Hallan en un descampado a tres jóvenes acribillados

Eran dos hermanos y un amigo. Sería un ajuste de cuentas narco.

Una vez más, un múltiple crimen conmociona a los vecinos de Esteban Echeverría, en Buenos Aires. En este caso, dos hermanos de 16 y 18 años, y un amigo del más chico fueron hallados acribillados a balazos en las últimas horas en un descampado y la Policía investiga si fue un ajuste de cuentas narco, entre otras cosas, por la variedad de heridas que tenían: además de los tiros, los cortaron con vidrios y los acuchillaron.

El triple crimen habría ocurrido el jueves a la madrugada, cerca de la 1, aunque los cuerpos fueron descubiertos por la tarde de ese día por dos chicas que pasaban por el predio de Lavalle, en una zona de extrema pobreza de la localidad de Monte Grande. Enseguida dieron aviso a la Policía. Por eso, la UFI N°2 descentralizada de Esteban Echeverría y la fiscal María Paula Segade Sánchez tomó la investigación y convocó a la Policía Científica de La Plata, de la división Casos Especiales, para que se haga cargo de las pericias en el triple crimen.

Te puede interesar...

La lluvia que cayó en la zona bonaerense frenó los trabajos de los peritos, quienes lograron encontrar en la escena del crimen “una vaina calibre .9 milímetros y debajo de uno de los cuerpos una pistola semiautomática, pero sin cargador”. Además, las autoridades aseguraron que no había droga ni dinero entre las pertenencias de los tres jóvenes, quienes fueron asesinados a tiros pero que también tenían heridas de arma blanca e, incluso, algunas provocadas por vidrios. Las víctimas fueron identificadas como Osmar Adalberto Benítez Palacios (18), su hermano Pedro Abraham Palacios (16) y su amigo Miguel Angel Díaz (16). Todos son de nacionalidad paraguaya y habían llegado al país de muy chiquitos, cuando se instalaron en el humilde barrio La Victoria de Monte Grande.

“Los hermanos vivían con una abuela que está postrada en una cama y el otro chico era vecino de ese barrio que está lleno de ciudadanos de nacionalidad paraguaya”, contaron los vecinos. También informaron que “los hermanos se dedicaban a la venta de drogas en el mismo descampado donde fueron asesinados”, mientras que “Díaz no vendía pero sí consumía y estaba siempre con los Palacios”.

Los investigadores están convencidos de que se trató de un ajuste de cuentas narco y, si bien se han hecho allanamientos, aún no hay detenidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído