La escasez de manteca ya se siente en Neuquén

Hay muy poco stock a causa del mal clima en la cuenca lechera. Los precios, por las nubes.

NEUQUÉN

Los neuquinos no pueden “tirar manteca al techo” porque no hay. La escasez de producción láctea para la época, junto con la situación de inundaciones que atravesó el sector tambero en la zona centro del país, produjo el faltante de este producto en todo el territorio nacional.

Desde hace un mes y medio, la manteca se ve poco y nada en las góndolas de los supermercados, y en Neuquén la situación no es ajena. En la capital neuquina, encontrar la manteca se ha vuelto una odisea porque directamente no hay o porque no hay opciones de primeras marcas y las alternativas son pocas.

Durante una recorrida que realizó LM Neuquén por las seis principales cadenas de supermercados, se pudo constatar la falta de uno de los productos más utilizados en la cocina argentina.

El paquete de 200 gramos de La Serenísima no se puede encontrar en casi ninguno de los súper, salvo raras excepciones. No ocurre lo mismo con la versión de 100 gramos de la misma marca, que puede verse en casi todos los comercios, aunque en precio no conviene ya que cuesta más que el doble en relación con el kilo. Así, las segundas marcas o las propias de cada supermercado se vuelven la primera opción, en caso de haber stock.

También se puede conseguir la “manteca light”, aquella que viene en pote, pero que tampoco conviene en términos económicos ya que cuesta el doble que la tradicional: un envase de 200 gramos cuesta arriba de 40 pesos.

De esta manera, los consumidores optan por adquirir margarina -manteca vegetal- o recurrir a la grasa vacuna o porcina ante la escasez. En este sentido, los supermercados han cubierto las góndolas donde suele estar la manteca con estos dos productos.

Así, La Tonadita o La Paulina se vuelven las marcas alternativas para sumar al changuito, en caso de decidir consumir manteca.

“En invierno las vacas producen menos leche y, en consecuencia, es una cuestión natural. En esta época hay un poco de escasez en los productos lácteos, pero hace rato que no llegamos a este nivel”, explicó Eduardo Del Prete, gerente regional de La Anónima, en declaraciones a LU5.

Las cuencas lecheras de Rosario y Santa Fe han estado inundadas y esa situación también produjo que no haya elaboración de productos lácteos para abastecer al país”. Eduardo Del Prete, gerente regional de supermercados La Anónima.

Por otro lado, la situación climática que vivió hace unos meses la región pampeana, la zona productiva láctea del país, agudizó la escasez.

“El segundo factor es que las cuencas lecheras de Rosario y Santa Fe han estado inundadas y eso también produjo que no haya elaboración”, graficó Del Prete.

Además, por tratarse de un producto que es demasiado perecedero, es la primera opción para dejar de producir cuando hay escasez.

La manteca no solamente es utilizada en las casas particulares, sino que también es requerida por las panificadoras y otros locales que elaboran productos alimenticios, aunque para estos sectores es menos complicado acceder a proveedores en momentos de faltante como los que se están viviendo durante estos días en todo el territorio nacional.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído