La calle está dura y los vendedores ambulantes la sufren

Hay menos puestos. El mercado está muy flojo.

Neuquén.- El auge del consumo puso freno de mano en la región y ya se siente la caída en las ventas. Tanto es así que la crisis también alcanzó a los vendedores callejeros, quienes en el último trimestre sufrieron una pérdida del 17% de sus puestos.

Augusto es cubano y lleva poco más de dos años con su puesto ofreciendo productos de temporada. Afirmó que “se siente la baja en las ventas”. Señaló que comparado con el último verano, “la cosa está más floja”. Notó el cambio en los días de compras. Mientras que el año pasado vendía todos los días, ahora “la gente compra cuando tiene plata, los primeros días del mes, después se hace más difícil”.

Un panorama similar dio Eduard, un cartagenero que hace tres años trabaja sobre la calle Mitre junto a Alexis, un amigo senegalés. “Hay menos venta que hace unos tres meses”, dice mientras su colega afirma con la cabeza. “Con el cambio del presidente se han ido sintiendo más flojas las ventas”, agregó.

Alexis comentó que el año pasado ellos decían el precio de la mercadería “y la gente compraba igual, no le importaba”, pero hoy “se quejan y sienten que los estafamos cuando les decimos lo que salen”. “Las cosas nos subieron un motón” se quejó el colombiano.

“La gente no tiene plata”, sentenció Mario Villalba, un misionero que vino a probar suerte a Neuquén hace siete meses y ahora vende productos panificados. Mientras charlaba con Víctor Sánchez (vendedor de medias, guantes y gorritos), aseguró que “las ventas cayeron más de un 50%. Está complicado”.

“Ahora no se vende nada –asegura Sánchez-, la gente compra los primeros días del mes y después nada”.

Ambos culparon a la política económica: “El año pasado estábamos mejor, se vendía mucho más”, dijeron a coro.

“Están generándose otros mecanismos de venta informal, algunos con ciertos niveles de peligrosidad en el origen de los bienes y productos, se dan muchos casos de venta directa a través de las redes sociales, un aumento de las ventas telefónicas y domiciliaras y la presencia de nuevas ferias”. Edgardo Phielipp. Vicepresidente de Acipan

Ricardo “el Riojano” instaló su puesto de venta de churros y alfajores también en una esquina de Mitre. Él no se queja. Para él, el que lo hace es “de lleno”. Asegura que la pelea todos los días, pero que siempre vende.

A unos metros, Pedro lo contradijo: “No se vende. Hace como dos años que estamos así”. Culpó de la crisis que vive a “la situación económica del país”. Su experiencia de 12 años vendiendo en la misma esquina lo esperanzaba en repuntar con el “aguinaldo”, pero “hasta ahora las ventas no se vieron”, lamentó.

Según un informe del Observatorio Económico de Acipan, el segundo trimestre de 2016, comparado con el mismo período de 2015, la cantidad mensual promedio de puestos callejeros tuvo una caída del 17,3% en la zona del Bajo neuquino, donde hoy hay un promedio de 1,5 puntos de venta informal, cuando la ordenanza 12587 limita uno por cuadra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído