El clima en Neuquén

icon
24° Temp
60% Hum

La Delio Valdez: "En Neuquén siempre nos sentimos muy locales"

Cumbia y celebración. Manuel Cibrián habló del nuevo disco y del gran momento que vive la orquesta, que el sábado llega para celebrar los 20 años de Fasinpat.

La Delio Valdez vuelve una vez más a la ciudad para celebrar, el sábado, los 20 años de Fasinpat, luego de que esa fiesta quedara trunca por la pandemia. Manuel Cibrián, guitarrista y compositor de la orquesta de cumbia, habló del momento de la banda que arribará con la ausencia de Ivonne Guzmán, quien fue madre hace 20 días.

Cibrián no dudó en revelar el particular afecto que la orquesta tiene por Neuquén, y además se refirió al nuevo disco de La Delio: El tiempo y la serenata, un material que se hizo en pleno aislamiento. “Es un disco esperanzador que tiene esa cosa medio oscura, melancólica, pero a su vez es bailable”, adelantó el guitarrista.

Te puede interesar...

Teniendo en cuenta las visitas que comenzaron en Teatro del Viento, La Delio casi que tiene su sello neuquino.

Así es. Hace varios años que vamos. Arrancamos en Teatro del Viento (espacio cultural que ya no existe), pasamos varias veces por Pirkas y la última visita fue en Kimika de Cipolletti. Esta fecha en Zanón la teníamos agendada desde antes de pandemia y tuvimos que cancelar todo en abril de 2020. Ahora tenemos muchas expectativas con lo que pueda pasar en Neuquén. Con Zanón siempre venimos compartiendo experiencias laborales porque nosotros funcionamos como una cooperativa. Entre las dos partes es como que nos retroalimentamos. Una parte de la banda va a ir un día antes para realizar una jornada de cooperativas (el viernes en Teneas) y aprovechar a recorrer la fábrica y hacer ajustes para el concierto.

Acaban de lanzar El tiempo y la serenata. ¿Cuál sería el concepto del disco y a qué refiere el título?

Es un poco ese espacio temporal que se dio el pasado año en donde estábamos todos encerrados y el único horizonte o luz en el camino era hacer canciones. Es un disco muy introspectivo, porque había mucho para pensar y ver dónde estábamos parados. Es un álbum esperanzador que tiene esa cosa medio oscura, melancólica, pero a su vez es bailable. A Neuquén llevamos algunas canciones porque la presentación oficial del disco será en abril de 2022. Vamos a iniciar una gira por todo el país. En marzo vamos estar en el Vive Latino, que es un festival muy importante que se hace en México.

Tenemos algo de seguir lo que es orgánico. No vamos a hacer algo solo porque nos convenga económicamente o porque esté de moda”.

El rap se filtra en algunas canciones como “De un tiempo a esta parte”. ¿Fue aprovechar el momento del género o la canción pedía eso?

Convocamos a Javier Ortega, que es un rapero amigo. Es una canción que identifica mucho a La Delio. Tiene esa cosa fina de orquesta y también tiene esa cosa de la tierra, de la calle. Desde un principio me sugirió que iba a quedar bien un fragmento de rap. Gustó mucho y además es cierto que ahora está en el oídos de todos.

La Delio Valdez

Después, en “Hasta el último round” hacen mención de un fragmento del último discurso de Salvador Allende. ¿Cuál fue la idea de recurrir al ex presidente chileno?

Es la historia de una persona que defiende sus ideales hasta el final: la trama funciona como la historia del boxeador que no se va a rendir. A Santiago Maldovan, que es nuestro clarinetista, le pareció eso. Y el fragmento es del último discurso de Allende antes de que fuera fusilado. Es una forma de plasmar que seguimos de pie, que no hay que rendirse hasta el final. El disco entero tiene ese concepto de lucha y esperanza. Este disco está bastante más trabajado, más fino, con la lupa puesta en los arreglos de los vientos, las voces, y está mucho más limpio. Creo que los arreglos son más sofisticados que el anterior (Sonido subtropical).

¿Cuándo sintieron que era tiempo de poner sus propias canciones en la calle?

Cuando empezamos, hacíamos clásicos colombianos y, después de tantos años (12), decidimos incluir nuestras propias letras. Fue comenzar a contar qué nos pasaba.

¿Por qué creés que La Delio llegó a instalarse en la gente de forma masiva y alcanzó distintas franjas sociales?

Sí, por suerte hemos crecido bastante en público. Después creo que al ser un ritmo popular, bailable, eso te ayuda a abrir la brecha y esa franja. En un show de La Delio hay chicos, abuelos, y es muy familiar. La masividad llevó su tiempo y creo que no nos encerramos en nuestro nicho. Siempre quisimos que nuestra música llegue a todos lados.

¿Cómo vivieron ese incremento de gente que puede llegar a tres mil personas?

Fue un plan a largo plazo y la idea era ir a tocar a todos lados, aunque perdiéramos plata. Fueron muchas horas de micro para el sur y para el norte, y de esa forma la gente nos fue conociendo. Por ejemplo, Neuquén fue un lugar al que visitamos varios años y era cómo decir “nosotros somos esto”. Después, el boca en boca ayudó muchísimo. Nuestro primer show fue en Teatro del Viento y el último fue en Kimika, que estuvo lleno. Entonces, fue ir y no parar hasta que nos dimos cuenta de que la recepción siempre fue muy buena. Lo que pasa particularmente en Neuquén es que nos sentimos muy locales. Cuando fuimos nadie entendía nada y era ir a ver qué pasaba con La Delio. Por eso fue increíble la trasformación que se dio en Neuquén.

Cuando fuimos, nadie entendía nada y era ir a ver qué pasaba con La Delio. Por eso fue increíble la trasformación que se dio en Neuquén”.

¿Es un doble trabajo y un desafío mantener ese caudal de público?

Totalmente. Como somos una cooperativa y tenemos distintas comisiones adentro (prensa, organización, administración), ahora lo estamos midiendo por la gente porque aumenta el caudal de trabajo. Estamos haciendo frente como podemos. Aprendiendo un montón y a la vez chocándonos entre nosotros, pero en definitiva le vamos sacando el juego a todo ese laburo.

PAISAJE - LA DELIO VALDEZ - KARINA - ABEL PINTOS

Hay quienes consideran que La Delio está de moda.

Es jodido mantenerse y seguir vendiendo shows. Es un miedo que siempre tenemos, pero por ahora lo vivimos y nos damos cuenta de que ahora parece fácil vender entradas. Sabemos que para mantener eso hay que hacer un laburo muy grande y más que nada seguir haciendo canciones, seguir juntándonos con productores, no dejar de ir a diferentes provincias y movernos en esos lugares donde sí les interesa La Delio. Tenemos algo de seguir lo que es orgánico. Si algo no nos parece porque está muy forzado hacerlo, no lo vamos a concretar. Esta cosa de seguir lo orgánico nos ha dado buenos resultados porque terminan dándose grandes uniones. No vamos a hacer algo solo porque nos convenga económicamente o porque esté de moda.

¿Les costó mucho tiempo registrarse como cooperativa?

Comenzamos a tocar en el año 2009 y nos comenzamos a dar cuenta de que teníamos que tener una forma de organizarnos. En la cumbia y en muchos géneros está presente la figura de dueños del grupo y la de los empleados. Eso no nos representaba. Nos empezamos a informar sobre las cooperativas que existían, como la de la orquesta de Osvaldo Pugliese, y nos llevó como cinco años que saliera el tema administrativo. Ahora, hace dos años que somos una cooperativa registrada en el Inaes. Fuimos estudiando cómo ser cooperativista y trabajar de esa forma: cómo apoyar siempre al compañero y cómo estar informado de forma horizontal de todo lo que sucede. Nosotros levantamos la bandera del cooperativismo y recomendamos esta forma de trabajo. Está bueno que las bandas comiencen a ver que se puede laburar así porque es productivo.

LA DELIO VALDEZ - La Cancioncita (Teatro Vorterix)

¿Es real que llegaron a realizar una terapia grupal?

Sí, es cierto. Eso sucedió en el año 2019. Cuando hay muchos shows y horas de viaje, terminás quemándote la cabeza. Y a veces hay que bajar un poco y te lo tiene que decir alguien de afuera. Ese año no había tiempo para hablar y es un poco lo que pasa ahora, que nos entramos otras vez en una vorágine. Nosotros hacemos asambleas todas las semanas y ahora aprendimos un poco a cuándo hablar las cosas. Pero la verdad es que la terapia grupal nos ayudó mucho. Cada uno sabe cómo y cuándo decir las cosas. Además, también hay que laburar cuestiones que tienen que ver con los incentivos y las frustraciones. Son muy pocas las veces que uno va a tener razón ante tanta gente, y esa terapia fue positiva.

Si tuvieras que hacer un balance de estos 12 años, ¿cuál sería?

Súper positivo. La Delio ya se ha transformado no solo en un trabajo, en un estilo de vida, una cooperativa musical, y el balance es que siempre se crece. Se crece humanamente, se crece musicalmente, se crece en seguidores. La clave de La Delio tiene que ver con que somos genuinos, sinceros con que hacemos la música que de verdad nos gusta y sentimos.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario