La creían muerta pero lleva 38 años en un psiquiátrico

La mudaron de internado sin avisarle a la mamá: falleció buscándola.

Pergamino.- Todos la conocen como Mimí, aunque se llama Noemí. Tiene 73 años y se encuentra encerrada en la sala de Salud Mental del Hospital San José desde 1978, cuando tenía 35 años. Lleva más tiempo adentro que afuera. Tanto, que se olvidó del afuera y los de afuera de ella.

En realidad, ya toda una generación de sus familiares creció convencida de que estaba muerta desde hacía muchísimos años: exactamente 38, cuando la trasladaron de facto a este bonaerense hospital de Pergamino. Junto a ella viajaron desde el Melchor Romero, pabellón psiquiátrico que queda en las cercanías de la ciudad de La Plata, varios pacientes más. ¿Por qué? Porque la construcción del nuevo hospital psiquiátrico en Pergamino, con 60 camas, necesitaba que estas estuviesen ocupadas para justificar que el lugar sea cabecera provincial. Entonces, a falta de locos en Pergamino, los trajeron de La Plata.

Mimí viajó en uno de esos colectivos, dejando vacía su cama en Melchor Romero, donde solía ir a visitarla su mamá, Paula, una mujer muy humilde de Santa Rosa, La Pampa, quien cuando volvió para ver a su hija se encontró con una explicación dolorosa: “Se fugó, creemos que se cayó al río”. Era 1978, tiempos en los que no era fácil insistir en preguntas sobre gente que había desaparecido. Sin embargo, Paula siguió yendo al Melchor Romero intentando buscar una respuesta que nunca en su vida le llegó. Porque murió creyendo que su hija estaba muerta, sin saber que estaba viva internada en la ciudad de Pergamino.

“No había locos autóctonos y trajeron dos micros llenos desde el Melchor Romero. Y 1978 eran tiempos difíciles para averiguar paraderos”. Javier Ferreyra. El periodista que reveló la historia de Mimí en Primera Plana de Pergamino habló con Infobae.

35 años tenía Mimí cuando llegó a Pergamino. Desde entonces, nadie la visitó.

Apareció la familia

El periódico local Primera Plana publicó un artículo sobre las condiciones de abandono que viven algunos pacientes del área psiquiátrica de este hospital. Esta nota fue replicada por un diario de La Pampa y, como figuraba el nombre completo de Mimí (Noemí Arnuz Llanos), una prima se enteró del tema e irá a visitarla la semana que viene a Pergamino, con el mandato familiar de decirle a Mimí que “su madre no la abandonó”.

Su primo, Sixto, ratificó: “Mi tía (Paula) no la abandonó. Hizo varios viajes y no le decían nada, no le daban datos. La hicieron desaparecer”, se queja hoy, en 2016. Mientras, Mimí ya está anciana. De ella hay buenos recuerdos en Pergamino. Fue muy querida por las enfermeras y vecinos del lugar que, en los tiempos en que ella gozaba de un régimen de semilibertad, la veían pasear por las calles -maquillada, con tacos y con un muñeco en brazos- y conversaban con ella. Hasta que un día dejaron de verla y su ausencia les hizo pensar que había muerto. Otra vez la daban por muerta, pero no: Mimí seguía viva, sólo que ya no salía tanto. Hoy, enterados de la historia, varios de esos vecinos la van a visitar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído