La final más larga y triste del mundo

River-Boca. Otra bochornosa suspensión. Boca reclama los puntos, River y la FIFA quieren que se juegue. El 8 de diciembre, fecha tentativa.

Buenos Aires. El papelón no tiene fin… ni final. La definición de la Copa Libertadores entre River y Boca fue postergada ayer por segundo día consecutivo y los presidentes de ambos clubes deberán comparecer mañana en las oficinas de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), en Paraguay, para fijar nueva fecha y condiciones de realización.

El partido se juega en los escritorios, ya que el Xeneize pide sanciones a River y los puntos, y el Millonario quiere que se dispute la revancha normalmente en el Monumental. Trascendió que la intención de Conmebol y la FIFA es que todo se resuelva dentro del campo de juego, pero Boca amenaza con ir hasta las últimas consecuencias y apelar un fallo negativo.

Te puede interesar...

“Queremos que el tribunal falle con la misma vara que nos descalificó en la Copa 2015”, metió presión anoche el presidente xeneize, Daniel Angelici, ratificando lo que había argumentado horas antes en conferencia de prensa.

“Infantino le dijo a Angelici el sábado que el partido se jugaba. La final se juega en River y con gente. Lo de Boca me sorprende”, expresó el titular del Millonario, Rodolfo D’Onofrio.

Comenzó una feroz lucha de poderes entre los clubes. Se vienen días moviditos.

Lucha de poderes

El presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, confirmó la decisión después de una presentación realizada por Boca, en la que reclamó la suspensión por entender que no había “condiciones de igualdad” para la disputa del partido tras la agresión sufrida ayer por sus jugadores cuando llegaban al estadio en micro.

Domínguez y los presidentes de ambos clubes habían firmado un acuerdo el sábado tras la primera postergación para celebrar la superfinal ayer a las 17 con público, pero el club visitante modificó su postura después de una madrugada plagada de reuniones.

Angelici, el cuerpo técnico de Guillermo Barros Schelotto y los jugadores, con el respaldo de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), acordaron la negativa de jugarlo ayer como pretendía la Conmebol y también el presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, que había llegado al país especialmente para participar de la fiesta (anoche se fue con Domínguez muy amargado con todo lo ocurrido). El capitán de Boca, Pablo Pérez, lesionado en el ojo izquierdo por la rotura de los cristales del ómnibus, concurrió en la tarde de ayer al Sanatorio Otamendi junto con un escribano para constatar que no estaba al cien por ciento de sus posibilidades para jugar.

El martes los presidentes de ambos clubes declaran en Conmebol y ahí se empieza a definir todo.

El castigo reclamado por Boca está contemplado en el artículo 18 de la Conmebol y, entre otras medidas, estipula la deducción de puntos, la determinación del resultado del partido o la descalificación del club infractor de la competencia en curso.

los hinchas abandonando el Monumental

Declaraciones cruzadas

“Era un pacto de caballeros entre tres, pero leí lo que firmé, cuando vi que decía ‘una piedra’ era hasta gracioso, pero también hablaba de igualdad de condiciones para que se jugara hoy, y eso hoy no hay”, inició su explicación el presidente xeneize, acompañado por Guillermo Barros Schelotto, en una improvisada rueda de prensa.

“Nos debemos al hincha de Boca y tiene muy reciente lo que ha pasado, yo soy un convencido de que los partidos se ganan y se pierden dentro de la cancha, pero también tengo una responsabilidad, me debo a los socios, yo soy el presidente, no el dueño del club”, agregó el Tano.

“Yo no tengo ninguna comunicación ni me ha llegado nada a River para hablar sobre la solicitud de puntos que hizo Boca. No me cabe la menor duda de que se va a jugar el partido”, explicó, por su parte, el titular millonario.

En ese sentido, admitió estar “sorprendido” por la postura de Boca, porque River “generosamente” se prestó a la postergación el sábado y el domingo.

Por su parte, Schelotto comentó: “Estábamos claramente en desventaja y se lo manifestamos a Angelici”. Ya es la final más larga y triste del mundo .

Las autoridades de la FIFA y Conmebol retirándose angustiadas del país

Los jugadores que recuperarían si se juega y el Mundial de clubes

entro de todo lo malo por la suspensión, algo bueno para River y Boca. Es que ambos, en caso de que la finalísima se reprograme, podrían recuperar jugadores clave.

El Xeneize, que esperó hasta último momento para ver si podía contar con el atacante Cristian Pavón, estaría en condiciones de contar con él en el próximo encuentro.

El ex Talleres se desgarró el isquiotibial izquierdo en el primer tiempo del duelo de ida. Por su parte, Ignacio Scocco sufrió una contractura en el gemelo de la pierna derecha el 3 de noviembre. Se recuperó y se resintió.

Es probable que se recupere para el 8 de diciembre, día con el que se especula que podría jugarse.

Mundial de clubes

El inicio del Mundial de Clubes, previsto para el 18 de diciembre, se acerca y eso apura la definición del River-Boca. Se disputará en Emiratos Árabes. Participarán Real Madrid, Chivas de Guadalajara, Kashima Antlers de Japón, Esperance de Túnez, Team Wellington y Al-Ain. ¿Estará River o Boca

Pasini

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído