LMNeuquen Femicidio

La mató el esposo de su amiga a golpes con un matafuego

Rodolfo Fabián Lucini fue acusado por el femicidio de María Marta Toledo, ocurrido el 29 de julio en la zona de chacras de Centenario, cerca del río Neuquén.

Confiada en una relación de amistad, la arquitecta María Marta Toledo (46) se subió a la camioneta conducida por Rodolfo Fabián Lucini (55), quien la pasó a buscar el pasado miércoles 29 de julio por su casa, sin saber que minutos más tarde, la mataría. Recorrieron varios kilómetros desde el centro neuquino hasta la zona de chacras de Centenario, donde Lucini la asesinó al golpearla en el rostro y en la cabeza con el matafuego del vehículo, tal como detalló la fiscalía, que lo acusó de femicidio. El juez avaló los cargos y dictó seis meses de prisión preventiva por considerar acreditados los riesgos de fuga y de entorpecimiento.

En una audiencia realizada este lunes a la tarde, la fiscal del caso Eugenia Titanti realizó un detallado informe sobre la teoría del caso y las evidencias recolectadas que ubican a Lucini como autor material del femicidio. "El caso comenzó con una denuncia de desaparición de la señora Toledo", indicó la fiscal, sobre la denuncia radicada por una amiga de la víctima el jueves a la tarde, luego de que nadie de su entorno tuviera contacto con ella en más de 24 horas.

Te puede interesar...

Fue así que se acudió al edificio donde vivía la víctima y se entrevistó tanto a la señora que realiza tareas de limpieza como a uno de los encargados de la seguridad. La primera declaró que la ultima vez que vio a María Marta había sido el miércoles al mediodía cuando un hombre la pasó a buscar, a quien la víctima se había referido como "un amigo". Esto mismo fue verificado por las cámaras de seguridad del edificio y también por el propio acusado, quien admitió que pasó a buscarla al ser entrevistado cuando aún la víctima estaba desaparecida.

Ese mismo jueves, Cecilia Toledo, una de las hermanas de la víctima, le solicitó a una de las amigas que fuera hasta la casa de su hermana porque no podía contactarse con ella. Allí, la mujer pudo observar las cámaras y le describió a la hermana, el hombre con quien María Marta se retiró. "Ese es Fabián, la pareja de Juliana", le indicó Cecilia a la amiga, tal como indicó la fiscal al detallar la evidencia recolectada y agregó: "Como Juliana vive cerca, acudió al lugar, vio las cámaras y reconoció a su marido, por lo que lo llamó y éste le dijo que sí la había buscado y la dejó a unas pocas cuadras".

Audiencia formulación Fabian Lucini

Con esa información, más la denuncia de desaparición y los testimonios relevados hasta el momento, es que el jueves a la tarde, personal policial fue al domicilio de la víctima. "Se comenzó con la búsqueda y en el domicilio no se observan signos de desorden, ni violencia, ni faltantes. Se secuestró la computadora notebook de la víctima y se tomó un pijama para poder realizar el rastreo con canes, que se hizo el viernes a la mañana en la zona de chacras de Centenario".

La zona de búsqueda fue delimitada tras un exhaustivo cruce de antenas telefónicas en base al registro del celular de la víctima, el que no fue hallado, pero su recorrido quedó registrado en su cuenta de Google Maps, a la que los investigadores pudieron acceder a través de su computadora personal. Además, se pudo determinar que la camioneta Chevrolet S10, con características específicas, en la que Lucini pasó a buscar a Toledo, fue captada por las cámaras de seguridad de un barrio privado cercano a la zona a la escena del crimen y esto fue constatado también por un vecino que trabaja en una de las chacras. "Una pick up blanca pasó hacia el río y volvio a pasar rapidísimo", detalló la fiscal.

-> Teoría del caso de la fiscalía

En base a todas las pruebas recolectadas, a la fecha, la fiscal acusó a Lucini de que "el 29 de julio, entre las 13:30 y las 14:30, dio muerte a María Marta Toledo". Titanti indicó que ese día, el acusado fue a la casa de la víctima,previo comunicarse por teléfono a las 12:55, en una Chevrolet S10 de color blanca, propiedad de su suegro.

Audiencia formulación Fabian Lucini

"Desde allí, Lucini trasladó a Toledo a una zona de chacras de Centenario, tomando Ruta 7 hasta Parque Industrial y luego continuó por caminos paralelos hasta el final de la Calle 4, donde sobre el lateral norte de dicha arteria, Lucini detuvo la marcha y comenzó a golpear con un elemento contundente de punta roma a Toledo, además de realizarle maniobras de sujeción de tipo ahorcamiento",e indicó que de la pericia realizada a la camioneta secuestrada se constató que el matafuego tenía hundimientos y rastros de sangre humana, como así también había manchas dentro del habitáculo.

De acuerdo a la autopsia forense se desprende que la víctima sufrió múltiples lesiones, siendo dos las más importantes. Una en la frente y otra en el cuello, a la altura de la nuca, con fractura del hueso occipital, lo que le causó la muerte casi instantánea. "Luego de las agresiones, Lucini arrojó el cuerpo al canal de riego, donde dos días después fue hallado, se retiró del lugar y se deshizo de las pertenencias de la víctima (celular, documentación personal y llaves del departamento de Toledo)",detalló Titanti y luego, el fiscal jefe Agustín García agregó: “La autopsia da cuenta más allá de múltiples lesiones, que no tiene ni una sola por intentar contener los golpes. Fue atacada brutalmente en el momento que menos lo esperó. No le dio ni siquiera la posibilidad de poner los brazos”.

"El acusado y la víctima tenían una relación previa, por lo que el trato era frecuente. La víctima llegó confiada por la relación que tenían, pero todo el hecho fue cometido por Lucini en claro acto de sometimiento y violencia, donde dado el lugar prácticamente deshabitado, la víctima no tuvo oportunidad de defenderse", indicó la fiscal y destacó: "El imputado sometió de manera atroz, salvaje, a una mujer que supera en fuerza y fisonomía, en un claro actuar sobre seguro".

-> Intentó entorpecer la investigación

La fiscalía, además, brindó pruebas sobre los intentos de desviar la investigación por parte del acusado. En primer lugar, en comunicación con la hermana de la víctima, tras ser reconocido en las cámaras del edificio, le dijo que se quedara tranquila. Luego, a su esposa le explicó que la había pasado a buscar por unos planos y que como no los tenía la dejó a las pocas cuadras y en otra versión, que la llevó a pagar una factura de gas.

Todo eso fue contradecido por las pruebas que presentó la fiscalía sobre un recorrido directo desde la casa de la víctima a la zona de chacras de Centenario, sin pasar por el centro ni donde mencionó el acusado. Por todos estos hechos, es que la fiscalía argumentó el pedido de la prisión preventiva por riesgo de entorpecimiento.

"La mala justificación que hubo del acusado, llamadas inexistentes, una boleta ya paga (dos días antes por homebanking), la tarjeta que estaba en la casa cuando intentó decir que la llevó al cajero; son todas pruebas que tiran por tierra lo dicho por el imputado", resaltó García, quien también se refirió a un crimen "bestial" en el que "existió premeditación, debido a la conducta previa, durante y posterior al hecho del acusado, que buscó generar una especie de coartada".

A su turno, el abogado defensor Roberto Berenguer, manifestó que lo único cierto del "largo detalle que hizo la fiscalía, es que Lucini fue a las 13:26 del miércoles al departamento de la víctima y la pasó a buscar. En esa misma cámara se ve que ella se va en su camioneta".

-> Solidez de la prueba

Sin embargo, a la hora de resolver, el juez Gustavo Ravizzoli sostuvo que "no es cierto que Lucini sólo la pasó a buscar como dijo la defensa, sino que de la valoración de la información que trae la fiscalía, hay una solidez en la imputación para la instancia en que nos encontramos". Es por ello, que avaló los cargos por homicidio calificado por mediar violencia de género, (femicidio) y dictó seis meses de prisión preventiva por considerar acreditados los riesgos de fuga y de entorpecimiento.

Para el primero, la fiscalía habló de la gravedad del hecho y la expectativa de pena, y de que “si bien el acusado no se fugó, como dijo su defensor, lo cierto es que conoció las pruebas en su contra el dìa del allanamiento cuando fue detenido”.

Si bien la fiscalía había solicitado ocho meses, el magistrado sostuvo que teniendo en cuenta la reciente resolución que ordena el reagendamiento inmediato de todos los juicios, es posible arribar a un control de acusación en el plazo de seis meses.

"Nos encontramos ante un caso de muerte violenta en contexto de violencia de género. Lo cierto es que se ha verificado un contexto asimétrico del hombre hacia la mujer, de donde surge que entre víctima y el victimario se conocían, y que el imputado se valió de ese conocimiento para dar muerte a la señora Toledo", argumentó el juez Ravizzoli y agregó: "Fue una asimetría tal que el victimario la trasladó y aisló para cometer el femicidio".

Al finalizar, el defensor adelantó que impugnará la decisión del juez; mientras que las hermanas de la víctima, presentes vía zoom desde la ciudad de Córdoba, de donde ella era oriunda, hicieron uso de la palabra. "Lo que quiero decir es que no entiendo al defensor de tenerle piedad a este personaje, cuando él no tuvo ninguna piedad en matar a mi hermana. Ahora embromate, quedate ahí, fue una atrocidad lo que hizo", destacó una de las hermanas, en relación al pedido de libertad o prisión domiciliaria planteado por el defensor.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.2631578947368% Me interesa
1.188455008489% Me gusta
1.018675721562% Me da igual
1.1035653650255% Me aburre
91.426146010187% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario