Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en par

LMNeuquen Zapala

La Chana: de ladrona a jefa narco por el coronavirus

Cayó una zapalina de armas tomar. Antinarcóticos le desbarató el kiosco y la mujer quedó a disposición de la Justicia Federal.

GUILLERMO ELIA - policiales@lmneuquen.com.ar

La maldita pandemia que ahora se está haciendo sentir en Neuquén nos obligó a todos a generar cambios en nuestras conductas individuales y sociales. Lo cierto es que en el ambiente delictivo el coronavirus también tuvo su impacto e hizo que muchos se corrieran hacia otras modalidades, en una suerte de reconversión.

Te puede interesar...

Es así que aparece en escena la Chana, una conocida ladrona de Zapala, de 32 años, que producto del aislamiento social, preventivo y obligatorio debió cambiar de rubro e incursionó en la venta de drogas al menudeo.

La Chana, cuentan los zapalinos, es una suerte de Pepita la Pistolera, una tipa pesada, de armas tomar, que tiene causas por hurto, robo y abuso de armas. De hecho, cuando la fueron a detener, en la casa tenía tres armas en distintos lugares y todas listas para ser usadas.

P12-F06-POLI(SCE_ID=434364).jpg

Su pareja es otro delincuente pesado de la zona que se encuentra tras las rejas purgando una condena por robos calificados.

Su apodo, Chana, no tiene un origen claro, ya que no se llama Luciana, y tampoco deviene del árabe, que significa “paraíso”. Dicen que el mote se lo pusieron a partir de un incidente que tuvo al volante, de ahí nació el Chana en alusión a Chano, el cantante de Tan Biónica que en agosto de 2015 manejaba borracho una camioneta Dodge RAM y que tras perder el control chocó a ocho autos que estaban estacionados.

P12-F07-POLI(SCE_ID=434365).jpg

Reconversión

Tras la puesta en vigencia del decreto presidencial del 20 de marzo, la Chana comenzó a ver qué hacía para tener ingresos reales y en poco tiempo. A partir de algunos consejos de amigos del ambiente y con ayuda de contactos, montó un kiosco narco en su casa, en calle Saavedra del barrio Jardín, un sector periférico y popular de Zapala.

En tiempos de pandemia donde el desabastecimiento impera, el kiosco de la Chana prosperó y muy rápido, a tal punto que despertó sospechas en los pesquisas porque si bien la tenían relacionada con el ambiente delictivo, nunca fue en este rubro.

En este escenario, el negocio funcionaba en piloto automático y el exceso de confianza, el peor de los pecados que puede cometer un delincuente, la llevó a tener ciertos descuidos que le permitieron a la Policía detenerla.

P12-F05-POLI(SCE_ID=434363).jpg

La caída

Tras el gran parate que tuvo el delito en las primeras semanas de pandemia, a principios de abril volvían a ponerse en marcha. En los recorridos de rutina, la Policía advirtió el movimiento que había en la casa de la Chana y de inmediato Antinarcóticos de Zapala comenzó a realizar tareas de inteligencia.

En cuestión de días observaron que había montado un kiosco narco, por lo que le dieron aviso a la jueza federal Silvina Domínguez, que se encargó de seguir la causa y habilitar todas las tareas necesarias.

Los pesquisas trabajaron de encubierto y determinaron que la mayor actividad del kiosco era entre las 17 y las 19, porque a partir de las 20 regía el impedimento de circulación.

La modalidad de venta era pasamanos. Jóvenes y no tan jóvenes ingresaban a la casa y, en menos de un minuto, ya estaban afuera. Es decir, pagaban, recibían la droga y se retiraban. Esto obligaba a que la Chana tuviera la droga fraccionada y lista para comercializar.

P12-F03-POLI(SCE_ID=434361).jpg

Tras un mes de investigación, llegó el momento de dar el golpe, lo que exigía el mayor de los silencios para evitar filtraciones. Además, la preparación de todo un dispositivo para accionar en medio de la pandemia (ver recuadro).

El jueves por la tarde, los efectivos de la división Antinarcóticos de Zapala le rodearon la casa a la Chana, que no tuvo tiempo a nada.

Le secuestraron tres armas cargadas y listas para ser accionadas, una pistola y un revólver calibre 32 y un pistolón 1270, además de una gran cantidad de municiones de distinto calibre. Se le encontró un ladrillo de marihuana de casi medio kilo y muchas dosis listas para vender. Junto a la droga habían balanzas digitales, elementos de corte y alrededor de 60 mil pesos producto de la venta de droga.

Los testigos presenciaron el operativo y el momento en que la Chana era esposada y trasladada a la unidad de Antinarcóticos, donde quedó a disposición de la jueza federal.

P12-F04-POLI(SCE_ID=434362).jpg

Otros dos golpes al narco en Zapala

22 de mayo. En el barrio Antena se desarticuló un kiosco de narcomenudeo que funcionaba frente a una plaza y un centro de salud. La principal modalidad que tenía era el delivery de droga a bordo de una moto negra de 150cc. La investigación duró tres meses y en el procedimiento secuestraron droga, efectivo, celulares, balanzas y elementos de corte.

6 de junio. En el barrio Bella Vista dieron con otro kiosco que tenía dos modalidades marcadas, el pasamanos en la casa y los delivery de marihuana y cocaína que los hacían en moto y auto. La investigación duró cuatro meses y secuestraron droga y dinero en distinto tipo de moneda, entre dólares, pesos chilenos y pesos argentinos.

012-POLI-20062020F5.jpg

-> Un protocolo para allanar

A las dos semanas de iniciada la cuarentena, la Dirección de Antinarcóticos desarrolló un protocolo de actuación respetando los consejos de bioseguridad que dio a conocer el Ministerio de Salud de la Nación.

A la jueza federal Silvina Domínguez le pareció tan interesante el protocolo, que luego instruyó a las fuerzas federales para que también lo implementen.

El protocolo establece que todo el personal actúe con guantes y barbijo. Al momento de concretar una demora, a la persona se le pone alcohol en gel y un barbijo, y con lavandina reducida en agua les limpian el calzado antes de ingresarla a un móvil que está desinfectado y especialmente destinado al traslado de detenidos. El mismo tratamiento se realiza con los testigos, a los que les facilitan guantes, barbijo y un mameluco de bioseguridad. De esta forma, se evita todo contacto indebido que pueda permitir el contagio de COVID-19 en el caso de que haya alguna persona afectada por el virus.

LEÉ MÁS

Zapala: cae jefa narco con un arsenal de armas

Espectacular choque entre un camión y un auto en la Ruta 22

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.5908183632735% Me interesa
82.035928143713% Me gusta
5.189620758483% Me da igual
5.189620758483% Me aburre
2.9940119760479% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario