El clima en Neuquén

icon
20° Temp
41% Hum
La Mañana fútbol

Juntan botines y los donan a los chicos de las escuelitas de fútbol

Una pareja de Gran Neuquén lleva adelante "Botines mágicos", un proyecto solidario para ayudar a quienes no pueden comprarlos.

Entregar un par de botines o zapatillas para jugar a los chicos que asisten a las escuelitas de fútbol del oeste de la ciudad es el proyecto solidario que viene realizando desde el año pasado una joven pareja. De esta manera, José “Pepe” Calfanca y Johana Arriagada, que viven en el barrio Gran Neuquén, ayudan a niños y jóvenes de 6 a 16 años que no cuentan con los recursos necesarios para acceder a un calzado apto para jugar al fútbol.

“Pepe”, ex jugador de diversos clubes de la Liga de Fútbol de Neuquén (Lifune), contó a LMNeuquén que la idea de este proyecto solidario “Botines mágicos” surgió al conocer algunos casos de chicos que no podían ir a entrenar o jugar en las escuelitas barriales o clubes por no contar con un par de botines con tapones o zapatillas tipo “papi fútbol”.

Te puede interesar...

Junto a su mujer, recolectan y acondicionan los botines y luego se contactan con los clubes o escuelitas de fútbol para destinarlos a quienes lo requieran.

Arreglan botines y los regalan a escuelas de futbol (2).JPG
José “Pepe” Calfanca y Johana Arriagada

José “Pepe” Calfanca y Johana Arriagada

“Esta campaña solidaria está dirigida a ex jugadores, jugadores actuales, dirigentes, amigos, empresas, tienda de deportes para que juntos podamos ayudar a los chicos de bajos recursos y que por diferentes motivos y situaciones se les complica la compra de botines o zapatillas para que puedan practicar uno de los deportes más lindos como es el fútbol”, explicó “Pepe”, de 35 años, que desplegó su talento vistiendo las camisetas de San Lorenzo, Atlético Neuquén y Sapere, entre otros.

Contó que recorren las canchitas de los barrios del oeste de la ciudad y les preguntan a los profesores de las escuelitas si hay algún chico con la necesidad del calzado. “También nos contactamos con los padres y nos cuentan la situación, y ahí ves la necesidad del chico porque quizás está jugando con una zapatilla de lona o que no es para jugar al fútbol”, señaló. “Hemos escuchado muchas historias de padres que no le pueden comprar botines a sus hijos porque la economía familiar no se los permite, un par de botines está entre 12 mil y 18 mil pesos y se les hace difícil”, agregó.

“Recorremos las escuelitas o clubes de fútbol y hemos escuchado muchas historias de padres que no le pueden comprar botines a sus hijos porque la economía familiar no se los permite, un par de botines está entre 12 mil y 18 mil pesos y se les hace difícil, y muchas veces esos chicos dejan de jugar”, explicó "Pepe" Calfanca.

A través de la página de Facebook “Botines Mágicos” solicitan el talle de botines que necesitan y comienza a poner en marcha la red de solidaridad que termina con “Pepe” y Johana arreglando y acondicionando el calzado y entregándolo "para que estos magos y magas de la redonda sigan deleitándonos con su juego”.

Arreglan botines y los regalan a escuelas de futbol (6).JPG

Ya han entregado más de 25 pares de botines desde que comenzaron la campaña. Hace unos días visitaron la escuelita de fútbol de Unión de Mayo donde le entregaron a un chico que el día del estreno de los botines marcó un gol para que su equipo ganara. “Seguramente no le vas a solucionar la vida a esa familia donándole un par de zapatillas para que juegue su hijo, pero es darle una alegría, sacarle una sonrisa a ese chico y eso nos llena el corazón”, describió el ex volante lifunero.

Ya han entregado más de 25 pares de botines desde que comenzaron la campaña. “Seguramente no le vas a solucionar la vida a esa familia donándole un par de zapatillas para que juegue su hijo, pero es darle una alegría, sacarle una sonrisa a ese chico y eso nos llena el corazón”, contaron "Pepe" y Johana.

Esa alegría del chico de Unión de Mayo que estrenó sus botines con los cuales marcó el gol, acaso sea la misma que tuvo “Pepe” a los 12 años cuando recibió sus primeros botines. A los 11 años, cuando había comenzado a jugar en San Lorenzo, murió su padre. Por entonces, usaba la misma zapatilla para ir a la escuela y para jugar. Un tiempo después, “Pepe” recibió lo que más deseaba. “Mi familia no tenía plata para comprarme botines para entrenar y jugar, y José, un gomero que trabajaba frente a la cancha de San Lorenzo me regaló unos botines Adidas de cuero con tapones cambiables”, contó emocionado. Aquel gesto de José, que aún tiene su gomería frente a la cancha, lo recuerda cada vez que sabe de la necesidad por la que pasa algún chico o chica y cuando finalmente concreta la donación.

Su paso por las canchas lifuneras, debutó en la primera de Sapere cuando tenía 14 años, le dejó muy buenos amigos, tanto jugadores como dirigentes. Y son ellos, quienes están también listos para ayudar con el proyecto solidario de “Pepe” y Johana. “Hemos tenido la colaboración de muchos jugadores y ex jugadores, como Chavo Díaz, que han donado o están atentos si conocen de alguien que tienen un par”, comentó.

Hace unos días visitaron la escuelita de fútbol de Unión de Mayo donde le entregaron un par de botines a un chico que el día que los estrenó marcó un gol para que su equipo ganara.

Las donaciones que recibieron tuvieron sus destinatarios en las escuelitas de fútbol de Cuenca XV, Los Hornitos, Unión de Mayo, entre otros barrios del oeste capitalino. “La idea es que sea dinámico porque el chico o la chica lo necesita ya para jugar. Una vez que recibimos la donación, los dejamos en condiciones, algunos vienen manchados o hay que hacerle algún arreglito, y entregarlos rápidamente”, describió.

Arreglan botines y los regalan a escuelas de futbol (4).JPG

“La idea es seguir ayudando a los chicos y chicas que quieren jugar, que le meten al fútbol que es un deporte hermoso, que te enseña valores y además los aleja de los peligros de la calle”, afirmó. “Apostamos a la solidaridad de las personas para que esta campaña siga creciendo y podamos llegar y ayudar realmente a los niños. Dona tu magia al que más necesita, es nuestro slogan”, agregó.

Aquellos que quieran colaborar con la iniciativa que lleva adelante esta pareja podrán contactarse en las redes sociales donde aparecen como “Botines Magicos”.

A los 11 años, cuando "Pepe" había comenzado a jugar en San Lorenzo, murió su padre. Por entonces, usaba la misma zapatilla para ir a la escuela y para jugar. Un tiempo después, recibió lo que más deseaba. Un gomero que tenía su gomería frente a la cancha de San Lorenzo le regaló unos botines Adidas de cuero. “Mi familia no tenía plata para comprarme botines para entrenar y jugar”, contó .

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario