La mafia de los trapitos se adueñó de la costa atlántica

Se recibieron 180 denuncias de agresiones en lo que va del verano.

Mar del Plata
En lo que va del año ya se denunciaron unos 180 ataques de trapitos que reaccionan de manera violenta cuando los veraneantes en la costa atlántica bonaerense se niegan a pagar por el presunto cuidado de sus vehículos, denunció una ONG especializada en la temática.

"La mafia de los trapitos llegó en los primeros días de diciembre a Mar del Plata y Pinamar, se repartieron zonas y a partir del primero de enero de 2016 coparon prácticamente ambas ciudades balnearias, cobrando desde 50 a 200 pesos, según la cara, según el coche y según la hora", dijo al Diario Popular el abogado Javier Miglino, titular de la organización Defendamos la República Argentina.

4000 trapitos están operando en este momento en la costa atlántica bonaerense.

El problema este año es que hay menos cantidad de turistas y bajó el gasto de las familias, por lo que se producen graves enfrentamientos por la resistencia de la gente a pagar los "peajes", indicó el especialista.

En ese marco, "las agresiones suman 180 denuncias por rayaduras como método de venganza, además de roturas de vidrios y hasta golpizas", agregó.

"La mafia de los trapitos está arrasando Mar del Plata y Pinamar, principalmente, aunque también tienen presencia en localidades de toda la costa. Lo cierto es que ya no están en zonas determinadas sino en todas partes", dijo Miglino.

"Puede vérselos en el centro de las ciudades mencionadas, en el Puerto de Mar del Plata, Punta Mogotes, las playas de El Faro y, por supuesto, las playas céntricas más concurridas".

"En el caso de Pinamar, las cosas no están mejor, a pesar de que el municipio hace un par de años optó por legalizarlos. No sólo hay 10 veces más. Eran 120 al momento de la legalización y hoy más de 1200, sino que es literalmente imposible estacionar en algún momento del día o de la noche sin que aparezca de improviso un grupo de trapitos a cobrar".

"Están en la Avenida Bunge, pero también frente a todas las playas, en Ostende y Cariló e incluso, tal como lo afirma el propio intendente de Pinamar, Martín Yeza, han amenazado al jefe comunal porque quieren unos 15.000 pesos cada uno para irse", dijo Miglino.

Un cálculo de la organización estima que a lo largo de toda la costa bonaerense operan unos 4000 trapitos. "Las tarifas empiezan a correr con las primeras luces del día y no terminan hasta bien entrada la madrugada", remarcó el titular de Defendamos la República Argentina.

Negocio redondo
El colmo: en Córdoba quieren posnet

A los trapitos en Córdoba los llaman naranjitas, y en la capital mediterránea se encuentran nucleados en la Cooperativa de Trabajo de Córdoba. Su titular, Noe Quinteros, adelantó que elaboraron un proyecto para que se autorice a cobrarles con tarjeta a los automovilistas mediante el uso del posnet.

"Queremos blanquear la actividad de manera tal que haya un comprobante de pago por el estacionamiento (con la patente del auto)", explicó.

Para que la propuesta sea vista con agrado por las autoridades, los naranjitas destacaron que la utilización del dispositivo servirá para legalizar la tarea desde el aspecto fiscal, porque bancarizará a los trapitos.

Esto permitirá establecer una tarifa fija para los automovilistas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído