinco celulares, un DNI de una mujer fallecida de Plottier, la credencial del centro de jubilados y un tarjeta de débito, estas tres cosas robadas en una casa de la calle Juan B. Justo al 100.

Al requisar la moto Gilera que estaba en la vereda, debajo del asiento encontraron un revólver calibre 32, con una bala en boca y tres proyectiles más.

Como estipula el Código, ayer le formularon cargos a Perdiguera por los tres robos. El fiscal Ignacio Di Maggio lo acusó por dos robos simples y solicitó 30 días de prisión preventiva por el riesgo de fuga. La jueza Mara Suste no estuvo de acuerdo con este último pedido y redujo la medida de coerción a 10 días.

Volvió a la cárcel
Este tiempo será fundamental para que el juez de Ejecución revierta el beneficio de libertad condicional del que gozaba Perdiguera desde el 23 de diciembre del año pasado.

El Mono, como lo conocen en el ambiente delictivo de Plottier, está condenado a 10 años de prisión por el crimen de David Hernán Oliva (26), en el barrio El Chacay, en enero de 2010.

En aquel momento, apuñaló con un cuchillo de unos 20 centímetros de largo a Oliva porque minutos antes habían detenido dentro de un precario bar del barrio al Mojarra Perdiguera, hermano del Mono.

Además del crimen, Perdiguera estuvo en todos los medios de la región hace dos años, cuando se escapó de la casa de su abuela (en el sector de chacras de Plottier), a donde había sido llevado por cuatro penitenciarios de la U11.

Con la custodia en la puerta, el Mono se levantó de la mesa donde almorzaba y salió corriendo hacia el río Limay, donde se perdió entre los árboles. Finalmente fue recapturado en el barrio Hipódromo. Esto no fue impedimento para que en diciembre del año pasado lo beneficiaran con la libertad condicional.


Desorientado
"¿Voy a quedar detenido?"

Poco antes de las 14 de ayer, el Mono ingresó a una de las salas de la calle Yrigoyen. Estaba esposado y tenía una remera rasgada en un hombro. A simple vista se le notaban algunas marcas de golpes en la cara y varias veces se quejó por dolores, especialmente del brazo izquierdo. Estaba desorientado y balbuceaba. Todas las veces que habló preguntó "¿voy a quedar detenido?"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído