montanarop@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén.- “Si bien no podemos ver el edificio como tal, porque lo demolieron, podemos encontrar sus cimientos. Es ahí donde construiremos el Parque de la Memoria”, dijo la subsecretaria de Derechos Humanos, Alicia Comelli, señalando el lugar donde se encontraba el centro clandestino de detención, conocido como La Escuelita, durante la última dictadura militar, que ayer fue señalizado como Sitio de la Memoria del terrorismo de Estado.

En el lugar, un predio de cuatro hectáreas, se pretende construir el Parque de la Memoria, destinado al desarrollo temático de la educación, promoción y defensa de los derechos humanos.

El acto se realizó en las calles Lanín y Chaco, a pocos metros del predio donde funcionó La Escuelita, que pertenecía al Batallón de Ingenieros de Construcciones del Ejército, y contó con la presencia de sobrevivientes de la dictadura, familiares de desaparecidos, representantes de organismos de derechos humanos y funcionarios provinciales.

Según Comelli, la señalización de La Escuelita “era una deuda pendiente ya que la señalética está tanto en la U9 y en la Policía Federal, pero nos faltaba este lugar emblemático”.

escuelita.jpg

David Lugones, sobreviviente del centro clandestino, precisó: “Este acto es un hecho de memoria, que no es mirar sólo el pasado, sino memoria para transformar la realidad”. Mencionó emocionado a quienes fueron detenidos y torturados en La Escuelita, “la gran mayoría de esos compañeros no están entre nosotros y hoy serían una pieza fundamental en la construcción de una sociedad que queremos distinta”.

Recordó a Oscar Ragni, a quien escuchó por última vez en La Escuelita, después de su detención en diciembre de 1976. Precisamente Inés Ragni, Madre de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle, lamentó que se hayan tirado las paredes del lugar donde los militares mantuvieron secuestrados y torturados a un centenar de hombres y mujeres perseguidos por su militancia política, social y sindical. “Yo quisiera saber dónde está mi hijo enterrado, debajo de esta calle, dentro del cuartel. Después de 42 años tengo un derecho muy grande de saber. Mi hijo no salió del cuartel”, enfatizó.

Y sostuvo: “Si no hay justicia, no vale nada hacer un museo para dar charlas políticas, porque las charlas son para los políticos, no para las Madres de Plaza de Mayo de Neuquén y Alto Valle. No nos vamos a rendir hasta que sepamos la verdad de lo que pasó con nuestros hijos”.

La iniciativa se organizó en el marco de la Ley Nacional 26691, que declara sitios de la memoria del terrorismo de Estado a los lugares donde funcionaron centros clandestinos de detención y tortura, o donde sucedieron hechos emblemáticos durante la última dictadura militar.

escuelita 1.jpg

“Este acto es un hecho de memoria, que no es mirar sólo el pasado. Ese lugar lo derrumbaron en un intento de que esa memoria no existiera más y sin embargo perduró”, dijo David Lugones, sobreviviente de La Escuelita

“Esto nos permite el ejercicio de memoria que reafirma el sentido de que no se vuelvan a repetir estos hechos que fue la tragedia más grande de la historia argentina”, dijo Raúl Radonich, sobreviviente de La Escuelita

Recorrida por el lugar del horror

Raúl Radonich, sobreviviente de La Escuelita, recordó cuando en abril de 1984 recorrió el lugar donde había sido trasladado luego de su secuestro en 1977. Con una comisión de Derechos Humanos de Neuquén y de Río Negro, un grupo de sobrevivientes y familiares “recorrimos el lugar que reafirmaba lo que habíamos declarado, era la prueba material de que no estábamos inventando nada y el lugar donde no salieron o no volvieron muchos compañeros”.

LEÉ MÁS

Señalizaron "La Escuelita" como sitio de la Memoria

La Provincia ratificó el acompañamiento a los ceramistas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído